Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 17 de Noviembre de 2019

Otras localidades

“Las gaviotas que decidieron abandonar el mar”

Miles de gaviotas procedentes del los países del centro y norte de Europa pasan el invierno en Madrid, atraídas por la gran cantidad de residuos que encuentran en sus vertederos

Gaviotas sobre el vertedero de Colmenar / ()

Lo más habitual es asociar el graznido de la gaviota a la costa, a un barco pesquero o a un acantilado en el que rompan las olas. Sin embargo, durante estos meses, es muy fácil ver bandadas de gaviotas sobrevolando Madrid. No es extraño que las aves emigren para hibernar, de hecho lo hacen casi todas las especies: recorren cientos de kilómetros para pasar una temporada en un lugar con unas condiciones climáticas más favorables. Las golondrinas, por ejemplo, comienzan a llegar a nuestro país en primavera y permanecen aquí hasta septiembre u octubre, cuando se marchan a pasar el invierno a lugares más cálidos. Lo que, sin duda, resulta más sorprendente y desconcertante es observar a las gaviotas en pleno centro de la capital. La mayoría de las personas no se percatan de ello, bien porque no les prestan mayor atención a las aves, bien porque, aunque les resulte familiar esa particular figura, les parece del todo inconcebible que miles de gaviotas se hayan extraviado cientos de kilómetros y hayan acabado en Madrid

 Aunque el número de ejemplares aumenta con el paso de los años, no es la primera vez que especies como la gaviota reidora, la gaviota sombría o la gaviota patiamarilla se ven en Madrid. En la década de los 70 se vieron las primeras bandadas de gaviotas en la comunidad y en 2009 se contabilizaron miles de individuos (600.000 ejemplares en el interior peninsular según el último recuento de SEO bird life) entre la laguna de la casa de campo y las zonas húmedas del sur de Madrid.

Delfin González (http://delfingofe.blogspot.com.es)

 Estas aves no llegan de las costas españolas, como podría pensarse en un primer momento. Las gaviotas que se pueden ver en Madrid desde principios del invierno y hasta finales de marzo vienen del norte de Europa, muchas de ellas del Mar Báltico, nos cuenta el biólogo de SEO Bird Life, Blas Molina. Huyen de los temporales que dificultan especialmente su vida diaria y de las bajas temperaturas y buscan alimento. Los cuatro grandes vertederos- especialmente los de Valdemingomez, Colmenar y Alcalá de Henares- y los deshechos de una comunidad como Madrid ofrecen una suculenta alternativo para estos animales que, lejos de comer solo pescado, como se les ha idealizado se alimentan de cualquier resto orgánico. “De hecho, hemos llegado a ver, que con la cantidad de alimentos que tiramos en un estado aceptable, las gaviotas se pueden alimentar de pescado y marisco, su alimento básico, en los propios vertederos” apunta Molina.

Delfín González tiene por hobby, fotografiar a la fauna silvestre y especialmente a las aves. A pesar de ser una afición la calidad de sus imágenes es la propia de un profesional. Lleva años prestando especial atención a las migraciones de algunas aves, entre ellas las gaviotas. Asegura que aunque la gaviota reidora y la gaviota sombría llevan más años llegando al interior de la península desde hace unos diez años empiezan a llegar algunos ejemplares de otras especies procedentes, por ejemplo, del Mar Caspio. González ha fotografiado la gaviota que se puede ver bajo estas lineas. La foto es de este año y es la primera vez que se ve en Madrid un ejemplar de esta especie, la gaviota polar

Delfin González

 Estas gaviotas abandonan los puertos marítimos por los puertos secos, los lugares de carga y descarga de mercancía; se pueden ver posadas, descansando después de alimentarse, sobre los contenedores que llegan en los trenes de mercancías y se acumulan a unos metros de la estación de Atocha. El Manzanares o el Jarama se convierten en los mares de invierno para estos animales que, no dejan de necesitar el agua, aunque sea dulce. Por eso la mayor acumulación de etas aves las encontramos en las graveras de la zona sureste de Madrid y en las lagunas del pie de la Sierra de Guadarrama

Los últimos años de las gaviotas ´madrileñas´

Pablo Montes

Los vertederos de la comunidad de Madrid forman parte de la ruta migratoria de algunas gaviotas y de otras especies de aves que saltan de Lleida a Madrid, de Madrid a Córdoba y a Cádiz y de ahí pasan al continente africano. Es el caso también del milano negro y de aves que, arrastradas por el temporal se unen a las bandadas de gaviotas en su viaje. Los reglamentos autonómicos y las directivas europeas se encaminan al sellado y soterramiento de los vertederos; y las cuotas de residuos que habría que reciclar pueden modificar la dinámica de gestión de residuos. Sin ir más lejos, el vertedero de Alcalá de Henares va a cerrarse el próximo año porque termina su vida útil. Otros dos podrían verse saturados el próximo año, 2018, lo que va a obligar a buscar alternativas. La Comunidad de Madrid, sin embargo, asegura a la SER que los vertederos no se van a sellar en los próximos años, por lo que las aves no se verían afectadas. Lo que parece indiscutible es que si no encuentran residuos de los que alimentarse, variarán su ruta y cambiarán sus lugares de permanencia durante el invierno. Estos podrían ser los últimos años de las gaviotas en Madrid.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?