Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 20 de Julio de 2019

Otras localidades

La candidatura de Susana Díaz, un punto de inflexión en la campaña

Los equipos de Patxi López y Pedro Sánchez desprecian las posibilidades del contrario de hacerse con la secretaría general

La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta de la Junta, Susana Díaz (2d), junto a la expresidenta del PSOE Micaela Navarro (3d), durante el acto conmemorativo del Día de Andalucía organizado por esta formación política / ()

“¿Pero cuándo se presenta?” “Yo creo que no se presenta”. A diario, desde hace semanas, dirigentes socialistas que trabajan en las candidaturas de Patxi López y Pedro Sánchez preguntan y afirman indistintamente sobre los planes de Susana Díaz, que está en plena cuenta atrás para hacer pública su intención de competir por el liderazgo del PSOE. No es mera curiosidad. El anuncio de la presidenta andaluza será un punto de inflexión en las campañas de los dos aspirantes declarados, que en ambos casos cuentan con que sume a su favor el “antisusanismo”, el “amplio rechazo” que, según aseguran, están encontrando en su periplo por España.

 En realidad, queda un mes para que el Comité Federal active el proceso de primarias porque, aunque aún no hay fecha oficial, la gestora maneja el 8 de abril como día más probable para la convocatoria del máximo órgano de decisión del PSOE. Para entonces, ya habrán pasado más de dos meses desde que Patxi López anunció su determinación de aspirar a la secretaría general y mes y medio desde el mitin de Dos Hermanas en el que Pedro Sánchez confirmó que definitivamente iba a volver a coger el coche para presentarse a las primarias. Ambos han presentado ya sus equipos, las bases de su proyecto y sus lemas y ambos tienen ya muchos kilómetros recorridos por el conjunto del territorio en su intento de conquistar el mismo espacio en el PSOE, el alternativo a la línea oficial con la que identifican a Susana Díaz, la “candidata del aparato”.

Díaz "es difícil de vender" y Pedro tocó "techo"

 En el equipo de Patxi López, el primero en dar el paso, aseguran que el “antisusanismo es una corriente imparable”. Eso es lo que, según dicen, se están encontrando en las agrupaciones que visita Patxi López, que celebra sus actos en las sedes del PSOE, intentando reforzar así su perfil de hombre de partido. Pretende de este modo arrastrar el voto de los militantes que no apoyan a Díaz y que temen lo que pueda pasar en el PSOE del día después de que Pedro Sánchez sea secretario general en las primarias.

Y precisamente por eso, los de López insisten en que llegan hasta el final: porque entienden que, cuando la suerte esté echada, arrastrarán apoyos de muchas federaciones cuyos líderes están claramente posicionados con Susana Díaz. “Ella es muy difícil de vender en este momento en el PSOE”, opinan fuentes cercanas al ex lehendakari que, de paso, aseguran que Sánchez “ya ha tocado techo”. “Lo de Pedro ha sido el fervor inicial, el militante socialista, y no todos son militantes, enfadado; pero la única opción que garantiza la unidad es la nuestra”, sostienen en la candidatura de Patxi López.

La "falacia" de la unidad y el temor a la "presión"

Esta baza de la "unidad” (hablan de "falacia") enerva a dirigentes que ahora están con Sánchez colaborando de forma estrecha pero que no estaban con él cuando se tomaron en Ferraz las decisiones más controvertidas, como convocar por sorpresa y sin margen de maniobra el congreso del partido. “¿Quiénes estaban en Ferraz decidiendo con Pedro?”, se pregunta uno de los diputados que ahora llena actos en toda España con la bandera del no es no y la foto de Pedro Sánchez. Quienes estaban eran César Luena, secretario de Organización del ex líder socialista y urdidor de la candidatura de Patxi López; Óscar López, mano derecha de Sánchez en la campaña electoral de junio pasado y ahora jefe de gabinete de López, y Rodolfo Ares, el hombre de la resistencia numantina del sanchismo en el aciago comité federal del 1 de octubre, persona de la total confianza del ex lehendakari desde hace años. “Quienes venden a Patxi como la tercera vía han estado hasta el final en las decisiones del aparato de Ferraz”, añaden entre los apoyos del ex secretario general. Para ellos, los apoyos de López no resisten porque realmente tengan opciones de ganar sino porque pueden tener la llave de la mayoría el día después. “Venderán su apoyo al ganador como un gesto por la unidad y ésa es la razón de su candidatura: la superviviencia política”.

 Y el ganador, según los de Sánchez, será Sánchez. Lo ocurrido en las últimas semanas les sirve de argumento: “Lo primero que dijeron es que Pedro estaba muerto, luego que iba a quedarse con los cabreados y ahora admiten que en Andalucía podemos sacar un 30%, ¿en serio que tenemos techo?”.

 No es casual que mencionen a Andalucía para intentar dar credibilidad a sus pronósticos. La batalla de Andalucía no solo tiene interés porque sea el feudo de Susana Díaz: se trata de la federación más grande, con unos 45.000 militantes. “Arañar un 30% de Andalucía no es cualquier cosa”, sostiene una diputada que apoya a Sánchez que coincide con otros apoyos del ex secretario general en un diagnóstico: “todo” el voto que no va a Susana Díaz en Andalucía se lo queda Pedro Sánchez. “Lo que tiene Pedro en Andalucía –admite un dirigente sanchista- es antisusanismo puro y duro, ahí Patxi no tiene nada que hacer porque los que van contra ella van a muerte”.

 Sí que observan un peligro en el tiempo que viene que describe un destacado colaborado de Sánchez: la “presión”. Explica a qué se refiere: “Van a apretar como lo hicieron en el comité federal en el que quitaron a Pedro. Persona a persona y ahí es donde se va a poner a prueba la resistencia de muchos militantes, sobre todo allí donde gobiernan”. En su explicación, siempre en privado, se cuela una expresión muchas veces oída en boca de dirigentes del PP pero que ahora hacen suya contra los rivales internos del PSOE: “Hay que luchar –dicen- contra una red clientelar de 40 años”. Con la “red clientelar de 40 años” hacen referencia a los supuestos intereses creados entre la militancia a través del poder institucional del PSOE andaluz en la Junta de Andalucía, donde los socialistas han gobernado durante toda la democracia.

"No hemos empezado y el partido responderá"

 Que las primarias no se vuelvan contra los intereses del partido es un objetivo que todos dicen defender pero que está por ver que pueda conseguirse. A día de hoy, todavía sin relato oficial, los dirigentes que apoyan a Susana Díaz analizan pintan un escenario catastrofista si Sánchez regresa a Ferraz. “A mí no me preocupa Pedro o Susana, me preocupa el PSOE, ¿dónde va el PSOE?”, se pregunta un incondicional de la líder andaluza que se revuelve ante la posibilidad de que el ex líder socialista se imponga: “Entonces éste no será mi partido, será otra cosa, pero los militantes de mi partido son sensatos”.

 Plantean, en definitiva, una disyuntiva: Susana Díaz o el caos. Entienden que Pedro Sánchez es “un problema” para el partido que el partido no va a permitir y, al mismo tiempo, dan por hecho que Patxi López ("que no gana elecciones", eso repiten) no tiene la fuerza suficiente para afrontar la difícil coyuntura en la que se encuentra el PSOE. Así que no se mueven de un escenario: que la futura secretaria general del PSOE será la presidenta de la Junta que, a día de hoy, todavía no ha demostrado su capacidad de movilización. “Aún no hemos empezado y el partido responderá”, confían distintos dirigentes consultados que, pese a contarse entre los apoyos de Díaz, aún no saben qué día de marzo dará el pistoletazo de salida la batalla definitiva.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?