Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 21 de Enero de 2020

Otras localidades

Peleas de perros: de Jaén a La Coruña

Las peleas de perros son una realidad en España. De forma profesional o improvisada en barrios habitualmente marginales; los impulsores de estas prácticas son "los dictadores del silencio". Utilizan el miedo para evitar ser denunciados ante la policía o guardia civil que, habitualmente, no cuenta con los medios suficientes para hacerles frente

Fotogalería | Uno de los perros rescatados en la operación contra las peleas que tuvo lugar en varias localidades de Tenerife el pasado mes de febrero /

En febrero de este año ha tenido lugar la mayor operación policial contra las peleas de perros en España. La organización criminal desmantelada, con 34 personas detenidas en distintas localidades de Tenerife, se dedicaba a hacer campeonatos por toda españa en los que los participantes apostaban miles de euros. También hubo detenidos en Murcia, en la Comunidad Valenciana y en Madrid. La policía reconoce que las peleas siguen existiendo y que, con este golpe, no se ha acabado con el problema. Las peleas se producen desde hace muchos años en una gran cantidad de provincias españolas

Jaén

"Es el miedo a posicionarse en su contra lo que hace que nadie denuncie; se impone la ley del silencio" repite la protectora de animales de Úbeda. Las peleas de perros impulsadas, de forma clandestina, por diferentes grupos de personas, tradicionalmente también vinculadas al tráfico de armas y drogas, no son nada nuevo, reconocen en esta asociación. De hecho, antes se hacían sin escrúpulos, sin ninguna clase de tapujos. Ahora se ocultan más, pero no se han dejado de celebrar. Hay quienes apuntan que detrás de los animales que se utilizan como "sparring", para que los perros de pelea entrenen, hay animales que son robados a vecinos de la zona. Si ha accedido a participar en este reportaje un hombre, A.V.P, que tuvo que ofrecer una "gratificación", son las palabras que él utiliza, para que le devolvieran a su perra, que habría sido sustraída- o al menos retenida durante cinco semanas- por las mismas personas a las que se atribuye la celebración de este tipo de peleas. Él tampoco denunció.

Un galgo tras ser rescatado de- según afirma la protectora de animales de Úbeda (Jaén)- una pelea / Cadena SER

Desde la protectora de Úbeda, Felican, aseguran que les han llamado en varias ocasiones, de forma anónima para denunciar que se estaban produciendo peleas, que oían como maltrataban a los animales o que veían como los sacaban muertos de cocheras. La policía municipal y la guardia civil tuvieron que intervenir en 2009 cuando fueron robados 12 perros. En el comunicado que lanzó entonces la protectora se podía leer “Pensamos que el motivo del robo fue el de obtener perros para peleas clandestinas, o por lo menos perros para el entrenamiento de perros de pelea” Esas mismas personas se negaban a denunciar y a dar su nombre por "miedo a represalias", por más que se les insistía en que ellos no se iban a ver involucrados de ninguna manera. En el relato que hace esta protectora incluye la secuencia en la que un joven llevo a su perro porque, si no lo dejaba en el refugio, lo utilizarían para pelear. Intentaron que el chico les contara donde tenían lugar estas peleas. Mutismo absoluto. La organización denunció a una serie de personas de la localidad por maltrato animal y el juzgado de instrucción de la localidad archivó la causa por falta de pruebas. Hace tan solo unos días se ha reabierto el caso a raíz de nuevos datos relacionados con maltrato animal. Hace unas semanas la guardia civil rescató a 14 galgos desnutridos y maltratados en esta ciudad. Son una de las razas de perros que más se roban y, aunque su constitución tiene poco que ver con la de un pitbull, también se utilizan para peleas

Hemos preguntado a vecinos de las zonas en las que, dicen, se han producido estas peleas. Algunos de los vecinos evitan responder, la mayoría dicen no tener constancia de que en su localidad se hayan producido peleas de perros, otros niegan con rotundidad que se produzcan en esa zona y hablan de historias, invenciones y habladurías. Una mujer primero elude las preguntas y dice no saber nada; luego atribuye las peleas a una familia que ha protagonizado diversos hechos delictivos, “Los Pikikis” (aunque no son los únicos que, insisten, incurren en maltrato animal). Han sido consultadas la policía municipal de Úbeda, Mengibar, Linares, Bailén, Andújar y Jódar. En todos los casos han negado que se produjese este delito en dichas localidades.

Un galgo tras ser rescatado de- según afirma la protectora de animales de Úbeda (Jaén)- una pelea / Cadena SER

La Guardia Civil a nivel provincial ha cambiado su versión en cuestión de meses. En diciembre de 2016 aseguró que no tenía “constancia de que esto se produzca ni se haya producido recientemente”. "Eso no sucede, nosotros no nos movemos en el terreno de los rumores" nos respondía una fuente de la guardia civil. En marzo de 2017 esta misma fuente reconoce que el problema existe y que hay individuos que promueven estas peleas en la provincia.

El ayuntamiento de una localidad como Begijar admite que recientemente han sido alertados de la presencia de perros peligrosos en el pueblo y que han abierto un registro; la policía de este municipio reconoce que existen rumores al tiempo que aseguran que no saben dónde se producen "porque si no, actuaríamos de oficio"

 La discrepancia a este respecto la encontramos en una fuente de la policía nacional consultada por la SER...”Si ha se han planteado operaciones relacionadas, aunque quizá no de manera directa, con las peleas de perros, concretamente en la ciudad de Linares. El problema es que la falta de pruebas concluyentes de delito, así como el hermetismo de los núcleos en los que se mueven las personas que organizan estos eventos, dificultan mucho el trabajo y se acaba por dejar el delito impune y por abandonar la operación para centrarse otros temas considerados más graves. Uno de los grandes problemas es que la gente no concibe esto como un delito, que no le atribuyen la importancia que tiene, que lo achacan a la tradición y "a lo que ha pasado toda la vida"...y es difícil luchar contra la permisividad y la pasividad social” Asegura este agente. “Otro gran problema es que para acreditar el maltrato animal nos tenemos que encontrar con un animal completamente destrozado. Si no, como mucho llegará a una sanción administrativa”

 Otras protectoras de la zona, caso de Tara en Baeza o de la asociación protectora de animales de Jódar, aseguran no tener constancia "De enterarnos de algo similar y tener ante nosotros hechos concretos que constituyeran el más mínimo delito contra los animales, lo denunciaríamos sin pensarlo. Pero no sabemos nada". También han sido preguntados para este reportaje cuatro veterinarios de la zona y, en todos los casos, hemos obtenido la misma respuesta: desconocimiento absoluto.

Perros muertos en un barranco tras las peleas (Tenerife) / Cadena SER

Ellos no son los únicos que lo aseguran; desde PACMA Jaén también apuntan a que estas prácticas siguen teniendo lugar; que se han convocado hace no mucho tiempo en las faldas del castillo de la capital. Añaden que las convocatorias a las peleas se hacen de forma rápida y sorpresiva. Además aumentan exponencialmente con la llegada del buen tiempo, pues se suelen realizar al aire libre. Desde hace algo más de un año tienen conocimiento de que se producen peleas, aunque no está claro que sean organizadas, apunta su presidente, Manuel Serrano. "No es facil entrar en los lugares en los que se producen las peleas, y además tiene lugar a horas intempestivas. Las fuerzas y cuerpos de seguridad no quieren o no pueden decir que tengan constancia porque no quieren dar información hasta que no los puedan coger con las manos en la masa. A mi me consta que hay investigaciones, que se mantienen alerta".  No han hablado del tema con el resto de griupos políticos porque, dice, tienen nula sensibilidad por el bienestar animal. "Lamentablemente la población tiene miedo a denunciar este tipo de situaciones porque las personas que están detrás suelen ser gente al margen de la sociedad, imponen su ley y los vecinos temen ser reconocidos"

“No nos queremos exponer a las represalias"

 Vecinos de un barrio de Jaén han confirmado a la SER que estas peleas se producen desde hace tiempo, aunque la frecuencia ha remitido desde hace algo menos de un año. “Hubo un momento en que era realmente insostenible, no se podía dejar un perro suelto ni un momento porque los robaban para entrenar a sus perros. Han llegado a hacer peleas en plena calle”. Cuentan que ahora la actuación de la policía, a la que se han remitido quejas, hace que se escondan y que las realicen en sitios cerrados. Explican también que no pueden posicionarse en su contra públicamente- por eso piden que no demos sus nombres. “No nos queremos exponer a las represalias que puedan tomar; nos conocen y tenemos que convivir con ellos. Tenemos hijos y tememos por ellos si levantamos demasiado la voz. Ya ha habido gente que se ha tenido que ir del barrio”

 En Andújar, la asociación para la protección de animales y plantas asegura que estas peleas se producen, en este caso a puerta cerrada, tanto en el casco urbano como en las afueras. No han denunciado formalmente porque no tienen pruebas sólidas suficientes, pero han hablado con la policía sobre el tema. Dicen que la policía está colaborando para erradicarlo. Emilio es su presidente: “Es algo que se conoce por muchos vecinos de la zona. Se organizan en viviendas particulares aunque de forma muy puntual. No sabemos exactamente quienes son, lo que sí sabemos es que suelen ser de barrios marginales”. Emilio cree que la policía no ha intervenido por falta de pruebas para poder acusar a estas personas “Hay cierto miedo social a este tipo de delito, por las consecuencias que pueda tener. El ayuntamiento y la policía nos negaron que les constase nada al respecto o que hubiese alguna acción en marcha para poner freno a las peleas. Emilio no encuentra ninguna razón a este supuesto desconocimiento: “Ellos lo saben como lo sabemos todos. No tienen miedo pero si tienen una notable falta de medios y de personal. No pueden actuar también por el peligro que puedan correr ellos mismos. Cuando hablamos con la policía y con el Seprona siempre nos dicen los mismo, que están saturados y que no tienen medios para atajar este problema”

peleas de perros en redes sociales

No es el primer caso de un usuario que sube este tipo de imágenes a Facebook acompañadas de comentarios como “Estoy furioso. Seré breve, regalo a esta mierda, lo metí a una pelea y no sirvió para un culo y si, perdí demasiado dinero. Si alguien quiere a esta puta basura dígamelo, antes que le meta dos tiros en el cráneo y me coma su carne. Maldito perdedor” junto a la foto de un animal completamente destrozado. La mayor parte de las veces las cuelgan en grupos cerrados. La reacción de rechazo de la gente acaba por hacer que eliminen la publicación (aunque no son pocos los que no ocultan su afición por las peleas; las amenazas de denuncia a la policía o guardia civil les hacen eliminar la cuenta.

Personas cercanas- geográficamente- a los detenidos en la macro redada de canarias nos indican una serie de perfiles de Facebook relacionados, de manera más o menos directa con las peleas de perros. No esconden su vinculación. Una hora buceando por estas páginas basta para comprobar que se relacionan estrechamente entre ellos, que tratan a los perros de pelea como si fueran “gladiadores”. De hecho, no son pocos los perfiles en los que hemos encontrado afinidad de estas personas, además, con el boxeo y con las peleas de gallos. “Saltando entre perfiles” de aficionados es fácil ver conexión con personas latinoamericanas, donde estas prácticas son mucho más habituales.

Sevilla

Un juzgado de Carmona (Sevilla) investiga a un usuario por subir fotografías de animales a los que , supuestamente, utilizaba en peleas / Cadena SER

Un juzgado de instrucción de Sevilla está investigando a un hombre de 32 años, vecino de la localidad sevillana de Carmona, por un presunto delito de maltrato animal por difundir imágenes de peleas de perros y gallos a través de Internet. Mostraba animales peleándose y malheridos. El usuario se cambiaba de perfil para dificultar su reconocimiento y fueron las denuncias de otros usuarios los que alertaron a la Guardia civil.

Madrid

Se apunta al parque de Santa Eugenia y al descampado de Los Berrocales como escenarios de estas peleas impulsadas por personas que, habitualmente, se mueven en otros ámbitos delictivos. PACMA denunciaba en 2014 que se había encontrado un animal muerto, un perro de una raza utilizada habitualmente en las peleas, en Moratalaz con mordeduras y ante el que las autoridades habían mostrado una total pasividad

En 'El Refugio', una de las protectoras de referencia en la Comunidad de Madrid y también a nivel nacional aseguran que no tienen constancia de peleas de perros. Es cierto que se comenta y que siempre se ha rumoreado, admiten, pero lo cierto es que no tenemos ninguna prueba objetiva que pueda demostrarlo.

A Raquel la llamaron porque se habían encontrado una perra tirada en un arcén. Un animal de tamaño mediano que parecía haber sido atropellada; estaba inmóvil aunque estaba viva. Sangraba. Raquel y Ana acuden al lugar, una carretera cercana a Madrid y recogen a la perra. Se dan cuenta de que el animal no ha sido atropellado. Presentaba signos de mordiscos en diversas partes de su cuerpo Además le habían arrancado un pezón y los mordiscos no eran de una sola ocasión: tenía mordeduras recientes y otras heridas profundas necrosadas según les dijo el veterinario que atendió al animal En este caso la policía se interesó al ver la difusión que tuvo la denuncia de Raquel a través de Facebook. Les llevaron la única prueba que tenían y con la que tampoco se puede concluir con total certeza que el animal haya sido utilizado en un combate con otros animales

Otras fuentes relacionadas con la protección de los afirman rotundamente que las peleas se producen. Nos explican que, según han observado a lo largo de los años, las personas que las impulsan, que a su vez suelen estar relacionados con delitos de drogas, extorsionan y amenazan a determinadas personas para que roben los perros que luego utilizarán como sparring. “No es fácil localizarles” explica Carolina, de la asociación Animal Rescue, “pero resulta evidente e innegable que estas prácticas tengan lugar”. Cuentan que recogieron a una perra con todos los signos de haber sido utilizada en peleas en más de una ocasión pero que no pudieron denunciar, no tenían contra quien dirigir la denuncia. Además, apuntan, han recibido algún mensaje a través de Facebook

Galicia

 "Actúan como la mafia" asegura la directora de una protectora de animales gallega que pide que no demos su nombre por miedo a represalias. Las peleas de perros se vienen produciendo con más intensidad en los últimos años. La gente lo sabe, pero no dice nada; no habrá denuncias interpuestas pero casi seguro que la policía tiene constancia de ello”, asegura. "A veces se dan golpes de efecto, se incauta alguno de los perros peligrosos, pero nunca se desmantela el clan, "Los Moinantes" que controlan este pueblo. No sería la primera vez que a un vecino le roban un perro y aparece más tarde muerto o magullado, tras haber sido utilizado como "sparring" en una pelea, cuenta esta persona. "No sabemos exactamente donde se hacen, pero tienen lugar dentro de una zona en la que es mejor no internarse. Es peligroso" La policía local de Carballo, núcleo al que apunta como escenario de las peleas, dice que no hay denuncias y que no les consta.

Aragón

Un perro muerto con mordeduras en un parque de la periferia de Madrid / PACMA

Arturo Nottivolli es teniente del Seprona en la comandancia de Huesca. Allí, en mayo de 2016 coordinó la operación en la que un hombre fue detenido acusado de promover y participar en peleas de perros. Resulta llamativo porque en las peleas no suele actuar una sola persona: el teniente apunta a que las investigaciones se centraban en más individuos pero este fue el único sobre el que se pudieron recabar pruebas objetivas. El teniente cuenta que, con el fin de proteger a los animales, intervinieron lo antes que les fue posible, subraya. Nottivolli insiste en el ambiente hermético en el que se mueven estas personas y asegura que el detenido estaba relacionado y con otras personas en distintos puntos de la península. De hecho en Aragón no se producen las peleas; allí tenían a los perros y los entrenaban: para ello pudieron constatar que robaban perros a los vecinos para utilizarlos como sparring

Desde entonces ni en Jaca ni en la comunidad se han registrado más denuncias aunque si se han hecho intervenciones sobre animales que presentaban evidencias de haber sido utilizados en peleas. Notivolli cree que el código penal ha evolucionado gratamente en este sentido. “Hasta el año 95 el maltrato animal ni siquiera estaba tipificado como delito; ahora está recogido en el artículo 337 del Código Penal. Aun así Las penas en casos como este son demasiado leves: oscilan entre tres a seis meses por lo que normalmente no se cumplen y suponen un lastre para la guardia civil porque al ser considerados como delitos leves hay determinados auxilios policiales y medidas que no se van a conceder en la investigación”. Asegura que cuentan con los medios que tienen cualquier otra unidad de la guardia civil y no les tiembla el pulso a la hora de utilizarlos. También respalda que los vecinos que tienen conocimiento de que estas prácticas se producen no denuncian por miedo.

Málaga

Operación Reinaldus. La guardia Civil detiene en Jaca a un hombre por participar en peleas de perros / Guardia Civil

Ayer mismo se hizo público que la Guardia Civil ha investigado en Málaga a cuatro personas por un delito continuado de maltrato animal por organizar peleas de perros. Los animales, como en el caso de la mayor operación contra las peleas de perros que la policía ha llevado a cabo a nivel nacional, eran criados por los organizadores de las peleas para ser utilizados en las mismas. Como en Canarias, uno de los lugares en los que se producían las peleas eran unas instalaciones utilizadas como criadero y pertenecientes a uno de los participantes, donde también tenían habilitado un ring.

Según ha constatado la Guardia Civil, los organizadores ponían música a todo volumen para disimular los alaridos de los perros o hacerlos inaudibles. Los perros para peleas también eran entrenados con máquinas para rendir al máximo nivel en el enfrentamiento y no recibían ningún tipo de asistencia veterinaria después de los combates, que pueden llegar a durar más de media hora. La red desarticulada en esta provincia llevaría actuando desde 2011, según las investigaciones que comenzaron a raíz de unos vídeos que se proporcionaron al Seprona el año pasado. Un juzgado de Fuengirola se ha hecho cargo de la instrucción del caso.

Peleas de perros: de Jaén a La Coruña

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?