Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Diciembre de 2019

Otras localidades

"Ser el candidato del aparato del partido no es una ventaja"

  • Suele producirse un choque entre los militantes, que buscan la pureza ideológica, y la estructura institucional del partido, más preocupada por ganar elecciones
  • Las primarias tienen su origen en los partidos de masas (progresistas) frente a los de élites (conservadores), históricamente reacios a abrirse a los afiliados

La manera de entender las primarias varían en función del partido que las celebra. /

El PSOE es el precursor en España eligiendo a sus líderes a través de primarias. Empezó a hacerlo en la II República, y aunque restaurada la democracia en los setenta no mantuvo esa costumbre, es el partido que más veces ha sometido decisiones internas al juicio de sus afiliados. Ahora, en una situación de división sin precedentes, al PSOE lo acomete otro proceso de primarias del que saldrá su nuevo —o su antiguo— secretario general.

El periodista y politólogo Antón Rodríguez Castromil. / Alberto Mesas (CADENA SER)

Al entender de Antón Rodríguez Castromil (Santiago de Compostela, 1977), doctor en Ciencias de la Comunicación y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, en las primarias "se produce un choque" entre los afiliados y la estructura institucional de los partidos; por eso, dice, "suele ser habitual que los grandes candidatos del aparato pierdan las primarias", porque, mientras que la lógica del partido es ganar elecciones, los afiliados se mueven más por la pureza ideológica y las esencias de las siglas con las que se identifican.

Esto ha ocurrido en el PSOE —Trinidad Jiménez perdió contra Tomás Gómez por el liderazgo en Madrid en 2010— pero también ha pasado en otras formaciones como Podemos —en Vistalegre 2, la esencia de la movilización social en la calle defendida por Pablo Iglesias se impuso a la visión institucionalizada que argüía Íñigo Errejón—: "El aparato decide quién participa y controla el procedimiento [...] pero eso no garantiza que su candidato vaya a ganar".

Militantes y votantes tampoco son lo mismo

Rodríguez Castromil asegura que la brecha también existe entre los afiliados —que participan en primarias— y el resto de los votantes. Incide en el caso de Podemos, donde el proyecto de Errejón fue derrotado, pero confiesa: "Me da la sensación de que a nivel de votantes sería al revés". No obstante defiende el "punto razonable" de la división y el debate internos, aunque es consciente de que la ciudadanía lo suele percibir como "desunión".

Acerca del actual trance en el PSOE, el politólogo reconoce su excepcionalidad sobre todo por la manera de defenestrar a Pedro Sánchez, que vuelve a optar a la Secretaría General. También resalta la pugna con Susana Díaz para confirmar que "ser el candidato del aparato del partido no es una ventaja"; además admite que "esa foto con los pesos pesados del partido [Felipe González, Alfonso Guerra o Zapatero] en primera línea no sé si la beneficia [...] puede producir rechazo" entre muchos afiliados.

De izquierda a derecha: Alfredo Pérez Rubalcaba, Felipe González, Susana Díaz, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfonso Guerra: durante la presentación de la candidatura de la presidenta andaluza a las primarias del PSOE. / Chema Moya (EFE)

La actualidad de los socialistas también sirve de arquetipo para hablar sobre la integración de la facción perdedora tras la votación: "El ejemplo es Zapatero, que le ganó a Bono y luego lo sumó como ministro y presidente del Congreso", indica Rodríguez Castromil. Lo normal es "que se hagan equipos muy amplios" que incluyen a todas las posturas para "cerrar la herida", continúa, y está convencido de que "si Pedro Sánchez consigue ser el secretario general, probablemente inicie algún movimiento conciliador, [...] tiene que hacer un guiño a las federaciones que no lo apoyen", como la andaluza.

 

PP, Ciudadanos y los partidos de élites

La concepción de permitir que las bases participen mediante su voto en las decisiones orgánicas nace en los antiguos partidos de masas, en las formaciones con origen externo a los parlamentos (como el Movimiento Obrero). En este tipo de estructuras "son mucho más habituales" que en los partidos de élites, germen de las actuales asociaciones conservadoras. Esto puede explicar por qué el PP y Ciudadanos son tan reacios a consultar a la militancia. Hasta ahora ambos tenían un sistema de elección mediante el voto cerrado e indirecto a través de compromisarios. Nada de apertura a las bases.

Rodríguez Castromil asevera que las primarias en siglas conservadoras son "una dinámica extraña", pero achaca su aparición, más que a la quiebra del sistema tradicional de partidos, a los cambios en la ciudadanía, el desarrollo tecnológico o el salto generacional: "No es lo mismo Cifuentes que Rajoy", dice.

Durante el mes de marzo el PP ha organizado elecciones primarias por primera vez en su historia en numerosas comunidades autónomas. Los conservadores han empezado a instruirse en este método a pesar de que padecen problemas en sus procedimientos. Estos desajustes han provocado que el número de inscritos sea muy pequeño y muchos candidatos —a menudo con la suya como única candidatura— se hayan impuesto a sus rivales por más del 90% de los votos. Ciudadanos ha seguido la senda del PP. Hasta ahora su sistema era muy similar al del partido de Rajoy, pero en enero de 2017 celebraron primarias por primera vez y Rivera, con el 34% de participación venció a otros dos candidatos.

Mariano Rajoy en una votación durante el 18 Congreso del PP. / Fernando Villar (EFE)

Sobre esas mayorías del PP en sus congresos regionales sentencia: "no son unas primarias", sino "un proceso dirigido desde arriba"; y resalta que esos porcentajes de victoria son "una mayoría prefabricada".

Ante la tendencia de las fuerzas políticas por integrar las primarias como mecanismo habitual para elegir candidatos, Rodríguez Castromil comenta que perdurará "por costumbre" y no porque se cambien leyes —como la de partidos— para que sea obligatorio, es decir, opina que las formaciones que ya han introducido la dinámica de las primarias en sus estructuras las mantendrán por inercia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?