Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 29 de Marzo de 2020

Otras localidades

Champions League

El Atlético de Simeone vuela a su tercer semifinal de la Champions League

El equipo de Simeone vuelve a volar alto en Europa en un partido en el que fue clave un nuevo tanto de Saúl en esta competición con la que tanto sueñan los rojiblancos

Saúl marca al Leicester para acercar al Atlético a las semifinales de la Champions.

Saúl marca al Leicester para acercar al Atlético a las semifinales de la Champions. / Carl Recine (REUTERS)

El Atlético vuelve a acercarse a su sueño. Por tercera vez en cuatro años será semifinalista de la Champions, el torneo al que tanto quiere pero que nunca le devuelve el cariño que le dan los rojiblancos. Otra vez fue clave Saúl, el hombre que se agiganta cuando los rojiblancos salen a pelearse con los grandes de Europa. Suyo fue el tanto que abrió el marcador y que allanó el camino del Atlético en esta eliminatoria ante el Leicester.

Giménez fue la gran novedad de Simeone. Torres fue el sacrificado por el Cholo. Y aunque parecía una señal de precaución -quizá excesiva-, el juego rojiblanco no se basó en la anulación del rival, sino todo lo contrario.

La receta fue la habitual: presión en el centro y a esperar el momento propicio. Arriba, la visión de Griezmann y la velocidad de Carrasco podían decidir. Pronto se vio que la sociedad iba a generar peligro sobre la portería de Schmeichel. Eso sí, la afición del Leicester trató de empujar a su equipo sabedor de que su experiencia en estas lides europeas era sensiblemente inferior a la del rival.

ficha

Leicester: Schmeichel; Simpson, Morgan, Benalouane (Chilwell, m.46), Fuchs; Drinkwater, Ndidi, Mahrez, Albrighton; Okazaki (Ulloa, m.46) y Vardy.

Atlético: Oblak; Juanfran (Lucas Hernández, m.55), Godín, Savic, Filipe Luis (Correa, m.74); Giménez, Gabi, Koke, Saúl; Carrasco (Torres, m.69) y Griezmann.

Goles: 0-1, m.26: Saúl. 1-1, m.61: Vardy.

Árbitro: Gianluca Rocchi (ITA). Sin amonestaciones.

Incidencias: partido de vuelta de cuartos de final de la Liga de Campeones, disputado en el King Power Stadium (Leicester), ante 32.000 espectadores, aproximadamente. El Atlético se clasifica para semifinales con un marcador global de 2-1.

De esa energía llegó la gran ocasión de los de Shakespeare en la primera parte. Buen desmarque de Vardy, que levantó la cabeza para meterle el balón a Okazaki. El japonés, presionado por Godín, armó un disparo con la izquierda que se fue por encima del marco de Oblak.

Saúl, determinante

No sufrió mucho más el meta rojiblanco en la primera parte a pesar de que Mahrez amenazó con aparecer en alguna ocasión. Todo lo contrario, el Atlético ganó enteros como semifinalista en una nueva aparición de Saúl, el hombre cuya llegada desde atrás empieza a ser difícil de encontrar en muchas figuras con más renombre.

En esta ocasión, el canterano recibió un centro de Filipe Luis desde la izquierda y cabeceó la pelota al palo contrario para hacer inútil la estirada del portero local. Ese gol dejaba al Atlético con un pie y medio en el bombo del sorteo de semifinales del próximo viernes.

La reacción de los de Shakespeare fue tímida. No por falta de ganas. El conjunto de Simeone siguió ejerciendo el control del partido y a los ingleses les costó mucho acercarse con peligro a la portería rojiblanca. Es más, el Atlético siguió buscando el gol en un gran centro de Carrasco a Koke y en otra acción en la que el belga se entretuvo demasiado para que el portero del Leicester le arrebatara la bola.

El partido llegó al descanso dando señales equívocas. Porque la posesión de balón estaba muy repartida, como los acercamientos a las áreas, pero la sensación de todo el mundo -también de los hinchas del King Power Stadium- era que el control del juego siempre lo había ejercido el equipo de Simeone.

A Shakespeare no le quedó más remedio que tratar de cambiar el escenario con los cambios. Así, sacó del campo a Okazaki y Benalouane para meter a Ulloa y Chilwell. Este, precisamente, avisó en dos ocasiones en la reanudación avisando al conjunto rojiblanco de que no estaba la noche para despistes.

Los rojiblancos tuvieron el contratiempo de la lesión de Juanfran. Por eso tuvo que incorporarse al encuentro Lucas Hernández. Y después vino el gol de Vardy para terminar de complicar un poco más el panorama a los rojiblancos. El delantero inglés culminó con mucha calidad una jugada en la que el área estaba plagada de colchoneros.

Quedaba media hora y el equipo madrileño epezaba a ver cómo se reducía su margen de maniobra. El Leicester fue a por todas y Ulloa tuvo la oportunidad de hacer el segundo en un disparo que se marchó a córner. Un gol dejaba al Atlético fuera de la competición. Y pudo marcarlo Vardy si su tiro no se hubiera topado con una pierna de Savic.

Simeone reequilibró el partido metiendo en el campo a Correa por Filipe Luis. Pero los ingleses hicieron como si oyeran llover y siguieron a lo suyo. En esas, Mahrez mandó un libre directo a un palmo de la escuadra. Le vino bien al Atlético el óxígeno que volvió a respirar por el parón que provocó la lesión del capitán Wes Morgan.

En los minutos finales el Atlético pudo hacer el segundo, pero no le hizo falta. Ese empate le permite estar de nuevo en las semifinales de la Champions. Las terceras desde que Simeone acogió a este equipo para hacerle soñar con las metas más ambiciosas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?