Miércoles, 19 de Enero de 2022

Otras localidades

NBA

Boston se cita con la gloria

El equipo de Massachusetts derrota 105-115 a los Wizards en el séptimo partido y vuelve cinco años después a unas finales de Conferencia, donde se enfrentarán a los Cavaliers de LeBron James

La historia era favorable a Boston en todos los aspectos emocionales que podía tener un GAME 7. Sobre todo si se disputa en el Garden. Las 17 banderas que cuelgan del techo, símbolo de una dictadura baloncestística que dominó la liga sin piedad, imponen. Una sensación de saber que tienes que ganar algo más que un partido, hay que poner en jaque décadas de relatos endulzados. Con un proyecto menor en comparación con sus equipos de antaño, los Boston Celtics han vuelto a la élite de la mano, entre otros, de un número 60 del Draft, un entrenador con pedigrí y una serie de secundarios con más alma que baloncesto. Fuera como fuese, el Este ya tiene final y, como siempre, los Celtics están en ella.

El partido arrancó con el quinteto titular de Wizards rindiendo a gran nivel, con la dupla Wall-Beal muy enchufada (56 puntos entre ambos). El guion era el de siempre, si los capitalinos lograban mantener el nivel inicial cuando entrasen los reservas, lo tendrían mucho más fácil para llevarse el choque… pero el gran talón de Aquiles de este equipo volvió a aparecer de nuevo. Sólo cinco puntos llegaron desde el banco, todos ellos firmados por Bojan Bogdanovic.

Los Celtics supieron leer el partido en cada posesión. Con Thomas anotando y repartiendo (29+12), los de Brad Stevens aguantaron sin mayores problemas las embestidas visitantes, manteniendo la igualdad al descanso (55-53 mandaban los Wizards). Tras la reanudación, Wall se quedó sin gasolina, y sólo Beal siguió anotando, hasta que Boston dio el empujón al final del tercer cuarto (24-32 en este parcial) alentado por unos suplentes que resultaron decisivos: Marcus Smart (13), Kelly Olynyk (26) y Jaylen Brown (9).

Con 12 minutos por jugarse, y el futuro de dos franquicias en juego, el factor mental resultó decisivo. Diez veces se habían enfrentado hasta ayer estos equipos en la presente temporada, con cinco victorias para cada uno, todas ellas para el equipo de casa (3-3 en esta serie con sólo victorias locales). De los 29 GAME 7 que había disputado Boston hasta ayer, su récord era de 21-8 ganados y de 18-4 de esos 29 sellados con victoria en el viejo/nuevo Garden. Demasiada historia para unos Wizards que llevaban sin ganar un partido de playoff en Boston desde 1982. Con los chicos de Scott Brooks sin alma ni aliento, el polémico Olynyk emergió para anotar 14 de sus 26 puntos en el último cuarto, llevando a Boston al 105-115 final que certificaba de nuevo su presencia en una final del Este. La última fue en 2012 ante los Miami Heat.

El reto que le espera a Boston es mayúsculo, mucho más que el de hace un lustro. Puede ser que este no sea su momento, este premio es sólo un paso hacia delante en un proyecto que vivirá su máximo apogeo este verano cuando jueguen sus cartas en el mercado de cara a la 2017/2018. Mientras eso llegue, disfruta de la gloria, Boston.

Escucha el último 'Play Basket'

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?