Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 24 de Agosto de 2019

Otras localidades

Un cuento sirio se cuela en Las Águilas

La escritora siria de cuentos infantiles Nadine Kaadan ayuda a entender el trauma de los niños en guerra en colegios de Madrid

Imágenes de la actividad en el colegio público Ciudad de Badajoz e ilustraciones de Nadine Kaadan /

"Yazan no había vuelto a salir al parque. Ni había vuelto a ver a Hamza, el hijo de los vecinos. Todo está cambiando a su alrededor [...] Yazan se siente muy agobiado: sin parque, sin vecinos… hasta está empezando a echar de menos la escuela! Y eso que antes iba obligado".

¿Por qué Yazan está agobiado?¿Por qué ha dejado de salir a la escuela, al parque…? Yazan es el protagonista de Ghadan (Mañana), el cuento de la escritora e ilustradora siria Nadine Kaadan para curarse a sí misma de la angustia por la guerra en su país, por la huída, por dejar atrás Damasco, su hermosa ciudad.

Kaadan se lo explica hoy a un grupo de niños y niñas de 3º de primaria en el colegio Ciudad de Badajoz, en el barrio de Las Águilas en Madrid. Se lo cuenta en árabe y en castellano. Luego les enseña en la pizarra cómo hace sus ilustraciones. Con la tiza traza a su gato Haroun, y enseña a los niños cómo un gato sin boca pero con ojos puede ser alegre, triste, enigmático o loco… enseña diapositivas de las casas antiguas de Damasco, con patio y fuente. Y muchas fotos de gatos de Damasco. Furor entre los chavales… es el lenguaje internacional de los gatos.

Pero también es el lenguaje internacional del arte, con el que Nadine quiere compartir con estos niños la historia de tantos miles de pequeños sirios. “Lo sorpredente -nos dice- es el giro que ha dado, porque al principio sólo intentaba hablar de mi estado. Pero eso cambió cuando empecé a leerlo a niños refugiados; les ayudaba a procesar su propio trauma”. Luego empezó a leer ‘Ghadan’ a niños de colegios en Reino Unido, Italia, y ahora España, porque “ lo oyen en las noticias, pero leerlo en un cuento es la mejor manera para que ellos lo entiendan y puedan empatizar”.

La actividad de hoy es fruto del trabajo de la fundación Al Fanar con centros educativos de toda España, para prevenir el rechazo a árabes y musulmanes y para ayudar a la integración en las aulas de niños y niñas de todo origen. Por eso hoy Nadine no pide, como hace habitualmente, que los chavales dibujen una casa de España, sino una casa de aquel sitio del que viene. Porque aquí hay niños de Bolivia, Venezuela, Polonia, Marruecos. “Es un colegio muy multicultural, aquí tenemos niños de diez u once nacionalidades” dice Consuelo Laserna, la profe de este grupo, “y lo bueno es que hay una convivencia y un clima de bienestar, de trabajo colaborativo”.

Consuelo aprovecha cualquier ocasión para poder meter en el aula este tipo de actividades, “porque un día como este puede desarrollar en los niños muchas más capacidades y formas de pensar o ver el mundo, que estando ceñido al currículum”.

Estos niños, de entre ocho y nueve años, tienen nociones muy ligeras sobre Siria (“Está en África ¿no?” dice uno de ellos; “hay guerra, si, lo he visto en la tele, dice otra”). Pero se lo pasan bien, y con una información de calidad y de primera mano sobre Siria y los sirios. “Los niños dibujan los estereotipos negativos de Siria, el camello y el desierto… porque están en un entorno al que no son inmunes. Lo bueno de esto es que cuando empiezas a leerle a los niños de tan pequeños historias de diferentes sitios del mundo, no construirán un estereotipo negativo”.

Nadine habla de la guerra en su cuento, pero con un lenguaje que no resulte crudo para los más pequeños. Y que les haga ver que, a pesar de la violencia política, su país de origen no es sólo un infierno, sino un lugar con patrimonio, un lugar en el que hay belleza. La chiquillería se ufana en dibujar las casas que les han pedido en cartulinas de colores. Una casa rural polaca, un piso en Las Águilas, una casa con patio en Marruecos, otra de Bolivia… se recortan y se van pegando en un mural en la pared, mezclando por lo menos cuatro continentes.

Nuestra dibujante siria está feliz. “He hecho este taller muchas veces, pero el de hoy es de los mejores, he visto una actividad realmente multicultural. Al pedirles que dibujen sus casas, el resultado ha sido precioso, un hermoso mundo multicultural”.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?