Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 02 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | Minuto a minuto CORONAVIRUS | Minuto a minuto Toda la información sobre el coronavirus en el mundo
Airbnb

Barcelona declara la guerra a Airbnb

Barcelona formaliza la multa a Airbnb y le pondrá otra de 600.000 euros si sigue ofertando pisos ilegales

Airbnb recurrirá la multa y critica al Ayuntamiento de Barcelona por optar por el conflicto

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha asegurado que la plataforma está traspasando todos los límites legales'

Barcelona declara la guerra a Airbnb

El Ayuntamiento de Barcelona cerrará esta semana el expediente sancionador de 600.000 euros a Airbnb, que la empresa podrá recurrir, y le impondrá otra multa de la misma cantidad --la máxima que prevé la ley-- si sigue publicitando pisos turísticos ilegales, ha advertido la teniente de alcalde Janet Sanz este lunes en rueda de prensa.

Junto al concejal de Turismo, Agustí Colom, Sanz ha insistido en que abrirán inmediatamente este segundo expediente de 600.000 euros por reincidencia si Airbnb no manifiesta su voluntad de cumplir con la legalidad y da "pruebas suficientes de que está cumpliendo con esta ley, que es lo mínimo que debe hacer todo el mundo que opera en la ciudad".

airbnb se defiende

Airbnb ha anunciado este lunes que recurrirá el expediente sancionador de 600.000 euros que el Ayuntamiento de Barcelona le ha interpuesto y la multa de la misma cuantía --la máxima permitida por ley-- que podría recibir por ofertar pisos turísticos ilegales en la ciudad.

En un comunicado, la plataforma ha lamentado la decisión tomada por el consistorio y ha añadido que están "profundamente entristecidos por las declaraciones falsas hechas por el Ayuntamiento".

Airbnb ha asegurado que está trabajando con más de 100 gobiernos para conseguir regular el 'home sharing' --compartir la vivienda-- y que ya lo ha hecho con más de 300: "Nos parece frustrante que Barcelona no sea uno de ellos".

Ha defendido que tiene "tolerancia cero con los malos actores" y que trabaja con autoridades de todo el mundo para eliminarlos de la plataforma, que tuvo 69.000 usuarios en Barcelona la semana pasada y 1,3 millones durante 2016.

El Gobierno de Ada Colau planteará a la Generalitat que la ley permita multas más elevadas que las de estos 600.000 euros por reincidencia: "Iremos hasta el final para desarrollar nuestras competencias, y para intentar fortalecer la legislación y hacerla más contundente", ha garantizado Sanz, que ha recordado que en la ciudad hay entre 6.000 y 8.000 pisos turísticos ilegales.

Además, ha asegurado que un exdirectivo de Airbnb ofreció un piso en el que estaba como inquilino como alojamiento turístico en la plataforma cuando trabajaba en ella --estuvo cuatro años en dos cargos--, caso que ha tachado de "muy grave, alarmante", inaceptable e injustificable. "Conocía, estoy segura, la ley y todo este trabajo que estamos realizando desde el primer día. Es una estafa claramente a la ciudad", ha aseverado Sanz, que ha dicho que el caso demuestra que la plataforma ha traspasado todos los límites posibles creyendo que actúa con impunidad, por lo que ha exigido una explicación, que reclamará en un encuentro próximo.

Preguntada por los medios, Sanz ha dicho sospechar que Airbnb "da cobertura a posibles redes" organizadas de alquiler de pisos turísticos ilegales porque, al no poner ningún tipo de filtro a los anuncios de los pisos, son cómplices de estas prácticas, según la teniente de alcalde. "Esto no es una guerra de Barcelona con Airbnb, sino que Airbnb no quiere cumplir con la legislación de Barcelona", y el Ayuntamiento trata de garantizar su cumplimiento como en cualquier otra actividad, según Sanz, que ha insistido en que explorarán todas las vías necesarias para que se respete la normativa.

El Ayuntamiento ha detectado 316 pisos realquilados por los inquilinos como pisos turísticos --entre un 10% y un 15% de los que han recibido una orden de cese--, práctica que implica un "doble fraude", porque en la mayoría de casos se incumple el contrato de alquiler y porque ofrece el piso como turístico cuando no tiene el permiso.

Sanz ha concretado que, desde que la pasada semana la propietaria de un piso lo reocupó alquilándolo por Airbnb porque su inquilino lo ofrecía como piso turístico sin permiso, el Ayuntamiento ha recibido unas tres o cuatro quejas de afectados por el mismo inquilino.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?