Lunes, 28 de Septiembre de 2020

Otras localidades

CASO MERCAOCIO

Dancausa apunta a Mercasa y Pablo González como el origen de la operación Mercaocio

En su comparecencia parlamentaria, Concepción Dancausa, se ha negado a abandonar su cargo como delegada del gobierno en Madrid por el 'caso Mercaocio' por el que está investigada por delito societario.

Dancausa asegura que no cometió ningún delito y defiende el contrato con el constructor del Algarrobico por unas naves vacías en Mercamadrid por el que cobrará un alquiler de 50.000 euros al mes hasta 2032.

Primero tocaban las exculpaciones y Dancausa se ha desentendido de cualquier responsabilidad "civil o penal" en relación al contrato presuntamente fraudulento que firmó como consejera y presidenta de Mercamadrid en el Ayuntamiento de Madrid y que ha tenido que explicar en sede parlamentaria. En su comparecencia en la Comisión Constitucional del Congreso, la delegada del Gobieno cargó primero contra la Fiscalía y dijo sentirse "indignada" con el ministerio público por llegar a presentar la denuncia contra ella y el equipo de gobierno de la época de Ana Botella el pasado mes de abril. Una denuncia que ha supuesto su imputación por un delito societario.

Dancausa negó la propia imputación ya que asegura que la causa "está en fase de diligencias previas" y se ha desvinculado del acuerdo por el que está siendo investigada. Un contrato de alquiler firmado en el año 2013 por Mercamadrid -abalado por el ayuntamiento- con la empresa Mercaocio, propiedad del constructor del Algarróbico, y que blindaba el pago de un arrendamiento hasta 2032 por un total de más de once millones de euros por dos naves que Mercaocio construyó en los terrenos del ayuntamiento en el mercado de abastos.

Además de asegurar que nunca ha hecho "nada ilegal" mantuvo que sin ese acuerdo el Ayuntamiento de Madrid podría haber perdido una demanda que el empresario había puesto contra Mercamadrid por la cesión de unos terrenos donde levantó dos naves y la petición de una indemnización de 8 millones de euros. Un juicio que en ese momento estaba todavía lejos de celebrarse y que ni Mercamadrid ni el Ayuntamiento tenían la certeza de que fueran a perderlo.

De hecho, Dancausa ha llegado a reconocer que cuando se planteó ese acuerdo de alquiler a cambio de condonar la deuda que el empresario había acumulado por dejar de pagar el canon, Mercamadrid estaba llevando bien los pleitos contra la empresa que reclamaba una indemnización.

Conflicto de intereses

En su interpelación a la delegada del gobierno, el diputado de Podemos Íñigo Errejón pidió a Dancausa que deje su cargo ante lo que considera un "conflicto de intereses" a lo que Dancausa insistió en que siempre ha buscado "el interés general". Para Errejón, "existe un conflicto de intereses" y "algo pasa cuando quien es responsable política de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado está siendo investigada por esas mismas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

Mercasa, génesis de la operación madrileña

La exconsejera y expresidenta de Mercamadrid ha reconocido que las negociaciones con Mercasa para el alquiler de las naves vacías en Mercamadrid se llevaron a cabo con Pablo González, entonces al frente de Mercasa en la dirección comercial y hoy en prisión por el 'caso Lezo'.

Desde Podemos, la formación que había solicitado su comparecencia, Iñigo Errejón, ha manifestado que o bien hay corrupción o mala gestión ya que "se firma un acuerdo muy extraño, que infla los precios a favor del constructor y en contra de los madrileños o se firma porque ya estaba acordado con Mercasa".

En su respuesta, Dancausa ha acusado a Iñigo Errejón de “hacer de la corrupción su motivo de vida, ese es su programa, para ir matándonos como a los cien negritos de Agatha Christie. Y le digo, no lo somos, no somos los cien negritos de Agatha Christie”.

Al margen del rifirrafe político, Dancausa aportó en sede parlamentaria datos clave sobre el origen de la polémica operación de condonación de deuda a la empresa y el blindaje de alquiler y no es otro que la empresa mixta Mercasa. "Hasta entonces Mercamadrid había realizado una adecuada defensa de sus intereses en los tribunales pero fue a raíz del interés de Mercasa cuando se vio la posibilidad de buscar una alternativa negociada que pusiera fin a los procedimientos en curso” alegó.

Informes 'ad hoc'

El secretario general de Mercamadrid, Fernando Gomar, en octubre de 2013, dio el visto bueno a esos acuerdos con el argumento de que "ante la posibilidad de que la demanda prosperase Mercamadrid la perdiera". A la vista de ese informe, asegura Dancausa, "la comisión ejecutiva de Mercamadrid decidió el 14 de octubre de 2013 someter al consejo de administración los acuerdos con Mercaocio”.

“Hasta tal punto es fundamental la participación de Mercasa que la operación nunca se habría cerrado si no hubiera manifestado su interés por subarrendar las naves" continuó Dancausa para explicar la participación de la empresa mixta de abastecimiento.

El objetivo era crear grandes espacios de alimentos y bebidas de denominación de origen y "la intención de Mercasa era ubicar el primero de estos espacios en Mercamadrid y llevarlo después a otras comunidades". Mercasa vio en las naves de mercaocio "un espacio idóneo para ponerlo en marcha". Es más "conocía perfectamente las naves y también el litigio que había en torno a ella y vio la oportunidad de alquilarla. El resultado son los contratos de subarriendo".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?