Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

Las historias de algunos de los primeros perros y gatos abandonados del verano

Cada año se recogen de las calles más de 137.000 animales de compañía y solo la mitad logra un nuevo hogar de adopción

Peseta es uno de los más de 137.000 perros recogidos en las calles por las protectoras. /

Una gasolinera, un contenedor, una carretera… A simple vista no parecen tener nada en común. Pero son los escenarios en los que se repite una realidad que no es infrecuente en España: el abandono animal. Los datos así lo confirman. Según el último estudio de la Fundación Affinity, el año pasado se recogieron de las calles más de 137.000 perros y gatos. Más de 375 al día.

Los anuncios para concienciar contra el abandono animal siempre llegan en verano. Y la creencia extendida supone que es en esta época del año cuando más personas dejan de lado a sus mascotas. Pero la tendencia es justamente la contraria. El abandono es una lacra que se mantiene estable a lo largo de todo el año. Aunque existen diferencias notables entre gatos y perros.

Mientras que la proporción de canes recogidos por protectoras se mantiene estable durante los doce meses año, en el caso de los felinos se acentúa en el segundo cuatrimestre del año coincidiendo con la época de cría.

Este es el caso de Kinger. Esta gatita llegó a la protectora El Refugio hace apenas un mes desde Almería, donde fue abandonada. Según explican, llegó al centro a punto de parir. Unos días después daría a luz a cinco cachorritos que pronto estarán en adopción.

El de Kinger es solo uno más de los cientos de casos registrados de abandono por la llegada de camadas no deseadas. De ahí la importancia de la esterilización como estrategia para prevenir el abandono, explica a Cadena SER el presidente de El Refugio, Nacho Paunero.

En la calle por vacaciones

Contrariamente a lo que se suele pensar, las vacaciones son uno de los factores que menos influyen en la decisión de un propietario de abandonar a su animal. Menos de un 2 % de las personas que entrega a su animal de compañía en una protectora lo hace aduciendo este motivo.

En cambio, las camadas inesperadas (14,5%), el comportamiento del animal (12,7%), el fin de la temporada de caza (12,6%), los factores económicos (12,3%) y la pérdida del interés por el animal (7,8%) se sitúan en la encuesta de la Fundación Affinity entre las cinco principales causas para el abandono de las mascotas.

Para Paunero la clave para conseguir el abandono cero radica en que los animales no se conviertan en un objeto de consumo. “En un país donde se abandonan más de 130.000 perros no tiene sentido comprar un animal en tienda, hay que adoptarlos”, explica.

Sin embargo, la adopción continúa siendo deficitaria en España. No solo porque no compensa el número de animales abandonados (solo un 45 % de los mismos encuentra un hogar), sino porque parte de las adopciones se tramitan desde fuera del país.

A pesar de estos datos, el presidente de El Refugio recalca que no todo es negativo y que en los últimos años se han hecho grandes avances en esta materia: “Hace quince años nadie valoraba adoptar y ahora no hay nadie que no sepa que existe esta opción”, explica.

Aún así, Paunero subraya la necesidad de impulsar el porcentaje de adopciones con una “buena legislación que prohíba la venta de animales en tiendas”. Si bien en España no se prohíbe la comercialización de animales, algunas comunidades autónomas como Cataluña –y en un futuro Madrid- han vetado la exhibición de perros y gatos en los escaparates de las tiendas para evitar compras compulsivas.

¿A dónde van?

Menos de la mitad de los animales que son recogidos de la calle encuentran un hogar. ¿Qué pasa entonces con todos los demás? Un 16 % consigue volver con su familia al estar correctamente identificado con el microchip, pero otros no tienen tanta suerte.

Uno de cada diez animales no consigue ser adoptado y permanece en la protectora. A veces pueden pasar incluso años hasta que son recogidos por alguna familia. Es el caso de Alondra, que desde hace cuatro espera a ser adoptada. Esta “madre coraje” -como la llaman en El Refugio- fue rescatada junto con su camada de diez perritos en un solar abandonado, donde se había refugiado tras ser abandonada.

Balak es otro de sus veteranos. Fue encontrado hace ocho años tirado en una calle de Madrid cuando era un cachorro y desde entonces ha estado viviendo en El Refugio a la espera de ser adoptado.

Uno de los factores que más influye en la salida de un perro o gato de la protectora es el atractivo que posee un animal joven para muchos adoptantes. “Se tiende muchas a veces a querer adoptar un cachorro, lo cual no siempre es lo mejor. Va a hacerse pis, caca… y un perro que tenga un año o dos todo eso ya lo ha pasado y se va a adaptar estupendamente”, explica Paunero.

Según el estudio de la Fundación Affinity, los cachorros pasan de media un tiempo de 2,2 meses en el refugio, mientras que los perros y gatos de mayor edad pueden prolongar su estancia hasta cinco meses más.

Algunas comunidades -a excepción de Cataluña y recientemente Madrid- permiten el sacrificio de los animales a los que no se encuentra dueño. Solo en 2016 se practicó la eutanasia a un 7 % de los más de 137.000 animales recogidos de calle, que acabaron siendo condenados por partida doble: al convertirse primero en víctimas de abandono y luego de sacrificio forzoso.

Las historias detrás del abandono

El Refugio es una de las cientos de protectoras en España que se hacen cargo de buscar una salida a los miles de perros y gatos que son abandonados cada año en nuestras calles. Allí se les ofrece un techo, comida y atención veterinaria hasta que son adoptados.

Estas son solo algunas de las historias de los animales que son rescatados y acogidos cada día en estos centros.

Góndola. / El Refugio

A Góndola, una gatita de año y medio, la encontraron maltrecha y enferma a los pies del contenedor. Ya en urgencias veterinarias comprobaron que tenía una infección por albergar restos momificados de fetos que no pudo llegar a parir. Ahora, es una gatita sana y lista para ser adoptada.

El trío de hermanas perrunas Eyra, Nilsa y Lena. / El Refugio

Eyra, Nilsa y Lena fueron encontradas por una voluntaria en la localidad de El Ejido, en Almería, y trasladadas posteriormente al centro. Este trío de hermanas perrunas, que no llegan al mes de edad, forman parte de los abandonos que se producen como consecuencia de las camadas no deseadas.

Peseta también fue abandonada por el mismo motivo. La cachorrita fue encontrada en una avenida con el mismo nombre en Madrid. Estaba metida en una caja junto a los contenedores de basura.

Peseta. / El Refugio

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?