Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 07 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La prueba del 7

El primer derbi del Wanda Metropolitano llama a Griezmann a tener de nuevo un papel protagonista en el equipo de Simeone, con el que no ha marcado desde el partido de Champions ante el Chelsea

Antoine Griezmann, en un encuentro ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu. / ()

"No tenemos un jugador que nos gane solo el partido". Las palabras de Diego Pablo Simeone hace dos semanas, en la víspera del partido del Atlético ante el Deportivo en Riazor (0-1), fueron interpretadas por muchos como un aviso a Antoine Griezmann, el delantero rojiblanco que esta temporada todavía no ha mostrado el potencial de los últimos años.

El francés lleva solo tres dianas esta temporada. Dos las ha conseguido en la Liga –ambas en casa ante el Málaga y el Sevilla- y la otra llegó desde el punto de penalti en la derrota en la Champions ante el Chelsea (1-2). El hombre cuyos tantos han guiado en las últimas temporadas al conjunto de Simeone no es el máximo goleador del equipo en la Liga. El argentino Ángel Correa le supera por dos y Carrasco lleva uno más. Además, Koke y Thomas suman los mismos tantos que él.

"El gol es lo que hacemos, es lo que sabemos hacer. Ya entrarán. No estoy preocupado. Estoy feliz con mi juego. Ya entrará el balón", decía este miércoles el delantero rojiblanco en una entrevista para la web de LaLiga.

Griezmann fue el autor del primer tanto de la historia del Wanda Metropolitano en el partido entre el Atlético y el Málaga. / Getty Images (Getty Images)

Los datos demuestran que el Atlético está a la espera del mejor Griezmann. De hecho, sus números solo se parecen a los de su primera temporada en el Vicente Calderón, aquella campaña 2014-15 en la que Diego Pablo Simeone le mostró que tenía que dar el máximo para ser titular o para jugar los partidos completos.

El francés no marcó ese año en la Liga hasta la jornada 10. Ese día le hizo dos tantos al Córdoba en el Calderón (4-2). Eso sí, antes había marcado otros dos goles en la Champions: uno en aquel partido de mal recuerdo del Georgios Karaiskakis ante Olympiacos (3-2) en la primera jornada de la fase de grupos y otro frente al modesto Malmö en la segunda (5-0).

Pero aquel Griezmann no es el mismo de ahora. Aunque fue el segundo fichaje más caro de la historia del club [después de Falcao], que pagó a la Real Sociedad 30 millones de euros para hacerse con sus servicios, pocos en el verano de 2014 habrían apostado porque, como él mismo dijo en una ocasión, comería "en la misma mesa" que Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, con los que compartió la condición de finalista al Balón de Oro de 2016.

Cristiano y Griezmann pelean por un balón en un partido entre la Real Sociedad y el Real Madrid de la Liga 2010-11. / ANDER GILLENEA (AFP/Getty Images)

De hecho, en la temporada 2015-16, la segunda como rojiblanco, ya llegó a la jornada 12 con cinco tantos en el campeonato liguero. En ese momento, además, sumaba dos en la Liga de Campeones. Y en la pasada, los números no eran muy diferentes, ya que en el mismo periodo llevaba seis goles en la Liga y dos en Europa.

A favor del francés hay que decir que es un jugador acostumbrado a marcarle al Real Madrid. Lo hizo por primera vez como jugador de la Real Sociedad en la penúltima jornada de la Liga 2012-13 en un partido que acabó con empate a tres en Anoeta. Ya como rojiblanco fue autor de uno de los tantos de la goleada del Calderón por 4-0 de la temporada 2014-15 y también del gol de la victoria en el Bernabéu (0-1) en la campaña 2015-16.

El año pasado, además, perforó en dos ocasiones más la portería blanca. El primer gol fue importante, ya que dio un punto al equipo de Simeone cuando lo tenía todo perdido en el encuentro de Liga en el Bernabéu (1-1). El otro estuvo a punto de serlo, ya que fue el 2-0 provisional de la vuelta de semifinales de la Champions ante el Real Madrid que dio a la grada del Calderón motivos para soñar con remontar el 3-0 de los de Zidane en la ida.

El primer derbi del Wanda Metropolitano dirá si Griezmann recupera su tono y sigue siendo el hombre que sostiene a los rojiblancos en su pelea por no alejarse más de un Barcelona que tiene una ventaja de ocho puntos en la clasificación y por obrar el milagro para superar una fase de grupos de la Champions en la que está obligado a ganar a la Roma y al Chelsea y necesita que alguno de estos dos equipos pinche ante el Qarabag.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?