Últimas noticias Hemeroteca

Casi el 10% de pacientes hospitalarios sufre negligencias o errores médicos

  • Un 9,3% de hospitalizados sufre daños derivados de la atención sanitaria, y la mitad de los casos podrían evitarse
  • Un 11,1% de los pacientes de Atención Primaria sufre esta mala praxis o sobremedicación
  • La Organización Médica Colegial admite que hay intereses económicos tras estas prescripciones innecesarias

()

Iatrogenia. Una palabra fea para describir una realidad que también lo es: la de las 350.000 personas que fueron ingresadas en España entre 2001 y 2006 por daños en su salud derivados de la asistencia sanitaria.

La Organización Médica Colegial (OMC) y la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) han elaborado un documento en el que entonan el mea culpa. Alertan de que entorno el 9,3% de los pacientes sufren algún tipo de efecto adverso cuando son atendidos en hospitales, un 11,1% cuando acuden a centros de salud, un 40% está expuesto en las UCIs y un 7,2% en los servicios de emergencia españoles. Una realidad que, en la mitad de los casos podría evitarse, ya que estos daños proceden de una mala praxis, una negligencia o un error médico.

Altísimo coste económico

OMC

Además de los evidentes riesgos sanitarios que este problema acarrea, Beatriz González, presidenta de SESPAS, ha enumerado los costes directos para nuestro sistema sanitario. "En Europa, estos efectos adversos cuestan 21.000 millones de euros anuales, lo que representa el 1,5% del gasto sanitario total".

En el continente, cada año 4.000.000 de personas son hospitalizadas por infecciones asociadas a tratamiento hospitalario y mueren 35.000. "Esto es un problema de salud de primera magnitud", explica González. En España no nos quedamos atrás. Cada persona que precisa atención tras someterse a pruebas médicas excesivas o inexactas cuesta 5.000 euros adicionales al sistema público. Esto supone el 6,7% del gasto sanitario español.

Intereses económicos tras la sobremedicación

Estas dos organizaciones exigen que la iatrogenia se aborde como un asunto de salud pública. "No necesariamente hacer más pruebas complementarias conlleva ni hacer un mejor diagnóstico ni un mejor tratamiento y sí que aumenta los riesgos exponenciales", ha comentado el presidente de la OMC, Serafín Romero.

En relación a las causas de esos sobre diagnósticos, Romero ha reconocido que estamos "medicalizando la vida" y argumenta que "hay muchos conflictos de interés, inclusive entornos que están muy dispuestos a prevenir o a diagnosticar precozmente. Detrás suele haber algún interés económico o comercial que no tiene nada que ver con la prevención".

Los médicos admiten que el miedo a una posible denuncia por parte del paciente les lleva en ocasiones a practicar cribados innecesarias o a radiar al enfermo por encima de lo recomendable.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?