Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

La búsqueda del ladrón vanidoso de Berlín

La Policía de Berlín busca a un ladrón gracias a los selfies que el propio delincuente realizó con el móvil de la víctima

Un smartphone con la app ‘Facebook Lite’ /

Los hechos ocurrieron el 26 de agosto del pasado año, sobre las 2.30 de la madrugada, cuando una mujer de 67 años vio a un hombre desconocido en su habitación que rebuscaba en su bolso. Cuando el hombre se percató de la presencia de la señora, huyó con el botín: dinero, un teléfono móvil de última generación y documentos personales de la mujer. Al parecer, el presunto ladrón, había entrado a la casa, una vivienda de planta baja, por una ventana abierta.

Tiempo después, la víctima abrió la ‘nube’ donde almacenaba sus fotografías personales y, sorprendentemente, se encontró con una serie de selfies que el ladrón se había hecho a sí mismo por distintas zonas de la capital alemana con el smartphone que le había robado. Hasta el momento, el ladrón no se ha dado cuenta de que las fotos que realiza con ese móvil son enviadas directamente a internet y están en poder de la Policía. La noticia ha saltado a los medios alemanes

La central de la Policía en Berlín ha difundido nada menos que cinco fotografías para solicitar colaboración ciudadana, que es algo que se hace aquí con muchísima frecuencia. Preguntan que si hay alguien que lo conoce o alguien que pudiera proporcionar información sobre la identidad o el paradero de esta persona.

Casualidades de la vida, al ver las imágenes esta corresponsal también se llevó una sorpresa: me había cruzado con el presunto ladrón hacía un mes en el metro. Precisamente, en la misma línea que une mi barrio con el de la víctima. Lo reconocí inmediatamente, aunque me costó ubicarle, hasta que en uno de los selfies aparecía una de las paradas del metro de mi línea. Entonces caí en que aquella tarde-noche, cuando entró al vagón, muchas miradas se fijaron en él. Alto, enjuto, de cara grande y prominentes ojeras, vestía completamente de negro y no se estaba quieto. Parado junto a la puerta del vagón, sin dejar de observar cualquier movimiento del vagón. Admito que tuve un pálpito y no me gustó, pero también pensé en que podían ser prejuicios.

Los investigadores están encantados con la vanidad del presunto ladrón, porque las fotos que se ha ido haciendo ofrecen mucha información. Ya han recibido numerosas llamadas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?