Internacional
Aves

Adiós al 'ave más solitaria del mundo', famoso por enamorarse de una estatua

El alcatraz llevaba 5 años solo en una isla enamorado de un ejemplar de hormigón

Madrid

En 2013, el Departamento de Conservación de Nueva Zelanda llevaba a cabo una medida para repoblar la isla de Mana de alcatraces australianos (una especie que antiguamente era muy habitual en la zona). Una iniciativa que consistía en instalar 80 réplicas de cemento de este ave, pintadas con su plumaje blanco y amarillo, que emitían los cánticos de este animal con el objetivo de atraer nuevos ejemplares.

Más información

Tal y como explicaba el Departamento de Conservación, el alcatraz australiano es un ave que favorece al ecosistema de la isla. Sus madrigueras crean hogares para otras criaturas e insectos y sus excrementos y regurgitaciones sirven como nutrientes para la tierra. Por esa misma razón, el equipo de conservación trató de repoblar Mana con este ave, tal y como cuenta The Guardian.

Llega Nigel, el 'ave más solitaria del mundo'

Gracias a esta iniciativa llegaba Nigel, el primer alcatraz australiano en la isla en los últimos 40 años. Sin embargo, esta llamada no atrajo a más ejemplares, por lo que se convirtió el único alcatraz sobre esta isla situada a dos kilómetros y medio de la costa neozelandesa. Desde entonces, el pequeño alcatraz ha vivido como un miembro más de la colonia de alcatraces de cemento.

De hecho, llegó a enamorarse de uno de ellos. Según explica Chris Bell, parte del Departamento de Conservación que vive en la isla, Nigel comenzó a cortejar (nada más llegar a la isla) de uno de los señuelos de cemento. El ejemplar le construyó un niño, le arregló sus plumas e incluso trataba de comunicarse con él, a pesar de que siempre obtuviera la misma respuesta. Durante los próximos cinco años, Nigel vivió con su pareja y con el resto de ejemplares de cemento que vivían en la isla.

Llegan nuevos alcatraces a la isla

Hace apenas tres semanas, el Departamento de Conservación detectaba la llegada de tres nuevos alcatraces australianos a la isla. Sin embargo, lejos de reunirse con ellos, Nigel prefirió quedarse con su pareja. Por lo tanto, mientras los nuevos alcatraces comenzaron su nueva vida en la isla, Nigel decidió quedarse con su familia.

Tras cinco años solo, y cuando parecía que Nigel podía empezar una nueva vida con los tres ejemplares de alcatraz que han llegado recientemente a la isla, el pequeño ave ha sido encontrado sin vida junto a su amada, tal y como explica el Departamento de Conservación. Una historia que ha conmocionado a los neozelandeses, quienes han incluso creado varios poemas para despedir al animal. Por otro lado, tanto el Departamento de Conservación como los guardas forestales lamentaron la muerte de Nigel: "Es increíblemente triste".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad