Últimas noticias Hemeroteca

Al PSOE se le traban las lenguas

Page y Lambán salen en defensa del castellano como "vehículo de igualación de derechos" mientras los socialistas asturianos se dividen por la cooficialidad del bable, Francina Armengol incluye el catalán como requisito para los sanitarios y el PSC se adhiera a las concentraciones en favor de la inmersión lingüística en Cataluña

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page (i) y el presidente de Aragón, Javier Lambán (d), durante la visita que realizan a la Real Academia Española. / ()

"El planteamiento de Francina Armengol es nacionalista y nos va a terminar pasando factura". La reflexión la hacía en privado hace unos días un miembro de la Ejecutiva federal nada sospechoso de tener una visión centralista del Estado y parece estar, en parte, en el origen de las declaraciones que este martes han querido hacer en Madrid los presidentes de Castilla La Mancha y Aragón, Emiliano García Page y Javier Lambán, respectivamente, que han comparecido en la Real Academia Española para reinvidicar al castellano como "un vehículo de igualación de derechos".

Queda solo un año para las elecciones autonómicas y las encuestas pronostican que el partido que nació en Cataluña enarbolando la bandera del castellano puede conquistar otros territorios en los que hasta ahora tenía poco predicamento, subido, precisamente, a la ola de la crisis territorial. En las Cortes de Castilla La Mancha, sin ir más lejos, Ciudadanos no tiene ningún escaño y para el PSOE resulta estratégico ni perder apoyos por el centro ni que surja una muleta que permita que el PP regrese al Gobierno autonómico. Así que el presidente castellanomanchego, Emiliano García Page se ha puesto manos a la obra y, junto a Javier Lambán, ha querido remarcar su perfil más españolista en la nebulosa de los discursos del PSOE sobre las lenguas. Porque los socialistas removiendo las aguas de la política lingüística en distintos territorios.

El de Baleares es el caso con más impacto social. El Gobierno que preside la socialista Francina Armengol, apoyándose en Podemos y los nacionalistas de MES, ultima una nueva normativa que exige el conocimiento de catalán a los médicos y enfermeros que quieran trabajar en el sistema público. En Asturias, los socialistas no ocultan su división por la cooficialidad del bable, que el PSOE incorporó a sus documentos oficiales en el último congreso en el Principado, al tiempo que el PSC intenta en estos días subrayar su perfil más catalanista adhiriéndose a las concentraciones de apoyo al modelo de escuela de Cataluña.

Las castellanoparlantes estarán "vigilantes"


En medio de todo esto, irrumpen los presidentes Lambán y Page advirtiendo, en "son de paz", que hay quienes tienen la tentación de crear "corralitos culturales". "Esto nos va a llevar a las comunidades autónomas castellanoparlantes a estar muy vigilantes sobre todo, no para que se deje de hablar el catalán donde tenga que hacerse, pero sí para que ningún idioma haga las veces de frontera o de corralito cultural que nos convierta en españoles distintos o con derechos distintos en la práctica según el idioma que hablemos".

"El idioma tiene que servir para unir, y en el caso del español, además, en el conjunto de España tiene que ser un vehículo de igualación de derechos. Es la garantía de que cualquier español, nazca donde nazca, puede trabajar, vivir y acceder a servicios públicos sin que el idioma se convierta en una barrera", ha señalado García Page que, preguntado por los periodistas por el caso balear, ha evitado afear a su compañera de filas la iniciativa que promueve su Gobierno.

Las lenguas cooficiales que reconoce la Constitución, ha respondidio, suponen una "riqueza cultural" y que, como tal, él se alegra cuando escucha al rey hablar en catalán. "Ahora bien, hay quien puede tener tentaciones desde planteamientos independentistas de acorralar o atacar al español, al castellano, y eso es lo que hay que evitar", ha añadido.

La "policromía territorial" del PSOE


Aunque en privado hay dirigentes socialistas que no entienden que el debate abierto en Baleares encaje en la línea tradicional del PSOE, García Page ha querido poner el acento en que en el PSOE hay "policromía territorial" que es lo que, a su juicio, sitúa esta formación política en mejores condiciones de "armonizar la igualdad del idioma y la igualdad de derechos en España" sin caer en el "fundamentalismo".

En Ferraz no se sienten especialmente cómodos con que se utilice la política lingüística como ariete de confrontación. Así lo han expresado en más de una ocasión aunque la dirección de Pedro Sánchez sí que ha respaldado la iniciativa de Francina Armengol: "Es legal y constitucional, y si no fuera así no estaría en vigor”. sentenció la responsable de Igualdad, Carmen Calvo, a cuenta del requisito del catalán para trabajar en la sanidad pública en Baleares.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?