Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 23 de Agosto de 2019

Otras localidades

La presencia (ignorada) de la mujer en la judicatura

La representación equilibrada de hombres y mujeres en las altas jerarquías judiciales nacionales sigue siendo, en el siglo XXI, una asignatura pendiente

Foto recurso de un juez. /

“El techo de cristal” según la asociación de juezas de España, sigue siendo infranqueable: nunca se ha conocido una presidenta del Tribunal Supremo y solo hay una mujer entre las 17 presidencias de Tribunales Superiores de Justicia cuando más de la mitad de los miembros de la carrera son féminas.

Una de las posibles explicaciones es el hecho de que las mujeres se incorporaron más tarde a la carrera judicial y no ha dado tiempo a que lleguen a los cargos de poder. Ya hace cincuenta años de la derogación de la ley que prohibía su acceso a la justicia y, aunque lo cierto es que cuanto más joven son los miembros más presencia femenina hay.

La interpretación que hace la Asociación de Mujeres Juezas de España de este desequilibrio entre la base y la cima de los órganos judiciales es que existe un "techo de cristal" para las mujeres. Una de sus fundadoras, Gloria Poyatos, explica que la mujer no está en la foto de la justicia por tres motivos: primero porque se niega las capacidades de las juezas, en segundo lugar se niega también la aportación imprescindible que las juezas hacemos a la justicia, no en vano rubricamos más de la mitad de las sentencias que se dictan en España y, en tercer lugar, se exhibe sin rubor alguno el techo de cristas infranqueable que impera en la Justicia”.

Gloria Poyatos afirma además “que la carga de cuidados que siguen sufriendo en su mayor parte las mujeres es un tiempo que nos impide competir con los hombres para engrosar nuestros currículums”.

Otro de los factores de la escasa presencia de la mujer en puestos de dirección judicial hay que buscarlo en que ellas dedican mucho mas tiempo al trabajo de casa o de los hijos mientras los hombres no lo hacen. Con ello pierden renovación, formación o experiencia curricular que luego resulta imprescindible para el ascenso, como explica la portavoz de la secretaria de Igualdad del Sindicato de Justicia CSIF, Arantxa Bilbao: “mientras conciliamos no trabajamos y eso es una desventaja porque perdemos posibilidades de renovación, de formación”.

Una opinión que es compartida y asumida por los jueces, como reconoce el portavoz de Jueces y Juezas para la Democracia, Ignacio Gonzalez al asegurar que “las mujeres son las que piden más permisos para cuidar de su casa o de los hijos y eso es una realidad”.

Al problema del retraso en la adquisición de experiencia se suma la pérdida de poder adquisitivo precisamente por el “monopolio de los cuidados de los hijos”, como concluye Gloria Poyatos.

La discriminación sufrida por la mujeres se observa también en algunas actitudes y posiciones de los propios jueces varones que han hecho un flaco favor a la igualdad con sus comentarios despectivos y discriminatorios al redactar sus sentencias.

Gloria Poyatos recuerda que estas sentencias “estereotipadas” se convierten en armas de discriminación institucional y colocan a la mujer en una situación de desigualdad. En la famosa sentencia de la “minifalda”, conocida en 1990, el Tribunal Supremo dijo que quizá la culpa de que un empresario se abalanzara con tocamientos y abusos a una empleada lo tuvo ella que pudo provocar inconscientemente con su vestimenta al empleador que la acosaba.

Otros argumentos que describen la falta de igualdad reside, según los sindicatos, en que no hay datos estadísticos ni estudios sobre la raíz del problema, como reconoce Arantxa Bilbao: "Hace falta un plan de igualdad para el sector de la justicia porque las cifras no existen y no hay tablas de diagnóstico para poder sacar conclusiones”.

Datos del Poder Judicial

Los datos proporcionados por el Consejo General del Poder Judicial en un estudio demográfico señalan que de los 5.637 jueces y magistrados en activo, 2.540 son hombres -el 47,3 por ciento- y 2.827 mujeres -el 52,7 por ciento-. Cuando el análisis se hace por tramos de edad, sin embargo, esa situación de casi equilibrio entre los dos sexos desaparece: entre los 2.911 jueces y magistrados de menos de 50 años hay 1.853 mujeres -es decir, el 63,7 por ciento- y 1.058 hombres -el 36,3 por ciento-.

Lo contrario sucede entre los 2.456 miembros de la Carrera Judicial que tienen entre 51 y 72 años -la edad máxima de jubilación-, ya que aquí los 1.482 varones suponen el 60,3 por ciento, frente al 39,7 por ciento que representan las 974 mujeres.

Audiencia Provinciales

Los datos recogidos en el informe sobre la estructura de la Carrera Judicial a 1 de enero de 2017 elaborado por la Sección de Estadística del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Así, de los 945 magistrados destinados en Audiencias Provinciales, 589 son hombres y 356 mujeres, aunque en algunos territorios estas últimas ya son mayoría: sucede en Baleares o en el conjunto de las del País Vasco.

Mientras tanto, de los 490 magistrados que integran los diecisiete Tribunales Superiores de Justicia, 313 son hombres y 177 mujeres.

Juzgados unipersonales

La situación en lo que se refiere a los órganos unipersonales: las mujeres son mayoría en todos ellos, salvo en los Juzgados de lo Mercantil y en los de lo Contencioso-Administrativo, donde suponen el 32,8 por ciento y el 43 por ciento, respectivamente. El porcentaje más alto de representación femenina se da en los Juzgados de Violencia sobre la Mujer (69,2 %), y también es superior al 60 por ciento en los Juzgados de lo Penal, de Menores, de Primera Instancia e Instrucción y de Primera Instancia.

Violencia de género

En otros órganos, como los Juzgados de lo Social, los de Vigilancia Penitenciaria y los de Instrucción, las mujeres suponen más de la mitad de los jueces y magistrados destinados en ellos. El País Vasco, la Comunidad Autónoma con más juezas. Las mujeres también suponen la mayoría de la planta judicial en trece de las diecisiete Comunidades Autónomas. Solo en las de Aragón, Castilla y León, Murcia y Navarra el porcentaje de hombres supera el 50 por ciento.

Por tribunales

Carrera Judicial, datos globales (2017).- Mujeres: 2.827 (52,7% del Total). Hombres: 2.540 (un 47,3%)

Consejo General del Poder Judicial.- 11 hombres, 9 mujeres

Tribunal Supremo.- 11 mujeres, 67 hombres (ninguna presidenta de Sala)

Audiencia Nacional.- 29 mujeres, 55 hombres (1 mujer, presidenta de Sala)

Presidentes de Tribunales Superiores de Justicia.- 1 mujer (Valencia) y 16 hombres

Presidentes de Sala de los TSJ.- 13 mujeres y 63 hombres

Presidentes de Audiencias Provinciales.- 9 mujeres y 41 hombres.

Internacional

Hasta 2015, sólo el 17% de los principales Tribunales Internacionales estaban integrados por mujeres y en los Tribunales Regionales de Derechos Humanos sólo el 25% son magistradas.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?