Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

El PP busca un rearme ideológico que espante su miedo a las elecciones de 2019

Los populares temen darse un batacazo en las municipales y autonómicas. No ven una cantera de peso, están preocupados por Ciudadanos y creen que su partido debe aportar “un proyecto de nación y no de supervivencia”

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa ofrecida en Bruselas el día 23 de marzo / ()

El PP se prepara para su Convención Nacional en Sevilla del 6 al 8 de abril. La última que se celebró fue en 2015. En aquella ocasión, la inauguración corrió a cargo de José María Aznar quien denunció la falta de pulso político de su partido. Han pasado más de tres años. Y aunque él renunció a ser presidente de honor, la critica sigue ahí. Nadie se atreve a expresarla en público pero son muchos los dirigentes conservadores que llevan tiempo reclamando cambios, medidas y una nueva estrategia, sobre todo tras el batacazo en las catalanas.

En este encuentro, desde luego, nadie espera que Mariano Rajoy presente a los candidatos de su formación para las elecciones municipales y autonómicas de 2019. Desde muchas formaciones regionales le pidieron en enero que lo hiciera para ponerse a trabajar con tiempo pero no ven al presidente del Gobierno anunciando los nombres hasta otoño.

Lo cierto es que en las filas conservadoras están bastante preocupados por estos comicios. En 2015 perdieron las mayorías absolutas y hay quien tiene la optimista teoría de que tras aquellos malos resultados sólo se puede mejorar. Pero esa idea no está calando. Al contrario, las expectativas no son nada halagüeñas.

Además, en el PP varios cargos creen que no hay cabezas de lista "con fuerza". "No hay una cantera", señala un diputado. Otro de sus compañeros reconoce que antes se presentaba un cartel con tal peso que el trabajo ya estaba medio hecho, mientras que ahora se tienen que dar a conocer. Les pasa hasta a ellos mismos. De ese modo cuentan como anécdota que el día que Rajoy almorzó con sus barones, algunos se tuvieron que identificar con el que tenían al lado porque no habían coincidido nunca.

Ante esta situación, en el PP no saben qué datos cosecharán y temen los pactos del día después. En las sedes territoriales contemplan a Ciudadanos como una amenaza. Lamentan que estén "de moda" y se les vea "como la derecha bonita". Pero es que, además, piensan que Albert Rivera vetará que se cierren muchos pactos con los populares.

Primero, para distanciarse de cara a las generales: "No querrán que se les vea como la muleta del PP". Segundo, porque están seguros de que a él le interesará pactar también con los socialistas para vender que su partido representa el centro y facilita gobiernos de muy distinto signo.

Ahora bien creen que la formación naranja sí les buscará para intercambiar cromos. "Está claro que nos dirán: si tú me apoyas en el Ayuntamiento, yo te doy la Comunidad", explican desde el Comité de Dirección. Hasta hace unos días, en el PP siempre que hablaban de esta situación ponían como ejemplo Madrid. Pero desde que estalló el escándalo por el máster de Cifuentes, ya nadie se atreve a aventurar nada.

"No hay proyecto de nación sino de supervivencia"

Lo que los conservadores confían en acudir a la cita electoral con mensajes bien definidos. Destacan que en las últimas convocatorias explotaron el voto del miedo y reconocen que eso ahora ya no va a funcionar. Por eso esperan que el cónclave de Sevilla les sirva realmente de "rearme ideológico". Algunos creen que les hace mucha falta porque en el PP "no hay un proyecto de nación sino de supervivencia".

Lo que no quieren es que en los próximos meses se vaya modulando el discurso como se ha hecho hasta ahora con las mujeres o los pensionistas. Les parece que sólo se ha ganado la batalla de la opinión pública con el debate de la prisión permanente. Algo que no van a soltar porque están convencidos de que les da votos.

Además, quieren que esta Convención sea "muy social". Su idea es hablar de pensiones, demografía... Su lema es "Contigo crece España". Este aparece en el cartel junto a una encina. El PP se ha desprendido del logo del charrán y ha apostado por este árbol que, según Fernando Martínez Maillo, simboliza la solidez de su partido. Una fortaleza que exhibirán con un nuevo cierre de filas en torno a Rajoy.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?