Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Otras localidades

El Bayern aleja el sueño sevillista

Los goles de Thiago y Navas en propia puerta dieron la victoria a los de Heynckes (1-2)

Thiago celebra el segundo gol con los compañeros. / ()

El Bayern de Múnich se impuso ante el Sevilla con los goles de Navas en propia puerta y Thiago (2-1) en la ida de cuartos de final en el Sánchez Pizjuán. En el conjunto de Montella, Sarabia se adelantó en el marcador, pero un gol de Navas en propia puso el empate. En el segundo tiempo un gol de Thiago -desviado por un roce de Escudero- puso la victoria alemana. 

Noche épica en el Sánchez Pizjuán. El Sevilla iba a hacer historia para ganar el primer partido de cuartos en sesenta años ante un crecidísmo Bayern: con la Bundesliga en el bolsillo y después de meterle 6-0 a su otro gran rival, el Dortmund.

Montella se la tendría que arreglar para hacer historia sin Banega por sanción y con Soria -con diez partidos jugados en la temporada- sustituyendo a Sergio Rico. Por otro lado, uno de los perros viejos de la Champions salía sin James.

El Bayern empezaba fuerte. Los de Heynckes presionaban la portería de Soria y el Sevilla intentaba aprovechar las contras, pero a ambos equipos les faltaba puntería. Un saque de esquina que remató Hummels dio el primer susto en Sevilla y más tarde lo intentó Müller.

Los bávaros no se andaban con tonterías: una falta al Mudo Vázquez pasó desapercibida y luego una entrada muy agresiva de Ribéry sobre Ben Yedder le costó la amarilla. Correa también se llevó una tras un choque con Boateng en el área que el técnico consideró piscinazo. El Bayern echaba de menos a James y la cosa estaba tensa.

Cuando el Sevilla empezaba a crecerse, Sarabia perdonó lo imperdonable. Un pase de Escudero desde la banda izquierda se le escapó a Hummels y éste se la dejó a Sarabia, solo ante la portería. El tiro se fue desviado y el Sevilla perdió el primero.

Lamiéndose las heridas, el Sevilla intentaba recuperar lo que desaprovechó. Ulreich detuvo un disparo desde la frontal de Sarabia y, poco después, el madrileño encontró la redención: tras otro pase de Escudero se desmarcó, la controló -puede que con la mano- y el remate superó a Ulreich. Así con las idas y venidas de Sarabia, el primero mantuvo soñando al Sánchez Pizjuán.

Antel el gol, Heynckes no lo dudó más: metió a James por Vidal, lesionado. Y dicho y hecho: en la siguiente jugada el colombiano se la dejó a Ribéry, que disparó cruzado y el balón rozó en Navas para luego entrar justito. Así, el Bayern puso el empate antes del descanso.

Tras el pase por vestuarios, el Bayern empezó apretando, pero el Sevilla no se echaba atrás: Mudo Vázquez se metió hasta la cocina y la zaga lo despejó. Los alemanes querían el segundo y no le dejaban tocar al Sevilla. Thiago intentó el segundo de chilena, pero no le salió.

A la altura del dominio alemán estuvo Soria, que detuvo muy firme un remate de Javi Martínez. Sin embargo, la presión de los bávaros fue demasiado y al final, un remate picado de cabeza de Thiago superó al guardameta después de que Escudero lo desviase ligeramente. La suerte no estaba del lado de los sevillistas: los dos goles que encajó Soria fueron desviados por sus compañeros. 

Con la desventaja en el marcador, los de Montella luchaban por poner el empate en el arreón final. Un tiro de Sandro se encontró con Ulreich, pero un disparo de Lewandowski dio un sustito y casi puso el tercero.

Con la lucha por el último gol, el 92' llegó al Sánchez Pizjuán. Así, el Bayern se adelantó para el partido de vuelta y truncó bastante el sueño sevillista en Champions. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?