Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 25 de Enero de 2020

Otras localidades

Sergio Ramírez: "No hay manera de escaparse de la anormalidad del poder"

Sergio Ramírez asegura que la literatura centroamericana no puede evitar tratar sobre la violencia que cambia la vida de los seres humanos. El premio Cervantes cree fracasado el proyecto bolivariano y desdeña la posibilidad de cambios inmediatos en Cuba

Es el primer ganador centroamericano del Cervantes. Y eso le confiere una responsabilidad que no es nueva para él, empeñado en promover y facilitar la creación en esa región en la que cree inevitable escribir sobre la violencia que afecta a los seres humanos. Sabe que los caminos de la experimentación son seguidos por una legión de jóvenes a los que no les queda más remedio que volver a "las migraciones forzosa, la frontera con Estados Unidos, al narcotráfico, a la corrupción, a las pandillas" porque "este tipo de fenómenos cambian las vidas y nos hace sujetos de la novela ahora".

El foco está puesto en su obra pero él insiste en desviarlo de alguna manera hacia aquellos que allí insisten en labrarse un incierto futuro en el ámbito de la creación literaria. "Algunos se quedan por el camino porque hay una criba, pero están trabajando por una literatura muy distinta que busca nuevos horizontes", afirma.

Nuevos horizontes, pero siempre sin olvidar lo que define como "anormalidad del poder", meollo temático que atraviesa las "obras capitales de la narrativa latinoamericana. De ahí surge la figura del dictador que se repite, desde el Tirano Banderas de Valle Inclán hasta La fiesta del Chivo, de Vargas Llosa". Es el caudillismo, afirma, que hoy en día muestra otras caras como el del narcotráfico. "Los novelistas no podemos librarnos de estos temas que son parte de la realidad diaria", sentencia.

La realidad diaria obliga a Sergio Ramírez, exvicepresidente de Nicaragua quien siempre ha sido muy claro en sus respuestas. Por ejemplo respecto al proyecto político bolivariano sobre el que dice que "pareció muy prometedor, al principio, con la alianza de algunos países, que tenía por medio muchísimo dinero. Considero esta alianza totalmente fracasada. Ya sólo quedan escombros después del plebiscito que sucedió en Ecuador donde la gente votó 'No' a la reelección del presidente porque la reelección indefinida pareció una de las marcas de este socialismo del siglo XXI. Le puso el sello de fracaso a este proyecto".

Y más, sobre Cuba. "Todos sabemos que el gobierno no es más que algo subalterno de una estructura que sigue intacta. En este tiempo quien gobierna es el partido oficial y no el gobierno. No creo que podamos hablar de un cambio por el momento", concluye.

Sergio Ramírez se declara deudor de Rubén Darío -"nuestro padre y maestro mágico"- a quien junto a Cervantes y Góngora considera uno de los renovadores esenciales de la lengua española. Y por ello lo mencionará en el discurso que ofrecerá el lunes durante la ceremonia de entrega del premio Cervantes. Darío, asegura, siempre reconoció la influencia que obró en él Cervantes, como también lo ha hecho en su propia obra. Y por ello, lo contará en su discurso, en la ceremonia de entrega del premio: "Todo esto me va a llevar a fijar lo que me ha hecho y lo que siento que soy como escritor. Lo que yo debo a la lengua y la felicidad que yo siento de escribir en una lengua que yo siento de tal tamaño"

Todo ello lo dice pausado, algo cansado, pero convencido. Para él, Cervantes es el gran inventor de la novela postmoderna porque "si alguien convirtió la novela en el género de géneros, el que lo contiene todo, biografía, autobiografía, testimonio, ensayo ese fue Cervantes".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?