Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 26 de Mayo de 2020

Otras localidades

Bruselas quiere remodelar los fondos de cohesión para compensar a los países donde crece el euroescepticismo

La Comisión prepara una amplia reforma de las políticas de la cohesion que perjudicará a los países mas pobres de la Unión Europea, introduciendo la acogida de refugiados como nuevo criterio para decidir el reparto.

El comisario europeo Günter Oettinger, durante una conferencia en el Mobile World Congress de Barcelona.

El comisario europeo Günter Oettinger, durante una conferencia en el Mobile World Congress de Barcelona. / Albert Gea (REUTERS)

“Brexit quiere decir recortes”. Ésta es la premisa con la que el equipo del comisario Oettinger , responsable del marco presupuestario para los próximos siete años, prepara su proyecto. La salida del Reino Unido implicará una caída de ingresos anuales de entre 10.000 y 13.000 millones; y las nuevas prioridades comunes obligarán a gastar entre 8.000 y 10.000 millones mas, también cada año, que los previstos hasta ahora.

La introducción al ejercicio es clara. Implica que hay que aumentar ingresos o redistribuir los que se tienen ya. Un ejercicio siempre difícil y para el que tres gobiernos han advertido ya que no piensan poner ni un euro mas en el proyecto: Austria, Suecia y Holanda. La Comisión estudia pues como garantizar que los gastos futuros valgan la pena y para ellos se plantea dos propuestas que modificarían las políticas de cohesión diseñadas para reequilibrar las diferencias entre países ricos y pobres.

Con la primera, el Comisario Oettinger propone que la inmigración sea un nuevo elemento para decidir el reparto de una de las partidas mas generosas del presupuesto. Dado que la mayoría de los inmigrantes que llegan hasta Europa pidiendo asilo se quiere instalar en los países más desarrollados, en la práctica esto cambiaría el espíritu de una partida cuyo objetivo es trabajar contra el desequilibrio “económico, social y territorial”, explican en su entorno.

España, Portugal, Hungria y Polonia han expresado ya sus reticencias pero el proyecto sigue sobre la mesa y será presentado formalmente el 2 de mayo. "El objetivo es reequilibrar de verdad las regiones porque nos hemos dado cuenta que el crecimiento en los países del Este es fuerte, mientras en la Europa más vieja hay regiones con enormes problemas”, explica un funcionario que prefiere no ser identificado mientras recuerda que justamente "es en estas regiones donde el mapa político gira hacia la ultra derecha”.

Un debate ya de por sí dificil que se complica aún más al tener en cuenta la segunda propuesta: supeditar los fondos estructurales y de cohesión al cumplimiento del “Rule of Law” o “Estado de derecho”, una amenaza para Hungría y Polonia cuyos gobiernos han bloqueado el reparto de refugiados, al margen de impulsar políticas que en el caso polaco han provocado ya la apertura de un expediente por riesgo de vulneración de los Derechos Fundamentales.

La Comisión mantiene que los recortes previstos no afectarán tan solo a los fondos de cohesión, que en el borrador de los nuevos presupuestos perderían un  seis por ciento, como los destinados a la Política Agrícola Común (PAC), con el objetivo global de que ambas partidas no superen el 60% del presupuesto común. Fuentes comunitarias explican a la Cadena SER que “las únicas partidas que no tendrán recortes son el programa Erasmus y los proyectos de inversiones del programa Horizonte 2020". Esas mismas fuentes apuntan que el Comisario Oettinger planea pedir un aumento de ingresos a los gobiernos de entre el 0’3 y el 0’8 por ciento del presupuesto, con el objetivo de acercar las cuentas, que hoy estan en el 1% del PIB europeo, hasta el 2%. Un ejercicio que los gobiernos han de aprobar por unanimidad y que él quisiera clausurar antes del próximo mes de marzo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?