Últimas noticias Hemeroteca

¿Cómo gobernar en minoría? Los países a los que puede mirar Sánchez

El presidente siempre se ha fijado en el caso de Portugal y ha constituido un gabinete muy similar al de los países del norte

Pedro Sánchez se estrena como presidente recibiendo a su homólogo ucraniano / ()

El gobierno de Pedro Sánchez echa a andar y aunque en España no hay costumbre, en Europa, la mayoría de los gobiernos son de coalición -en 22 de los 28 países se gobierna así- y seis de ellos, son gobiernos en minoría. Ahora, con España, ya siete ¿Qué significa gobernar en minoría? ¿A qué países deberíamos mirar para imaginarnos nuestro futuro político? ¿Los gobiernos en minoría, por definición, son más débiles? ¿Puede salir fortalecido un partido que gobierne en minoría? ¿Qué ventajas se consiguen con gobiernos en minoría?

"España es un caso realmente especial. En Europa hay siete gobiernos en minoría, pero éste sería el gobierno más en minoría, con solo un 24% de representación en el Congreso, los gobiernos suelen estar entre el 30 y el 40%. Es el caso de Chipre, Suecia y República Checa, por ejemplo”, explica Álvaro Imbernón, político e investigador en el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, quien además recuerda que “en el caso de España no cuenta con una coalición, con un respaldo en el Parlamento asegurado”.

El también profesor de la Universidad de Nebrija opina que, en general, “un gobierno en minoría sí es más débil que uno en coalición, suelen durar menos y ser menos estables”. Pero también advierte que “eso no quiere decir que gobiernen con menos soltura, por ejemplo, el caso Portugal, pero sin estos apoyos es más complicado que se prolongue en el tiempo”. España, además, viene de “una moción de censura constructiva, es una situación no corriente, no sabemos si completará la legislatura o convocará elecciones”.

La situación de Portugal es parecida a la de España, aunque su gobierno sí salió directamente de unas elecciones. En Portugal gobierna en minoría el Partido Socialista con 86 escaños, que cuenta con el apoyo parlamentario de un bloque de izquierdas. Pactaron con el marxista Bloque de Izquierda, con 19 escaños, y el Partido Comunista Portugués, con 15. Este núcleo mantiene al gobierno en el poder. Fue un gobierno que empezó muy frágil, por la enemistad histórica entre las fuerzas de izquierda, pero ahora se ha hecho fuerte y se ha recuperado de la dramática crisis económica.

Con el turismo y las exportaciones han dado credibilidad a su proyecto. Entraron sin la confianza de los mercados y ahora las encuestas le sitúan sobre el 40%. La intención de Antònio Costa es llegar a las próximas elecciones con sondeos cerca de la mayoría absoluta. “Era un gobierno que no inspiraba confianza, ha sido muy pragmático y ha sabido negociar muy bien dos acuerdos diferentes con las otras fuerzas. Aunque sea un camino difícil, ha demostrado que no tiene por qué ser inestable”, apunta Imbernón.

Pedro Sánchez ha hecho bandera de Portugal cada vez que ha visitado Bruselas. “Necesita aprender la flexibilidad, pero la particularidad del PSOE es que aquí hay nacionalistas, y eso supone un bloqueo. La segunda cuestión es que es flexible a su izquierda y derecha, Podemos y Ciudadanos, pero no es sencillo porque hay elecciones autonómicas, locales y europeas”. Y ya estamos en campaña.

En Reino Unido, tras perder la mayoría absoluta en las elecciones anticipadas del 8 de junio de 2017, los tories de Theresa May pactaron una relación de apoyos puntuales con el ultraconservador Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, que tiene diez diputados. Compró casi su apoyo con una lluvia de millones para infraestructuras. No hubo acuerdos por escrito, solo apoyo en cuestiones clave. Siendo un Ejecutivo con más representación que el de Portugal, es, sin embargo, un gobierno débil, especialmente a nivel interno por el factor Brexit.

Suecia también cuenta con un gobierno en minoría y bastante estable desde 2014. Los socialdemócratas y los ecologistas gobiernan con algo más de un tercio de los votos gracias al pacto entre los dos bloques. “Siguen contra viento y marea, tenían un presupuesto que le tumbaron y lo sacaron adelante los conservadores. Un gobierno socialista con unos presupuestos aprobados por las fuerzas conservadoras, muy parecido al caso de España, con amenazas de moción de censura constante. Los socialistas están obligados a pactar con las fuerzas de izquierda y de derechas. Es una ventaja de la socialdemocracia en Europa, porque tienen opciones de pactar a ambos lados del espectro ideológico. Eso es una diferencia clave con Rajoy, porque solo podía mirar a un lado, al otro no tenía a nadie”, analiza Víctor Lapuente, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Gotemburgo, en Suecia.

El también politólogo ve en el Gobierno de Sánchez una mirada a los Ejecutivos del norte de Europa. “Son gobiernos paritarios, un ministro dedicado al cambio climático y la innovación, muy parecida la estructura y la transformación, con mayor preocupación en la igualdad social y económica”, señala. En el caso de Chipre no existen muchas similitudes porque es un república presidencialista y, en República Checa, es mucho más complejo. El que ganó las elecciones tuvo que dimitir por una moción y ahora lo han vuelto a proponer para una investidura con la idea del apoyo en un gobierno de coalición. Pero los socialdemócratas han preguntado a sus bases y aún no han votado.

¿No existe cultura del pacto en España? “España es de los pocos países sin una coalición estatal en su historia, pero aquí se está haciendo ahora en plena transición del sistema de partidos. Cuando se estabilice esta efervescencia, se asentará como hemos visto en gobiernos autonómicos”, zanja Imbernón. En Europa quedan ya sólo 5 países de los 28 con mayorías absolutas

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?