Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 20 de Julio de 2019

Otras localidades

Así fue la fiesta de los mexicanos frente a la embajada de sus "hermanos" coreanos

"Coreanos, hermanos, ya sois mexicanos"

El embajador de Corea del Sur se une a la fiesta mexicana. / Atlas

Este miércoles se resolvía uno de los grupos más disputados de la primera fase del Mundial de Rusia. El grupo F, compuesto por Suecia, México, Corea del Sur y Alemania, llegaba a la última jornada con todo por resolver. A pesar de que los coreanos estaban virtualmente eliminados, tanto Alemania, como Suecia y México contaban con opciones para clasificarse para la siguiente ronda.

De hecho, podía darse el caso que estas tres selecciones empataran a puntos, goles a favor, en contra y diferencia general de goles. Una condición que podría acabar resolviendo el grupo por el número de tarjetas recibidas e incluso a cara o cruz. México, que iniciaba la jornada primera de grupo, tenía que vencer a Suecia para garantizar un puesto en la siguiente ronda. Lo mismo sucedía con el país nórdico, que tenía que ganar por la mayor cantidad de goles posibles para lograr el primer puesto en la clasificación.

De la angustia a la euforia en cuestión de minutos

Sin embargo, las cosas se torcieron para México a partir del minuto 50, cuando Ludwig Augustinsson hacía el primer gol para Suecia. Desde ese preciso instante, el equipo dirigido por Juan Carlos Osorio estaba a tan solo un gol de Alemania de quedar fuera del Mundial. Tras el segundo y tercer gol de Suecia, el nerviosismo se apoderó de los seguidores de la tricolor.

En el minuto 92, Kim Young-Gwon marcaba el primer gol para Corea del Sur e instauraba la tranquilidad entre los seguidores mexicanos. Una tranquilidad que se convirtió en euforia apenas unos minutos más tarde, cuando Son Heung-min hacía el segundo para certificar la eliminación del cuadro alemán. Después de que Mark Geiger decretara el final del partido, comenzó la fiesta.

La fiesta frente a la embajada de Corea del Sur

Una fiesta que se desarrolló en los aledaños del estadio, pero sobre todo en México, donde cientos de personas se congregaron frente a la embajada de Corea del Sur en la capital. Una fiesta a la que se unieron los responsables de la embajada coreana en el país. Desde el consejero de asuntos económicos Byoung-Jin Han, quien acabó bebiendo tequila con algunos aficionados, hasta otros como Park Sun-tae, vitoreado y ovacionado al grito de "coreano, hermano, ahora eres mexicano".

Una celebración que sirvió para hermanar a dos países que, a pesar de las diferencias culturales, fueron uno gracias a la fiesta del fútbol. Así lo reconocía el embajador Sang-il Kim, quien aseguraba que ambas selecciones estarán siempre unidas y que estarán apoyando a México desde su "trinchera".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?