Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 24 de Enero de 2020

Otras localidades

Un agente recibe el disparo de una silla de ruedas en una casa repleta de trampas

El FBI compara la vivienda con una de las escenas más míticas de 'Indiana Jones: en busca del arca perdida'

El agente del FBI acabó herido debido a un disparo de la silla de ruedas. /

En 2017, Gregory Lee Rodvelt era arrestado y acusado de posesión ilegal de artefactos explosivos. Desde entonces, este estadounidense de 66 años ha tenido varios altercados con la justicia, que han acabado con Rodvelt en la cárcel del condado de Maricopa, en Arizona. Desde un caso de abuso de ancianos que involucraba a su madre hasta un asalto relacionado con un presunto enfrentamiento armado.

Desde entonces, la casa en la que vivía está vacía. Aprovechando un permiso penitenciario de dos semanas que tuvo el pasado mes de agosto para arreglar la renuncia a su propiedad como parte del caso de abuso de ancianos, Rodvelt decidió llenar su vivienda de trampas para todas aquellas personas que intentaran acceder a la misma, tal y como recoge The Oregonian.

El letrero que levantó las sospechas

Con el objetivo de advertir a sus vecinos de la pequeña ciudad de Williams (Oregón, Estados Unidos) sobre los peligros de adentrarse en su vivienda mientras no se encontraba en ella, Gregory Lee Rodvelt instalaba un letrero en las afueras de la misma en la que daba a conocer que había fortificado su casa mediante dispositivos improvisados, tal y como recoge The Washington Post.

Un cartel que llamó la atención del abogado encargado a vender la vivienda, quien no dudó en llamar a las autoridades policiales para advertir del letrero. Diez días más tarde, un agente especial del FBI y tres técnicos de la policía estatal se acercaron a la vivienda. Una operación que acabó con el agente herido en la pierna por un disparo de escopeta.

El suceso

Tras llegar a las inmediaciones de la vivienda, el equipo especial descubrió una furgoneta repleta de trampas para osos y un jacuzzi que había sido preparado para que aplastara a cualquier persona que accionara el cable trampa al intentar acceder por la puerta principal. Después de superar estas trampas, el equipo descubrió diversas trampas para ratas en el garaje, que iban a ser utilizadas para sostener un proyectil de escopeta. Sin embargo, esta trampa no había sido activada.

Una vez superadas todas estas pruebas, el equipo accedió al interior de la vivienda. Después de forzar la puerta, los agentes se encontraron con una silla de ruedas, que se convertiría segundos más tarde en una de las trampas más letales creadas por Rodvelt. Tras dar varios pasos sobre la vivienda, uno de los técnicos partió un hilo de pesca, provocando una gran explosión que terminó con el agente del FBI herido de una pierna.

Debido a la gravedad de la herida, el agente fue llevado a un hospital cercano. Allí, los médicos encontraron una pequeña bolita debajo de su rodilla izquierda, que terminó siendo una bala de escopeta calibre .410. Tras interrogar a Rodvelt, que estaba en la cárcel, el hombre confesó cómo había creado su trampa. Por esa misma razón, decidieron acusarle de asalto a un oficial federal.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?