Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 12 de Diciembre de 2019

Otras localidades

"Llegué a la poesía hace nueve años, antes nunca había escrito un verso "

Antònia Vicens, ganadora del Premio Nacional de Poesía, explica que comenzó a escribir porque se topó con un poemario en un momento difícil de su vida. Añade que "ya era necesario" que premiaran una obra escrita en catalán

Antònia Vicens, Premio Nacional de Poesía 2018 /

Escribió su primer verso a los sesenta y ocho años, y a los setenta y siete es Premio Nacional de Poesía. Antònia Vicens (Santanyí, Islas Baleares, 1941) dice que la poesía la atrapó hace apenas nueve años. Era verano, y tomaba el sol en la teraza de su casa cuando vio, confiesa, "cómo la vida se le estaba cayendo a pedazos". Y es que esta escritora de narrativa en catalán, "apenas había leído poesía antes, a pesar de que siempre he buscado lo poético en mi narrativa". Sin embargo aquella tarde, agarró el libro que tenía más cerano: era de poesía, y se puso a escribir compulsivamente. "Entonces pensé que la poesía era el utensilio mejor para coger esos trozos que veía que se estaban cayendo en ese momento de mi vida".

Y es que la premio nacional de poesía nunca antes se había dedicado a la escritura poética. Su trayectoria es fundamentalmente narrativa, y con sus obras se ha consolidado como una de las novelistas más conocidas y premiadas en la órbita de la lengua catalana. Ganó el Sant Jordi de novela en 1967 con 39º a l'ombra y en 2008 obtuvo la Cruz de Sant Jordi en 1999 por su trayectoria, una docena de novelas. Pero no fue hasta 2009 cuando se lanzó a la poesía con la obra Lovely. "En mi prosa siempre buscaba el halo de la poesía porque en la vida la hay, y en una narrativa también tiene que haber una atmósfera poética porque la poesía está en la vida y en todas partes. Pero nunca me había propuesto escribir un poema, nunca había escrito antes un verso".

Pero desde 2009 ha publicado cuatro poemarios. El último, Tots ells cavalls, del que el jurado ha destacado "una expresión seca, dura, inquieta y fulgurante”. Un texto que "podría ser también una narración", dice, "porque hay unos personajes que landean volando a través de todos los poemas y conforman una historia". Dice que su actitud narradora está vigente en su poesía, y preguntada sobre si no es partidaria de una división ortodoxa entre ambos géneros, contesta que "a pesar que ahora está de moda apostar por no diferenciar los géneros, yo creo que ambos tienen una exigencia muy diferente: la narrativa se expande y la poesía se contrae, es un trabajo totalmente opuesto. Y me apasiona ahora comprimir lo que quiero contar, que es lo que exige la poesía".

Tots el cavalls parte de la imagen "de un hombre que está agonizando y de una mujer, la suya, que sale a buscar a su hija para contarle que su madre se está muriendo. En esa búsqueda, encuentra a una amiga que murió años atrás e inician un diálogo. En este diálogo se mezcla el subconsciente, la memoria y la búsqueda de la belleza de la vida con todo el terror que también hay".

Y es también la tercera obra en catalán premiada en este certamen desde su inicio en 1922. Antes de Vicens, obtuvo el premio Joan Vinyoli con Passeig d´aniversari en 1985, y Joan Margarit por Casa de Misericòrdia en 2008. "Era neceserio", afirma Vicens, que a la pregunta sobre qué significado puede tener premiar a una obra en catalán en este momento, responde que "la literatura es arte aunque sea en una lengua que solo hablen dos personas. Las personas que aman la literatura han de hacerlo en cualquier idioma". Vicens escribe solo en catalán, su lengua materna y de oficio, "mis herramientas son mis palabras, las palabras de mi calle, las que tienen aquella autenticidad. Cuando de niña escuchaba a la gente del campo o del mar hablar pensaba que tenía que hacer volar esas palabras. Y sigo trabajando con ellas, y son en catalán. No podría hacer una obra auténtica escribiendo en inglés o en castellano".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?