Jueves, 06 de Agosto de 2020

Otras localidades

Estados Unidos

Alarma en EEUU por varios paquetes bomba enviados a políticos y personajes vinculados al partido Demócrata

Las autoridades estadounidenses han interceptado en las últimas horas varios paquetes con material explosivo

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ha denunciado un "patrón político" en los objetivos seleccionados

El presidente Trump hace un llamamiento a la unidad y asegura que la violencia política no cabe en Estados Unidos

Desalojan la sede en Nueva York de la CNN tras hallar un sospechoso paquete / El envío de paquetes con material explosivo a Obama, Hillary Clinton o la CNN desata la alarma en EEUU / ATLAS

Una cadena de paquetes bomba ha movilizado a los servicios de seguridad de Estados Unidos. Se desconoce la autoría pero iban dirigidos a diferentes personalidades vinculadas al Partido Demócrata, desde el expresidente Obama, hasta altos cargos de su administración, el gobernador de Nueva York o una congresista. Los paquetes contienen un explosivo casero, "rudimentario pero funcional", es decir, que podrían haber explosionado, según confirman las autoridades.

Alarma por varios paquetes bomba enviados a políticos y personajes vinculados al partido Demócrata / REUTERS

El FBI ha abierto una investigación criminal a nivel federal. El presidente Donald Trump aseguró que los responsables "de estos actos despreciables" se sentarán ante la justicia. Trump ha mandado un inusual mensaje de unidad, donde "las amenazas y la violencia política no caben en Estados Unidos", dijo en un acto público.

El primer paquete lo recibió el pasado lunes el magnate George Soros, uno de los principales donantes del partido Demócrata, en su domicilio. Anoche los servicios secretos interceptaron otro en la residencia neoyorquina de la familia Clinton. Este martes, los agentes han interceptado otro en la casa de los Obama, en Washington DC.

El pánico se ha desatado cuando el edificio Time Warner, en Manhattan, ha sido evacuado a mitad de la mañana. La programación regular de CNN, que tiene la redacción ahí, se ha interrumpido por la amenaza de bomba y sus periodistas han seguido retransmitiendo desde la calle. El edificio fue desalojado por un paquete postal, dirigido a nombre del exdirector de la CIA, John Brennan, y un sobre con polvos blancos que están siendo examinados.

Más tarde se han conocido otros tres artefactos, uno dirigido al exfiscal general, Eric Holder; otro en la oficina del gobernador de Nueva York, Andrew Coumo, y el séptimo a la congresista de California, Maxine Waters, también demócrata.

Los servicios de inteligencia no descartan ninguna hipótesis, tanto que sea un ataque interno como un acto de terror organizado desde el extranjero. Los agentes aseguran que el mecanismo de los paquetes es similar por lo que creen que una o varias personas se han organizado para hacer el envío.

Con la información disponible hasta ahora se deduce un claro patrón político. Todos los paquetes están dirigidos a altos cargos vinculados con el partido Demócrata, que son además blancos frecuentes de las críticas del presidente Donald Trump.

El gobernador de Nueva York, Andrew Coumo, asegura que hay "un patrón político en estos ataques" que tienen como fin sembrar terror. El alcalde neoyorkino, Bill De Blasio, ha pedido a las autoridades públicas, a los miembros de un partido y otro, que "no promuevan el odio, que no promuevan violencia, que no promuevan los ataques a la prensa". De Blasio reclama respeto para el que piensa diferente.

El mensaje de unidad que ha mandado Donald Trump contrasta con sus intervenciones públicas, especialmente en los últimos actos de campaña de las elecciones legislativas en los que suele descalificar a los demócratas. Un insulto habitual llamarlos "mafia de la izquierda radical". También es recurrente que les acuse de provocar "un asalto contra Estados Unidos y de poner en peligro la seguridad de todos los estadounidenses" al negarse a endurecer las políticas migratorias.

Donald Trump asegura que no va a escatimar en investigar quién está detrás de los paquetes bomba. Los agentes investigan a nivel federal porque no descartan que aparezcan nuevos artefactos.

Los analistas, los políticos, la sociedad, lleva dos años hablando de la polarización y del aumento del odio en Estados Unidos, desde la campaña presidencial de 2016 hasta el día de hoy. Si se confirma que es un ataque provocado por motivaciones políticas, será la evidencia más clara de esta fractura. Queda por ver si el presidente seguirá ahondando en ella -porque hasta ahora le ha dado votos- o si cambiará su tono, priorizando la unidad y la cohesión social al rédito electoral.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?