Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 23 de Agosto de 2019

Otras localidades

Interior identifica a 39 presos que captan para la yihad desde la cárcel

Prisiones vigila además a otros 83 presos sin vínculos con el terrorismo que aparecen como "objetivos vulnerables"

Interior identifica a 39 presos que captan para la yihad desde la cárcel /

Es una de las principales 'misiones' ahora mismo de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias: prevenir la radicalización en las cárceles, uno de los escenarios estrella de los reclutadores yihadistas. Interior tiene identificados a 39 presos que reclutan para la yihad desde prisión. Son internos que no están cumpliendo condena por delitos de terrorismo pero que se han ido radicalizando en el fanatismo radical y se dedican a captar a objetivos vulnerables para la yihad. La mayoría de ellos están en prisión por delitos relacionados con el tráfico de drogas. Cuatro de ellos son españoles y el resto de nacionalidad marroquí y argelina.

Instituciones Penitenciarias tiene bajo su punto de mira además a otros 83 internos que están siendo objetivos vulnerables para estos reclutadores. Tampoco cumplen condena por delitos de terrorismo, la mayoría están condenados por tráfico de drogas y según fuentes de Instituciones Penitenciarias están en situación de exclusión social. En total actualmente hay 129 presos que están en la cárcel por su vinculación con el terrorismo yihadista. De este total, 65 son de nacionalidad española. El plan de prevención y tratamiento del fenómeno yihadista lo puso en marcha la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias en julio de 2014.

Interior estableció un protocolo de prevención de la radicalización yihadista a través de una normativa interna que incluye el seguimiento e intercambio de información de estos reclusos que se dividen en tres grupos. Actualmente en el Grupo A hay 131 internos que se encuentran cumpliendo condena por hechos relacionados con el terrorismo yihadista o de corte internacional. En el Grupo B están los identificados como reclutadores.

Ahora mismo hay 39 personas identificadas como posibles 'captores' que no están cumpliendo condena por delitos de terrorismo pero se les controla porque se ha detectado en ellos una "actitud de liderazgo, captador y proselitista que propicia a veces mediante la presión o la coacción el adoctrinamiento". En el grupo C están identificados los objetivos vulnerables. Son presos que sin estar implicados en delitos de terrorismo son vulnerables para su captación y radicalización porque presentan "indicios de fanatismo islamista en situaciones de frustración personal o exclusión social".

Redada en las cárceles contra el radicalismo yihadista

El pasado 1 de octubre Instituciones Penitenciarias y la Guardia Civil llevaron a cabo una operación contra el radicalismo yihadista en diferentes cárceles españolas. Acabaron siendo interrogados más de 30 presos que cumplían condena en 17 prisiones ubicadas en diferentes puntos de España. Según fuentes próximas a esta investigación la red la lideraban cinco reclusos que captaban para la causa yihadista a presos de otras prisiones y del mismo centro penitenciario.

Los captadores cumplen condena por integración en organización terrorista y enaltecimiento del terrorismo y los captados son mayoritariamente internos condenados por tráfico de drogas. En los registros policiales que se hicieron en las diferentes celdas registradas se incautaron dos pinchos de fabricación casera realizados con cuchillas y cúters que dos de los internos investigados tenían escondidos en sus habitaciones.

Hay constancia policial de amenazas que se habían hecho de forma escrita contra funcionarios concretos y que se habían denunciado previamente. De hecho la investigación baraja que se podrían haber dado posibles ataques yihadistas en el interior de las cárceles teniendo en cuenta hechos como los ataques yihadistas en el interior de la prisión francesa de Osny en el año 2016, en el que un interno atacó a varios funcionarios de prisiones o el de la prisión de Lieja en Bégica cuando durante un permiso penitenciario, un interno radicalizado asesinó a dos policías y a un civil.

Entre la documentación incautada se han localizado centenares de cartas enviadas desde diferentes prisiones por los 'cabecillas' de la red en las que se daban instrucciones para unirse a las filas del grupo terrorista Daesh. Según fuentes de la investigación se había establecido lo que ellos mismos denoniman "programa de patio" con actividades que pasan por hacer pintadas con alusiones a Alá o deporte para estar preparados fisicamente ante situaciones de riesgo.

La Guardia Civil tiene identificado al líder de esta red de proselitismo. Es Mohamed Acraf y fue encarcelado tras la 'Operación Nova'. Entre los investigados que han sido señalados en las últimas horas están dos de los condenados por el 11-M: Jamal Zougan y Hasam el Haski. Según Interior el proceso de adoctrinamiento se producía cara a cara mediante interacciones con otros presos y también a través de cartas que mandaban a otros presos en otras cárceles.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?