Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 21 de Julio de 2019

Otras localidades

Sánchez no tiene previstos contactos con la disidencia en su viaje oficial a Cuba

  • El PSOE rechazó una resolución del PP en el Parlamento europeo contra la violación de DDHH en Cuba
  • El diario oficial Granma destaca la "voluntad de diálogo" entre ambos gobiernos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. / ()

En la escalinata del hotel donde se alojará Pedro Sánchez en La Habana la alfombra roja lleva ya dos días puesta. Por primera vez en 32 años, un presidente del Gobierno español hará una viaje oficial a Cuba este jueves y viernes y, aunque serán solo 24 horas de agenda, el objetivo de la visita no es menor: persigue "normalizar, estabilizar y dar profundidad" las relaciones institucionales entre ambos estados mucho después de las visitas a la isla de los presidentes de Estados Unidos, Francia o Portugal y allanar el camino a las empresas españolas en un momento en el que Cuba se está abriendo cada vez más a las inversiones extranjeras. Un paseo por La Habana da buena idea de ello: de los andamios que rodean edificios históricos en restauración cuelgan carteles con los nombres de las empresas foráneas que, de la mano del Gobierno, convertirán los palacios en ruinas de La Habana Vieja en hoteles que quieren tener listos para dentro de un año, cuando se cumplen los 500 años de la fundación de la capital caribeña.

"Se notaba la ausencia de España a nivel de presidente", explican los organizadores del diseño de este viaje en La Moncloa que, igual que creen del todo oportuna la expedición empresarial que acompaña a Sánchez (se trasladarán en el avión presidencial representantes de grandes y medianas empresas de distintos sectores), también justifican que no esté previsto, al menos en principio, ningún contacto con representantes de la disidencia en Cuba. "No se trata de ponernos medallas, sino de ser eficaces", argumentan. No se ha cerrado una cita con los opositores como tampoco la tuvieron, según esgrime el equipo de Sánchez, otros presidentes occidentales que han hecho su viaje oficial a Cuba antes que el jefe del Ejecutivo español.

Emprendedores locales y periodistas independientes

Por ahora, lo que tiene previsto La Moncloa es un encuentro en la Embajada española con representantes de la sociedad civil cubana, entre ellos cuentapropistas (empresarios privados autónomos que han abierto sus negocios en la isla, sobre todo, relacionados con el sector servicios), también artistas (el actor Jorge Perugorría), intelectuales (el Princesa de Asturias Leonardo Padura) o periodistas independientes, como los promotores de la revista digital 'El Estornudo', ajenos a la prensa oficial que lanza la propaganda del régimen.

Ese contacto, también el previsto con centenares de representantes la colonia española y los cubanos nacionalizados a través de la conocida como Ley de Nietos, se va a producir después de que Pedro Sánchez se haya visto con Miguel Díaz Canel, presidente de Cuba, en la Plaza de la Revolución, donde cumplirá con el protocolo local de ofrecer flores a la estatua de José Martí y mantendrá además una cena oficial. Se verán primero a solas y luego miembros de sus equipos (los ministros Borrell y Maroto acompañan al presidente) y, aunque no está previsto que haya comparecencia conjunta posterior ante los medios para explicar el contenido de la reunión, La Moncloa defiende que parten con la idea de "hablar de todo", no obviar ningún asunto, mantener un "diálogo franco con Cuba" sobre todos los temas.

Granma destaca la "voluntad de diálogo" de ambos gobiernos

Se sentarán los gobiernos de España y Cuba en un momento en el que se está elaborando una nueva constitución en la isla y en el que el diario 'Granma' dedica una página completa en su edición de este miércoles a una información que se titula España y Cuba ante un nuevo escenario. Dedica gran parte de su contenido a una entrevista con Enrique Santiago, secretario general del PCE, (partido junto a Unidos Podemos al que identifica como hacedor de estas nuevas relaciones internacionales) pero se encarga de subrayar que "la visita del presidente de España a la Isla confirma la voluntad de ambos gobiernos de fomentar el diálogo político y los vínculos institucionales que respaldan el impulso a las relaciones".

Rechazo a una resolución del PP sobre los derechos humanos

Por lo pronto, el presidente español llega a La Habana solo unos días después de que su partido haya rechazado en el Parlamento europeo una resolución del grupo popular sobre la vulneración de derechos humanos en Cuba. Los socialistas la consideraron "inoportuna y oportunista" con el único objetivo, según dicen, de "deslegitimar" la visita del presidente a Cuba, incluyendo el debate en la agenda solo dos semanas antes del viaje oficial de Sánchez. El grupo socialista registró un texto alternativo que no se debatió porque salió adelante la propuesta popular por una diferencia escasa, 325 a favor y 240 en contra.

El régimen cubano no ha pasado por alto este debate y el diario oficial 'Granma' ha publicado en portada el rechazo de los parlamentarios cubanos a esta resolución del Europarlamento que los socialistas no secundaron porque, según explican, siguen apostando "por la apertura del diálogo entre la Unión Europea y Cuba en línea con lo que hace el resto del mundo". Del mismo modo, en la reciente Cumbre Iberoamericana, salió adelante un comunicado en el que los 22 países de la comunidad, incluido España, pidieron el fin del bloqueo de Estados Unidos a Cuba.

Posicionar a las empresas españolas

En cualquier caso, el viaje oficial del jefe del Gobierno, más de tres décadas después de que fuera Felipe González, tiene una finalidad eminentemente económica. España es el país con más empresas mixtas y sucursales en Cuba. El plato fuerte de la jornada de viernes en La Habana va a ser un foro con 200 empresas para analizar la situación en la isla, las dificultades que encuentran y las oportunidades de negocio. Con Sánchez viajan en el avión representantes de Telefónica, Iberia, Aena y también de pymes interesadas en la isla. Son 24 las que acompañan al presidente en esta expedición. El objetivo fundamental es posicionar bien a las compañías en la carrera por invertir en Cuba y hacer que las buenas relaciones institucionales lo faciliten.

Serán 24 horas las que destinará el presidente español por primera vez en 32 años a su visita oficial a Cuba. En 1999 estuvo José María Aznar en La Habana, pero para participar en una Cumbre Iberoamericana en la que también participaron los reyes Juan Carlos y Sofía. Eso es lo que recuerdan los guías a los turistas españoles cuando pasan por el Palacio de los Capitanes Generales. Lo evocan como un gran hito: "Ahí se sentaron en la silla presidencial los reyes de España". El viernes será Pedro Sánchez quien pasee entre las palmeras y las baldosas de madera de la Plaza de Armas de La Habana.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?