Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 05 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El juicio oral contra Rato y la excúpula de Bankia comienza el próximo lunes

Más de siete años después de la salida a bolsa de Bankia, sus responsables se sientan en el banquillo

Rodrigo Rato, en una fotografía de archivo. /

El lunes comienza el juicio oral contra el expresidente de Bankia Rodrigo Rato, su exvicepresidente, José Luis Olivas, y una treintena de antiguos directivos de la entidad por presunta estafa a los inversores y falsedad en las cuentas presentadas para la salida a Bolsa realizada en 2011 para los que la fiscalía solicita penas de entre dos años y medio y doce años. Se prevé que El juicio pueda prolongarse durante 80 sesiones hasta junio de 2019.

Siete años y medio después de que se celebrara la salida a Bolsa de Bankia, en julio de 2011, los principales responsables de la entidad y de vigilar sus cuentas se sentarán en el banquillo para que el tribunal pueda decidir si la operación fue un engaño y, en consecuencia, si deben caer sobre ellos responsabilidades penales.

Según el ministerio público, durante la operación, realizada en julio de 2011, el folleto de la salida a bolsa "ocultó" a los inversores que el negocio ordinario bancario y parabancario de Bankia, heredado de las cajas, no era viable en un entorno de crisis sin recibir ayudas.

El juez Andreu consideró probado que los administradores de Bankia aprobaron unas cuentas maquilladas que no reflejaban la verdadera situación de la entidad en el momento de su salida a bolsa. Y entregaron a los accionista "una información que no les advertía de los riesgos al socaire de una ficticia apariencia de credibilidad y solvencia".

La estafa a los inversores se produjo en julio de 2011, por el dinero captado en el debut bursátil de la entidad, que menos de un año después tuvo que solicitar un rescate a Europa, cercano a los 22.424 millones de euros.

Bankia y su matriz, BFA, sostienen que de los 180.000 pequeños accionistas que participaron en la salida a bolsa, quedarían por indemnizar apenas unos 170, de los que habría que restar a los perjudicados ya fallecidos.

La Fiscalía Anticorrupción solicita para Rodrigo Rato cinco años de prisión por presunta estafa a inversores, aunque le exime del supuesto delito de falsedad contable que le atribuyen las acusaciones particulares y populares. Además, solicita para el exministro de Economía una multa de 60.000 euros e inhabilitación especial para el ejercicio de sufragio pasivo y la actividad bancaria durante el tiempo de la condena.

Acusados

El banquillo estará compuesto por el exnúmero uno de Bankia y exvicepresidente del Gobierno, Rato, y otros tres exdirectivos que formaban parte del grupo al que acusa la Fiscalía Anticorrupción: José Luis Olivas, hombre fuerte de Bancaja y exnúmero dos del banco nacionalizado; José Manuel Fernández Norniella, ejecutivo de confianza de Rato en Bankia; y Francisco Verdú, exconsejero delegado, que llegó poco antes de la salida a Bolsa de Banca March.

La Fiscalía pide para el exconsejero delegado Francisco Verdú, dos años y siete meses; para el exvicepresidente José Luis Olivas cuatro años de prisión y tres años para el exconsejero José Manuel Fernández Norniella.

Hay otros 27 acusados entre exconsejeros y exdirectivos, más otros tres representantes de las sociedades procesadas: Bankia, BFA y Deloitte. Todos ellos se aferrarán a la doctrina Botín durante las cuestiones previas que arrancan el lunes 26. Defenderán que, como la Fiscalía no les acusa, no hay caso para ellos, aunque exista la acusación popular.

Testigos

El exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que declaró en calidad de investigado en la fase de instrucción, el resto de técnicos del organismo que declararon durante esa fase y el actual presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, declararan como testigos. También lo hará el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, y, si no se excusa, a la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

El juez implacable

Fernando Andreu aseguro en el procesamiento que "se desprenden indicios racionales y suficientes de que la situación financiera narrada en el folleto informativo y las perspectivas del emisor, no serían las reales, pues no reflejaban ni la imagen de solvencia publicitada y divulgada, ni la situación económico financiera real de la sociedad, puesto que de la pericial practicada se desprenden indicios de la incorrección e inveracidad de la información contenida en el folleto".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?