Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

LA VENTANA LA VENTANA Àngel Llàcer en 'La Ventana de la tele'

Otro gas está destruyendo la capa de ozono

El aumento en el este de Asia de las emisiones de cloroformo podría retrasar la recuperación de la vital capa de ozono otros 8 años más, según denuncia un informe del MIT, el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Estado de capa de ozono, /

La recuperación de la capa de ozono es muy importante, porque protege a la Tierra de los rayos ultravioletas del Sol. Pero podría retrasarse ocho años más, porque las emisiones de cloroformo (un gas incoloro) están ahora aumentando en los países del este de Asia, como Japón, China y Corea del Sur, según advierte un informe del MIT, que publica la revista especializada “Nature Geoscience”.

El cloroformo se utiliza ahora, sobre todo, para la fabricación de productos como el teflón (un aislante) y varios gases refrigerantes.

Según la investigación realizada por el MIT entre los 2010 y 2015, las emisiones y concentraciones de cloroformo en la atmósfera de nuestro planeta han aumentado de forma significativa (un 20%) y esto está contribuyendo a agravar el problema del “agujero” en la capa de ozono, que se detectó hace 40 años.

"La recuperación del ozono no es tan rápida como la gente esperaba, y demostramos que el cloroformo frenará aún más este proceso" asegura el coautor de este estudio, Ronald Prinn, profesor de Ciencias Atmosféricas en el famoso MIT.

Aumento significativo

El cloroformo se encuentra entre las llamadas "sustancias de muy corta duración" y, por esa razón, no está incluido en el Protocolo de Montreal, el acuerdo mundial que ha permitido la recuperación progresiva de la capa de ozono al prohibir el uso de productos muy dañinos como los “Cefeses”.

Sin embargo, al cesar las emisiones de los gases de mayor duración, la recuperación de la capa de ozono se puede frenar con el efecto negativo de los de corta duración. Y este es el caso del cloroformo y otros gases no menos peligrosos.

13 estaciones

Desde al año 1978, 13 estaciones repartidas por todo el mundo miden la extensión del agujero en la capa de ozono y usan instrumentos automatizados para analizar las concentraciones atmosféricas de más de 50 gases que destruyen el ozono.

Gracias a este ingente trabajo, los investigadores del MIT han podido detectar que están aumentando las concentraciones de cloroformo en todo el mundo desde inicio de esta década. Además, la cantidad de cloroformo en la atmosfera del hemisferio norte triplica a la del hemisferio sur.

Según los cálculos del MIT, desde el 2010, las emisiones mundiales se han disparado un 20%, alcanzando los 324 kilotones por año en el 2015 y que este aumento ha sido mayor en Japón, China y Corea del Sur.

Y hay un segundo problema. El hecho de que el aumento de cloroformo se origine en el este de Asia empeora la situación, porque los fuertes vientos que afectan a esta región (como los provocados por los tifones y los monzones) pueden impulsar más este gas a la estratosfera, donde se descompone el cloro que “devora” el ozono.

 

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?