Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 24 de Julio de 2019

Otras localidades

Juan Guaidó y los "millones de venezolanos que quieren el cambio"

El delfín de Leopoldo López se curtió en los movimientos estudiantiles antes de dar el salto a la política

Juan Guaidó (mirando hacia atrás), junto a otros cargos electos que se sumaron a la huelga de hambre en 2015. / ()

Cuando Paco Quiroga y quien suscribe conseguimos entrar en Caracas en junio de 2015 y nos encontramos con el responsable de la empresa de transporte que nos iba a dar servicio en ese paraíso en la tierra que hay en Latinoamérica no sabíamos qué hacer. No sabíamos adónde ir. César Rodríguez, empresario venezolano hoy exiliado junto a su familia en Canadá, nos dijo que si queríamos conocer a la oposición venezolana se había convocado una vigilia en la iglesia de la Chiquinquirá de Caracas donde estarían los dirigentes políticos y los rostros más conocidos de la lucha contra el régimen de Nicolás Maduro: Lilian Tintori, Patricia de Ceballos y Mitzy Capriles.

Era el preludio de la llegada a Venezuela de Felipe González. El expresidente español se sumaba a los equipos jurídicos de Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas encarcelado y de Leopoldo López, líder de Voluntad Popular, también encarcelado. La justicia venezolana con minúsculas les atribuía un rosario de supuestos delitos y había citado a declarar a Ledezma, pero la llegada de González aplazó el interrogatorio.

En esa iglesia de Caracas conocí a Juan Guaidó. El delfín de Leopoldo López, bajo las órdenes de Freddy Guevara, llevaba el partido mientras López se encontraba en la prisión de Ramo Verde. César me dijo: “Entrevista a este hombre si quieres saber lo que ocurre aquí (…) estoy seguro de que algún día Juan será importante para Venezuela”. Un visionario.

Juan Guaidó, durante la huelga de hambre en 2015. / PEDRO JIMÉNEZ

Guaidó me explicó que los venezolanos no se merecían al gobierno de Nicolás Maduro porque no tenían esperanza ni podían acceder a lo más básico. No había medicinas. “Si no tienen mi medicamento habrá que parirlo, que es lo que decimos aquí”, me confesó una señora a la salida de la consulta médica. Juan Guaidó me habló de la inflación y me explicó que era intolerable que los venezolanos solo pudieran ir una vez a la semana a comprar al supermercado sin saber lo que iba a haber en las estanterías porque nunca había de todo. Y esto pasa, remachó, mientras Maduro y los suyos esquilman este país y se llevan fuera nuestro dinero. Ese joven que se había curtido en los movimientos estudiantiles, empezaba a dar sus primeros pasos en política con el entusiasmo propio de quien quiere cambiar las cosas.

Unos días después nos volvimos a encontrar porque la oposición había convocado una huelga de hambre en la capital en solidaridad con el casi centenar de presos políticos que llevaban varias semanas sin comer en prisión. Guaidó, diputado entonces, lideraba la iniciativa y me dijo que lo hacía “por los millones de venezolanos que quieren el cambio. Casi cuatro años después, Juan Guaidó ha tomado la alternativa. Quiere cambiar las cosas

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?