Últimas noticias Hemeroteca

Una pareja se casa en una funeraria después de que el ayuntamiento cancelase la boda a última hora

Los compañeros de trabajo de la novia decoraron la ceremonia con adornos de un bazar chino cercano

Alba Rivera y José Casafont tenían todo prepado para casarse el pasado 24 de diciembre en el Ayuntamiento de de Sant Fruitós de Bages, la localidad barcelonesa donde viven, pero tres días antes Alba recibió una llamada del consistorio: no se podría celebrar la boda porque la sala de plenos que iba a acoger el evento estaba en obras. Un error del ayuntamiento que no revisó la agenda antes de empezar la reforma y que les dejó con poco margen de maniobra para organizar todo de nuevo.

Según cuenta NacióDigital, cuando Alba recibió esa llamada del ayuntamiento estaba en la funeraria donde trabaja celebrando la comida de Navidad. El ayuntamiento les ofreció hacer la ceremonia en la Biblioteca pero debían responsabilizarse de la megafonía y era viernes, la boda era el lunes y con el fin de semana por medio era complicado contratar nada. También intentaron casarse en Brucardes, el pueblo donde Jose vivía de soltero, pero no había tiempo para alquilar una carpa ni sillas para los 50 invitados. Por eso, en mitad de la comida de empresa y en plena crisis por no tener sitio para la boda surgió la opción que más les convenció: celebrarla en la funeraria.

Una vez solucionado el sitio, ya solo quedaba avisar a los invitados y al fotógrafo del cambio de lugar. Los compañeros de trabajo de Alba decoraron la funeraria horas antes de la boda con adornos de un bazar de chinos. Y finalmente la pareja contrajo felizmente matrimonio... a pesar de todo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?