Últimas noticias Hemeroteca

Alerta por invasión de osos polares hambrientos y agresivos en Rusia

Los osos se pasean por las calles y carreteras, llegando a entrar en vivendas en busca de comida

La manada de osos ha llegado al asentamiento. / YouTube

El pasado mes de diciembre, una manada compuesta por 52 osos polares irrumpía de forma agresiva en Belushya Guba, una aldea situada en el archipiélago de Novaya Zemlya (Rusia), en busca de alimentos. Con la disminución del hielo marino en el Ártico debido al calentamiento global, los osos polares han cambiado sus hábitos de caza y han optado por acercarse a los asentamientos humanos para sobrevivir.

Desde entonces, la manada de osos siembra el caos en esta aldea, donde las más de 2.000 personas que viven no pueden ni salir de casa por miedo a estos animales. De hecho, hace apenas unos días, las autoridades de este asentamiento situado más allá del Círculo Polar de la región rusa de Arkhangelsk, han decretado el "estado de emergencia", tal y como ha dado a conocer el jefe de la administración del archipiélago, Jigancha Mousin, a través de un comunicado.

Los osos se adentran en los hogares en busca de comida

Según explica Mousin, nunca antes había pasado algo semejante en Belushya Guba: "Vivo en Nueva Zembla desde 1983 y nunca vi una invasión tan masiva de osos polares". El jefe de la administración asegura que hay entre seis y diez osos polares recorriendo constantemente en el territorio del asentamiento y que algunos de ellos han llegado a entrar a edificios residenciales y oficinas en busca de alimento.

De hecho, Mousin ha reconocido que, a pesar de las medidas para contener a la manada, algunos de estos osos han llegado a agredir a los vecinos de esta localidad, quienes temen por por su seguridad: "La gente tiene miedo. Temen salir de sus hogares y se les rompe la rutina diaria. Los padres temen que los niños vayan a la escuela o jardín de infancia".

Cómo hacer frente a la manada

Según ha dado a conocer el jefe de la administración del archipiélago, se han instalado vallas adicionales, patrullas especiales y sonidos molestos cerca de los parques para garantizar la seguridad de los niños. Mientras tanto, el personal militar y los empleados son enviados a sus puestos de trabajo en vehículos especiales. Todo ello para garantizar la seguridad en una aldea que está constantemente vigilada por las autoridades.

A pesar de ello, las medidas no han funcionado. Mousin ha dado a conocer que los osos han perdido el miedo a las señales ni ante los coches patrulla. Por esa misma razón, y dado que la caza de osos polares está prohibida porque Rusia los clasifica como una especie en peligro en extinción, las autoridades buscan nuevas soluciones para acabar con la invasión.

De cara a los próximos días, un equipo de expertos llegará al archipiélago para evacuar y prevenir los ataques de los osos a los humanos. A pesar de que los expertos no contemplan el uso de armas de fuego, afirman que no dudarán en sacrificar a los osos si no consiguen resolver la situación.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?