Últimas noticias Hemeroteca

Cómo hacerse con el control de un ordenador ajeno mediante un cable USB

El experto en seguridad Mike Grover muestra cómo llevar a cabo ataques a distancia a través del wifi

Grover muestra cómo un cable USB puede acabar hackeando tu dispositivo. /

Las técnicas empleadas por los piratas informáticos para hacerse con el control de los ordenadores de terceras personas son cada vez son más sofisticadas. Durante los últimos años han pasado de infectar los ordenadores a través de correos maliciosos a realizar sus ataques de forma completamente remota a través de la conexión Wifi sin que el propietario se entere.

Recientemente, el experto en seguridad Mike Grover ha demostrado que es capaz de convertir un simple cable USB en un dispositivo que permite realizar ataques a distancia. Un cable, de apariencia idéntica a los convencionales, que permite al pirata informático ejecutar comandos a través del wifi y controlar el sistema como si tuviera el control del teclado o del ratón.

Así funciona

En declaraciones al medio especializado Naked Security, el experto en seguridad explica que hacerse con un ordenador ajeno a través de esta técnica es tan sencillo como conectar el cable modificado en un ordenador con Linux, Mac o Windows. Una vez hecho esto, el pirata informático podrá controlar el dispositivo como si estuviera físicamente presente sin levantar ningún tipo de sospecha.

Todo gracias a un chip integrado en el cable USB y una aplicación móvil, mediante la que el atacante podrá conectarse al ordenador de forma remota y enviar sus propias órdenes al ordenador. Según explica Grover, el cable puede ser utilizado tanto para instalar malware como para acceder a páginas de phising, modificar la configuración wifi o incluso instalar sistemas operativos completos.

El objetivo principal de Grover

El experto en ciberseguridad asegura que, a día de hoy, su cable con una placa wifi integrada es prácticamente indistinguible de los cables USB tradicionales. Después de más de invertir más de 4.000 dólares en el proyecto y más de 300 horas en el desarrollo de este dispositivo, Grover reconoce que cualquier usuario podría confundir su trampa con un cable tradicional.

Por suerte, este dispositivo no está a la venta. Según ha dado a conocer el investigador, su objetivo principal pasa por dar a conocer este problema a los principales expertos en ciberseguridad para trabajar de forma conjunta en una solución. Por lo tanto, y a pesar de que sea bastante improbable que suceda algo similar en tu casa, es recomendable que tan solo conectes aquellos cables o dispositivos USB de confianza.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?