Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 23 de Agosto de 2019

Otras localidades

La ONU cree que Israel puede haber cometido "crímenes de guerra" en protestas en Gaza

La Comisión ha mirado con lupa lo ocurrido desde finales de marzo de 2018 hasta el 31 de diciembre del año pasado

Varios manifestantes palestinos ante un muro de gas lacrimógeno / ()

Meses de investigación de una comisión independiente de la ONU sobre las manifestaciones que se celebran semanalmente en la frontera entre Gaza e Israel hacen pensar que el ejército israelí cometió excesos que “podrían constituir crímenes de guerra y de lesa humanidad”. Es la conclusión del informe publicado este jueves en Ginebra por los responsables de esta comisión, que han instado a Israel a realizar una “investigación inmediata” sobre lo sucedido.

“Tenemos suficientes elementos para creer que durante las llamadas Marchas del Retorno, los soldados israelíes cometieron violaciones de los derechos humanos y de la ley humanitaria internacional. Algunas de estas violaciones pueden constituir crímenes de guerra o de lesa humanidad y deben ser inmediatamente investigados”, ha dicho el responsable de la comisión, el argentino Santiago Cantón.

La Comisión ha mirado con lupa lo ocurrido desde finales de marzo de 2018 hasta el 31 de diciembre del año pasado. Ha hecho 325 entrevistas a víctimas y testigos y ha recabado 8.000 documentos para sustentar sus afirmaciones, algunos de ellos material audiovisual, incluso imágenes de drones.

Apoyándose en esas pruebas, la Comisión cree que hay elementos que hacen pensar que los soldados israelíes “dispararon intencionalmente” a reporteros, paramédicos, niños o discapacitados y también tuvieron como blanco a “personas que no estaban participando en las manifestaciones”. En este periodo, 189 palestinos murieron en las protestas, 183 de ellos por heridas de bala. De los 189, 35 eran niños, tres eran personal médico y dos periodistas, todos ellos claramente identificables.

Además, en el mismo periodo 6.106 personas resultaron heridas de bala y otras 3.098 resultaron heridas por esquirlas, balas de goma o bombas de gas lacrimógeno. Paralelamente un soldado israelí resultó muerto y otros cuatro resultaron heridos.

“No puede haber justificación para matar y herir a periodistas, médicos o personas que no representan ninguna amenaza. Particularmente preocupante es tomar como blanco a niños o personas con discapacidad”, ha dicho Sara Hossain, miembro de esta comisión.

Según datos de la ONU, en el periodo estudiado hubo 122 personas que tuvieron una pierna amputada debido a las heridas sufridas, de las cuales 20 eran menores de edad.

La Comisión también señala que Israel ha argumentado que estas protestas eran “actividades terroristas protagonizadas por grupos palestinos armados”, pero concluyen, tras su investigación, que “las manifestaciones eran actos civiles con claros objetivos políticos”. “Es un grito de ayuda de parte de una población desesperada”, ha dicho Cantón, señalando que Israel, la Autoridad Palestina y el movimiento islamista Hamas, que gobierna en Gaza, tienen su parte de responsabilidad en dicha desesperación.

Los expertos de la ONU también han estudiado el lanzamiento de cometas en llamas y otros artefactos incendiarios por parte de palestinos hacia territorio israelí, lo cual provocó daños materiales y sembró el pánico en familias israelíes. “La comisión estima que Hamas es la autoridad de facto en Gaza y cometió un error al no impedir estos actos”, dice el informe.

Israel debe “investigar cada muerto y herido en estas protestas de manera inmediata, imparcial e independiente, de acuerdo con las leyes internacionales, con el fin de saber si hubo crímenes de guerra o contra la humanidad perpetrados en Gaza y de encontrar a los responsables”, concluye el informe, instando además a Israel a levantar el bloqueo que impone en Gaza desde hace más de una década y a mejorar la vida diaria de los habitantes de la Franja.

Las autoridades israelíes han reaccionado rápidamente y han calificado el informe de la ONU de “parcial, hostil y mentiroso”, en palabras del ministro de Exteriores, Israel Katz.

“Israel no permitirá que Hamas lleve a cabo ataques contra nuestros ciudadanos y nuestra soberanía y mantendrá su derecho a defenderse. Los soldados israelíes seguirán defendiendo a los ciudadanos israelíes contra Hamas y cualquier otra organización terrorista financiada por Irán, cuyo deseo es destruir a Israel”, ha dicho por su parte el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.´

Por su parte, la ONG israelí Btselem, que se opone a la ocupación israelí de los territorios palestinos, ha pedido a los soldados israelíes que se nieguen a cumplir “ordenes ilegales” y no disparen contra manifestantes desarmados en las manifestaciones que siguen celebrándose cada viernes en la frontera.

Las llamadas Marchas del Retorno comenzaron en Gaza a finales de marzo del año pasado para pedir el retorno de los refugiados de la Franja a las tierras de sus padres y abuelos, hoy en territorio israelí. Además, los manifestantes piden cada semana el fin del bloqueo israelí, que les aísla del mundo, pero también del resto de los territorios palestinos. Muchos jóvenes gazatíes, por ejemplo, nunca han podido ir a Ramallah, en Cisjordania, situada a escasos 70 kilómetros. Las protestas también quieren atraer la atención del mundo ante las miserables condiciones de vida de Gaza, donde hay una dramática escasez de electricidad, agua potable y medicamentos y el desempleo bate récords.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?