Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 17 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Diferencias entre voto en blanco y nulo: no es lo mismo un sobre vacío que uno con un chorizo

Abstención, voto en blanco y voto nulo pueden parecer distintas caras de la misma forma de protestar en las elecciones, pero no son lo mismo: cómo votar en blanco, nulo o abstenerse

Ilustración de multitud protestando con carteles en blanco. /

Los partidos políticos que concurren a las elecciones generales del 28-A son plenamente conscientes de la importancia que el voto no decidido va a jugar en el resultado de esos comicios. El barómetro de febrero de 2019 del Centro de Investigaciones Sociológica (CIS), que da la victoria en intención de voto al PSOE de Sánchez (33,3%), estima en un 17,2% los encuestados que no saben o no contestan a qué partido piensan votar.

El porcentaje de indecisos es tan relevante que, en ese mismo sondeo, supera el de los que piensan votar a PP (16,7%), Ciudadanos (15,3%) y Unidos Podemos (14,5%). Así que no es de extrañar que los jefes de campaña traten de pescar en esas aguas para evitar que ese voto se quede en casa.

De hecho, ese mismo CIS prevé que el 28 de abril esa abstención puede ser del 10,3%, aunque en las últimas citas electorales la tasa siempre ha superado el 30%.

Abstención, voto en blanco y voto nulo

Entre el voto que no va a ningún partido pueden darse tres fenómenos que pueden parecer distintas caras de la misma forma de protesta. Pero no son lo mismo.

La abstención es sencillamente no ir a votar. En España, tradicionalmente ha mantenido valores bastante elevados. Las tasas de abstención más altas se registraron en 1979, 2000 y 2011, al superarse el 31%, y, sobre todo, en la repetición electoral de 2016, con un 33,52%.

Se puede llevar a cabo de forma activa, es decir, como una protesta contra el sistema o los políticos; de forma pasiva, por desinterés, apatía política o falta de ganas de ir al colegio electoral; o forzosa, por la existencia de motivos superiores que impidan ir a votar.

El voto en blanco es un voto válido que se queda sin escaños asignados. Lo que sí hace es elevar el umbral para obtener representación, por lo que los partidos más votados tienen más facilidad para conseguir diputados. Ellos son los grandes beneficiados. Se consideran votos en blanco los sobres que no llevan papeleta o, en los casos en los que lleve casillas para rellenar, cuando ésta no lleve ninguna opción marcada.

Esta forma de no decantarse por ningún partido no es demasiado alta en España y su máximo se produjo en las citas electorales de 2000 y 2004, cuando superó el 1,5%. En las elecciones del 26-J de 2016, el voto en blanco se quedó en el 0,74%. El CIS de febrero de 2019 calcula un voto en blanco del 4,1%.

Voto nulo o el caso del chorizo en el sobre

El voto nulo es aquel que, más o menos intencionadamente, se produce de forma irregular, altera, rompe o rasga su modelo oficial, incluye una papeleta diferente o va sin sobre. No computa y a efectos prácticos tiene la misma relevancia que la abstención.

Tanto el voto en blanco como el nulo se mueven en valores parecidos y el dato de voto nulo más alto se produjo en 1982 con casi un 2%, coincidiendo con el dato histórico de participación (casi un 80%) en unas elecciones generales. En las últimas, el voto nulo supuso el 0,93%, un dato muy parecido al que proyecta el CIS de febrero de 2019 (0,9%).

Quizás es esta la práctica más creativa a la hora de ir a votar y las principales anécdotas de las jornadas electorales suelen darse en el momento del recuento. La rodaja de chorizo que encontraron en las andaluzas del 2 de diciembre de 2018 en un sobre con una papeleta para Vox en un colegio de la localidad granadina de Motril es un ejemplo bastante gráfico.

Pero los casos abundan especialmente en épocas de descontento. Alusiones a la serie Juego de tronos, prospectos de analgésicos, papeletas marcadas o pintarrajeadas, pegatinas de botellines de cerveza, preservativos, fotos de futbolistas, textos manuscritos, ... La lista parece no tener fin. Eso sí, sea cual sea la motivación, hay que saber que, a diferencia de los votos en blanco, los nulos no se consideran válidos.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?