Últimas noticias Hemeroteca

Sandra Sabatés: "El humor juega con la provocación y seguiremos haciéndolo"

'El Intermedio' cumple 2.000 programas

Sandra Sabatés, presentadora de 'El Intermedio' /

Durante un tiempo fue la sustituta de Beatriz Montañez, pero no tardó mucho en quitarse esa etiqueta para adquirir identidad propia en 'El Intermedio'. Para algunos es la que le da la réplica a El Gran Wyoming. Para otros, la persona encargada de poner un poco de cordura al humor desenfrenado que a veces manda en el formato estrella de laSexta. Este jueves, 'El Intermedio' cumple 2.000 programas y en la Cadena SER hablamos con la parte más racional del formato: la periodista Sandra Sabatés.

¿Qué balance haces de estos 2.000 programas?

Estamos hablando de algo histórico. 2.000 programas no es una cosa que se consigue cada día, y menos en prime time. Poder decir que estamos en antena desde 2006 es una satisfacción inmensa. Además echo la vista atrás y me doy cuenta que el programa que empezó siendo 'El Intermedio' ha cambiado muchísimo. El tiempo nos obliga a reinventarnos.

¿Qué has aprendido?

Primero, el hecho de trabajar codo con codo con alguien como El Gran Wyoming, un hombre que consigue tener mucha sangre fría en el directo. Gracias a él he ganado mucha seguridad y tranquilidad durante la emisión. Siempre hay unos nervios que me hacen estar alerta, pero he ganado mucha templanza porque él lo vive con mucha calma. Además, 'El Intermedio' es un programa que me ha permitido crecer como periodista. Este último año, por ejemplo, con la sección 'Mujer tenía que ser' he podido experimentar una faceta distinta, trabajando más la parte de las entrevistas.

He ganado mucha templanza gracias a El Gran Wyoming

¿Hay un programa que recuerdes especialmente?

Sobre todo me han marcado mucho determinados reportajes de Gonzo. En 'El Intermedio' hablamos del día a día y hay muchos asuntos que si no se recuerdan parece que no existen. Esta también es una parte importante de los medios de comunicación: tratar algunos temas que si no se van enseñando terminan desapareciendo. Recuerdo el tema que hizo Gonzo sobre la memoria histórica o, recientemente, el testimonio de una persona que estuvo en un campo de concentración franquista. Son relatos importantísimos que no estamos acostumbrados a ver en televisión.

Has sido galardonada con un Premio Ondas, entre otros reconocimientos. ¿Satisfecha?

Además de por los premios que se ha llevado 'El Intermedio' como programa, estoy muy satisfecha con los premios que se ha llevado este último año la sección 'Mujer tenía que ser'. Todos los que formamos parte del programa estamos muy orgullosos, porque era nuestra manera de mostrar nuestro compromiso con el feminismo y porque creemos que es necesario seguir evidenciando la desigualdad que todavía existe en la sociedad.

Sobre el feminismo, ¿crees que se está produciendo un cambio evidente en televisión?

Poco a poco. Pero tiene que ser un esfuerzo de todos y todas, y en todos los ámbitos, empezando por la justicia y la política. En los medios de comunicación tenemos una labor importantísima. Somos el cuarto poder y eso significa que los ciudadanos se hacen una imagen de la realidad a partir de lo que nosotros les contamos, por eso es importante que nosotros demos ejemplo en ese sentido, que seamos los pioneros en utilizar un lenguaje inclusivo, introducir la perspectiva de género en el tratamiento de las noticias y apostar más por dar visibilidad a las mujeres como expertas.

'El Intermedio' tiene un público muy fiel, pero ¿por qué crees que los picos de audiencia se producen en las épocas más convulsas?

La diferencia que tiene 'El intermedio' respecto a un informativo al uso es que nosotros tratamos la actualidad y, además de vestirla de humor, podemos permitirnos dedicar una hora entera a un tema. Ofrecemos la información, pero con más profundidad, y eso es atractivo para el espectador.

La sección 'Mujer tenía que ser' es nuestra manera de mostrar nuestro compromiso con el feminismo

¿Se aprende a vivir con las audiencias, que al final es lo que mide el éxito o el fracaso de un programa?

Siempre se utiliza como referencia para testar cómo lo está viviendo el espectador. Tenemos una base muy sólida que siempre nos está apoyando, pero el dato no nos preocupa excesivamente. Lo vemos, tomamos nota, pero no vivimos condicionados por las audiencias.

¿Cómo viviste el polémico episodio de Dani Mateo con la bandera de Cataluña?

Con mucha tristeza. Se le dio muchísima relevancia al sketch y fue un periodo que mi compañero Dani Mateo lo pasó realmente mal. Sufrió muchísimo porque acabaron metiéndose con su familia, con sus negocios, con su pareja...No me parece nada lógico lo que sucedió alrededor de un sketch que puede ser mejor o peor, pero no deja de ser humor. No fue el más afortunado, pero llegar a amenazar a la familia de la persona que está reproduciendo ese sketch…

¿Os cuidáis ahora más de hacer según qué bromas?

No deberíamos autocensurarnos. No estoy en la elaboración del guion, pero es importante seguir nuestra línea editorial y mantener el perfil del programa, y así nos hemos mantenido. El humor juega con la provocación, que podrá ser mejor o peor, pero seguiremos haciendo eso, humor.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?