Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 09 de Diciembre de 2019

Otras localidades

"Por favor, continúe trabajando": pulseras GPS para controlar a empleados y evitar descansos

La medida ha sido duramente criticada por la sociedad china

Un empleado con una de las pulseras. /

Desde que llegara al poder en marzo de 2013, el Gobierno de Xi Jinping apuesta por la tecnología más puntera para identificar y detener a sospechosos. Desde el programa anticorrupción conocido como Sky Net, una plataforma de vigilancia compuesto por más de 170 millones de cámaras, hasta su sistema de calificación ciudadana, que se puso en marcha el pasado mes de mayo.

Unas medidas que ayudan al gobierno a tener a la sociedad china controlada y a recopilar todo tipo de información de cada ciudadano y ciudadana. Desde los datos más básicos, tales como el nombre o el documento de identidad, hasta sus infracciones de tráfico o sus deudas con el estado, entre otras. Una especie de Gran Hermano cada vez más intrusivo a cada año que pasa.

Pulseras GPS para controlar a los trabajadores

Varios meses más tarde, y después de proyectos como las gafas inteligentes de la policía para identificar sospechosos, los uniformes de seguimiento para estudiantes o los chips geolocalizadores instalados en los diferentes vehículos, llegan las pulseras GPS para controlar a trabajadores.

El pasado 3 de abril, algunos empleados de una empresa de limpieza de la ciudad de Nanjing denunciaban, a través de la red social Weibo, que les habían implementado unas pulseras rastreadoras para tenerles vigilados durante su jornada laboral.

Así son las pulseras. / Weibo

Unas pulseras que no han sido confeccionadas únicamente para monitorear la ubicación de los empleados en cada momento, sino para avisarles si dejan de moverse durante más de 20 minutos. Pasados esos veinte minutos, la pulsera comienza a emitir una señal sonora mientras una grabación les recuerda que tienen que continuar trabajando: "Por favor, continúe trabajando".

La presión pública hace retroceder a la empresa

La medida, duramente criticada por la sociedad china, ha tenido que ser modificada apenas un día más tarde por la compañía. Según ha dado a conocer el South China Morning Post, la presión pública ha aumentado hasta el punto que la empresa ha decidido prescindir de la alerta cada vez que pasen los 20 minutos estipulados.

No obstante, los empleados tendrán que portar el brazalete para que la empresa pueda rastrear su posición y se aseguren de que permanezcan en las áreas de trabajo designadas. En definitiva, nuevo capítulo que vulnera la privacidad de los empleados en China, quienes deberán llevar a cabo sus labores bajo la atenta mirada de los gerentes de la empresa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?