Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

Muere la actriz Bibi Andersson

La actriz sueca, que tenía 83 años, fue una de las musas del director Ingmar Bergman

La actriz sueca Bibi Andersson en una foto de archivo. / ()

Bibi Andersson, considerada como una de las musas del director Ingmar Bergman, ha fallecido a los 83 años de edad. Así lo ha dado a conocer la directora Christina Olofson en declaraciones a la edición digital del periódico sueco Göteborgs-Posten, donde le ha dedicado sus últimas palabras a su amiga: "Bibi fue una gran actriz y una humanista fantástica".

La actriz sueca, famosa por películas como Fresas salvajes (1956), El séptimo sello (1957), Persona (1966), o Secretos de un matrimonio (1973), comenzaba a colaborar con Bergman en 1951, cuando fue reclutada para participar en un anuncio para el detergente Bris. A partir de entonces, Andersson protagonizaría un total de once películas bajo la tutela del director sueco.

Una dilatada trayectoria

Después de formarse en actuación en la Escuela de Teatro de Terserus y en la Escuela de Teatro Dramático Real (1954–1956), la actriz se unía al Royal Dramatic Theatre en Estocolmo, con el que estuvo asociada durante 30 años. Al mismo tiempo, la actriz comenzaba a labrar una carrera cinematográfica junto a otras actrices como Liv Ullmann, Ingrid Thulin y Harriet Andersson.

A pesar de ser reconocida como una de las musas de Bergman, Andersson también trabajó como otros directores John Huston o Robert Altman. Una filmografía en el que podemos encontrar más de sesenta películas entre las que destacan algunas películas como La carta del Kremlin (1970), Quintet (1979) o Arn:Tempelriddaren (2007), última película en la que apareció.

El último adiós

En declaraciones al medio sueco, Ullmann ha explicado que estuvo junto a su amiga en el hospital hacía apenas una semana, con quien cantó por última vez la canción Tuppen og Lillemor: "Sabía que tenía que ir a ver a Bibi a Estocolmo. Estuvimos en el hospital con la familia. Nos cogimos de las manos y sabíamos que sería la última vez que lo haríamos".

De esta manera, Suecia pierde a una de sus actrices más galardonadas de las últimas décadas. Una artista, que llegó a ser una de las primeras damas del teatro escandinavo, que recibía el galardón a la mejor actriz en el festival de Cannes de 1958, el Oso de Plata de la Berlinale en 1963 y el premio Guldbagge hasta en cuatro ocasiones, convirtiéndose así en la única sueca en lograrlo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?