Últimas noticias Hemeroteca

Los testigos de las defensas vinculan la violencia del 1-O a la Policía y Guardia Civil

Testigos aportados por Jordi Sànchez explican que no hubo disturbios donde sólo actuaron los Mossos d'Esquadra

Han comparecido testigos de Barcelona, Girona, Dosrius, Cànoves, Tortosa y Pacs del Penedès

Imagen tomada de la señal institucional de Tribunal Supremo de alguno de los procesados junto a sus letrados. /

Este martes, el tribunal que juzga el procés independentista unilateral ha escuchado casi veinte testimonios de personas que fueron a votar a diferentes puntos de Catalunya durante la jornada del referéndum ilegal de 2017. Son testimonios solicitados por la defensa de Jordi Sànchez, expresidente de la ANC y diputado electo por JxCat tras las últimas elecciones generales que han vinculado la violencia de ese día a la presencia de la Policía Nacional y la Guardia Civil en diversos centros de votación.

Han comparecido testigos que estuvieron en las ciudades de Barcelona y Girona y en distintas localidades, sobre todo de la provincia barcelonesa. En varios de estos escenarios los Mossos d'Esquadra, han contado, renunciaron a intervenir en los colegios al ser un binomio contra cientos de personas: "Los Mossos se mantuvieron apartados y no identificaron a nadie", explicaba por ejemplo Agustí Ferrer, que estuvo en un municipio de Tarragona.

No hubo violencia "ni por un lado ni por otro", explicó por ejemplo Jesús Bricollé sobre el transcurso de la jornada en Sant Vicenç de Castellet. "Mis compañeros me indicaron que los Mossos habían intentado entrar pero debido a la gran cantidad de gente no habían podido entrar", señaló Enric Climent sobre una escuela en Barcelona. "Eran dos", zanjaba Jordi Cuyás para explicar por qué no entraron en el centro de votación de Pacs del Penedès.

El relato, siempre a preguntas del abogado Jordi Pina, cambiaba cuando tocaba hablar de municipios y escuelas donde sí intervino la Policía Nacional o la Guardia Civil, con especial atención a Dosrius. "Uno de los guardias me cogió fuerte y se quedó con la camiseta en la mano. Un compañero suyo me golpeó en la cabeza, en el hombro, en el muslo y luego me dio una patada", explicaba Pere Sitjà.

Los acusados pretenden, con esta batería de testificales de votantes del 1-O, combatir el relato de violencia y conflictividad realizado por los más de 200 agentes de Policía Nacional y Guardia Civil que han declarado en este mismo juicio a lo largo de los últimos meses, acusando a los votantes de estar organizados para repeler la acción policial y judicial contra el referéndum.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?