Últimas noticias Hemeroteca

Catorce años de cárcel por abusar y prostituir a una menor tutelada en Burgos

La Audiencia de Burgos le impone catorce años y seis mese de cárcel por abusos, prostitución de menores y quebrantamiento de condena

Convenció a la niña para que se prostituyese y conseguir un piso para ambos con el dinero que ganase

Manifestación en Murcia contra la sentencia de La Manada /

La Audiencia Provincial de Burgos ha impuesto catorce años, seis meses y un día de prisión a un joven que durante meses abusó sexualmente de una niña de quince años, llegando incluso a prostituir a la víctima en un hostal durante varios días. Según la sentencia, que es recurrible, la niña estaba tutelada por los servicios sociales de la Junta de Castilla y León y accedió a prostituirse convencida de que usarían el dinero que ganase para irse a vivir juntos.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso la Cadena SER, los hechos ocurrieron a lo largo del año 2017 cuando el acusado tenía veintiún años y la víctima quince y estaba acogida en un centro de menores. Mantuvieron una relación en la que, según la resolución, mantuvieron relaciones sexuales, escapándose ella varias veces del centro y sabiendo él que la niña tenía quince años, advertido por trabajadoras del centro y por la propia madre de la víctima.

En un momento dado, según la resolución de la que ha sido ponente el magistrado Francisco Manuel Marín, el acusado convenció a la víctima para que se prostituyera en un hostal de Burgos para alquilar un piso con el dinero que ganase. Sucedió durante varios días en septiembre de ese año y el acusado incluso elegía a sus clientes para que no estuviera con hombres demasiado jóvenes, publicitando sus servicios a través de una página web.

La Audiencia de Burgos, en una sentencia recurrible, ha traducido estos hechos en catorce años, seis meses y un día de prisión además de diez años de libertad vigilada, una orden de alejamiento y una indemnización de 6.000 euros para la víctima. Los jueces le atribuyen un delito de abuso a menor de edad, otro de prostitución de menores y otro más de quebrantamiento de condena: una vez establecida una orden de alejamiento siguió viendo a la menor, escapándose del centro hasta tal punto que no fue posible localizarla para intervenir en el juicio.

Una "falsa ilusión" de cariño

Los jueces describen la especial vulnerabilidad de la víctima: "Presenta unos factores de especial vulnerabilidad y de dependencia emocional con sus posibles parejas debido a las carencias afectivas vividas en su infancia", explica. Según añadieron dos psicólogas en el juicio "para superar esa carencia de afecto, el ejercicio de la prostitución le ha servido porque es una falsa ilusión de que está recibiendo ese afecto y se siente querida, pero luego se siente sucia como todas las niñas de su edad".

Según la documentación judicial del caso, la Policía llegó hasta ella a través de los anuncios que ponía en internet, citándose con ella en el hostal de Burgos en el que se prostituía. En un primer momento la Fiscalía llegó a pedir más de veinte años de cárcel para él, que en todo momento negó haber mantenido relaciones sexuales con ella y haber instado su prostitución durante días. La administración de Castilla y León ejerció la acusación como tutor de la víctima.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?