Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 21 de Julio de 2019

Otras localidades

Qué son las tierras raras y su importancia en la guerra comercial entre China y EEUU

¿Son tan relevantes como para poder desequilibrar la balanza?

El tratamiento de las tierras raras y cómo estas pueden desequilibrar la balanza. / ()

Apenas unos días después de que el gobierno de Donald Trump incluyera a Huawei en su lista negra comercial, un movimiento que implica la imposición inmediata de restricciones que complicarán mucho que el gigante tecnológico pueda hacer negocios con compañías estadounidenses, su homólogo chino Xi Xinping visitaba una fábrica que procesa minerales raros al sureste del país.

Lo que podía ser un compromiso de agenda se convertía, en cuestión de horas, en un gesto que, para muchos, es una auténtica declaración de intenciones. Y es que los minerales raros, comúnmente conocidos como tierras raras, pueden ser el factor que desequilibre la balanza en la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Un concepto, que tal vez no hayas escuchado en la vida, sobre el que empezarás a tener cada vez más noticias.

¿Qué son las tierras raras?

Para conocer más sobre las tierras raras hablamos con la responsable del área de eco y biotecnología del Centro Tecnológico de Investigación Multisectorial (CETIM), Cristina Martínez, quien nos explica que son un grupo de 17 elementos de la tabla periódica que poseen propiedades magnéticas, luminiscentes y electroquímicas únicas. Unas propiedades que las hace vitales para el desarrollo de la tecnología actual.

Tal y como nos cuenta Martínez, estos elementos se dividen en dos grupos: las tierras ligeras (Lantano, Cerio, Presiodimio, Neodimio, Samario, Itrio) y las tierras pesadas (Europio, Gadolinio, Terbio, Disprosio, Holmio, Erbio, Tulio, Iterbio, Lutecio). Y, gracias a ellos, la industria crea la tecnología con la que estamos en contacto a diario. Desde catalizadores e imanes de tierras raras hasta complementos asociados a vehículos híbridos y eléctricos, turbinas eólicas, baterías, electrónica de consumo como ordenadores y redes, fibra de vidrio para comunicaciones, aplicaciones militares y atención médica. Vamos, que son fundamentales a día de hoy.

Ejemplos de tierras raras. / David Becker (REUTERS)

¿Por qué se consideran raras?

Debido a que es muy poco común encontrarlos en una forma pura. A pesar de que los elementos que pertenecen a este grupo son bastante abundantes, estos suelen encontrarse en concentraciones tan pequeñas que la mayoría de los depósitos no vale la pena explotar únicamente por su contenido de tierras raras, según explica Martínez:

"Según las estimaciones del Servicio Geológico de los Estados Unidos, las reservas mundiales de tierras raras son de aproximadamente 120 millones de toneladas métricas, referidas a óxidos de las tierras raras. La mayoría de estas reservas se encuentran en China, con el 55% de las mismas (se estiman unas 44 millones de toneladas métricas), seguidos de Brasil y Vietnam con unos 22 millones de toneladas", relata Martínez.

Una excavadora en una mina de tierras raras. / David Becker (REUTERS)

China, primer productor mundial

A día de hoy, China es el primer productor mundial de tierras raras y de compuestos refinados de tierras raras con un 86% de la producción global en 2017. Pero no solo eso. Tal y como nos explica la responsable del área de eco y biotecnología del CETIM, el país asiático controla en 95% de la oferta mundial de estos elementos a través de cadenas integradas de minería, refinación y suministros.

Debido a ello, China domina el mercado y los países tienen una fuerte dependencia de este país para la obtención de tierras raras. Desde la Unión Europea hasta Estados Unidos. Por esa misma razón, si China decidiera paralizar la exportación de tierras raras, muchos países se verían obligados a buscar nuevas vías de suministro de tierras raras.

China es la primera productora de tierras raras. / CHINA STRINGER NETWORK (REUTERS)

Antecedentes y posibles consecuencias de un bloqueo a Estados Unidos

Un hecho que ya sucedió en septiembre de 2010, cuando China cortó repentinamente su envío de elementos de tierras raras a Japón, tal y como nos cuenta Martínez. Una decisión que afectó gravemente tanto a fabricantes de automóviles como a compañías productoras de alta tecnología, obligando al país a diversificar su suministro de tierras raras.

Por lo tanto, un bloqueo a Estados Unidos supondría un duro varapalo para la nación dirigida por Donald Trump, que tendría que trabajar en una alternativa para poder sacar la industria tecnológica adelante. Un bloqueo que no parece lejos de materializarse. Este mismo miércoles, el periódico del Partido Comunista de China advertía que su país estaba listo para cortar el suministro de tierras raras: "No digáis que no os lo advertimos".

A pesar de que China no se ha pronunciado al respecto, el editor del periódico Global Times Hu Xijin ha dado a entender que esto podría suceder próximamente: "Según me consta, China está considerando seriamente restringir las exportaciones de tierras raras a Estados Unidos. También puede tomar otras contramedidas en el futuro".

La alternativa

Por esa misma razón, y ante los peligros que entraña que China corte el suministro de tierras raras, tanto Estados Unidos como el resto del mundo trabaja en alternativas de cara al futuro. Entre ellas podemos encontrar la de CETIM, que trabaja actualmente en el desarrollo de un proceso basado en la biotecnología, con menores costes e impacto ambiental, en el marco de un proyecto financiado por la Unión Europea: "El objetivo es la recuperación de tierras raras presentes en los residuos de bauxita de la producción de aluminio".

Por otro lado, el Centro Tecnológico de Investigación Multisectorial también está llevando a cabo otro proyecto (financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades) para recuperar tierras raras presentes en las baterías. Concretamente en el preaseodimio. No obstante, todavía queda un largo camino que recorrer para encontrar una alternativa real a las tierras raras.

A pesar de que empresas como Tesla y Renault han conseguido desarrollar motores que no requieren de tierras raras, todavía sigue siendo necesario llevar a cabo más investigaciones para conseguir dichos elementos, tal y como nos explica Martínez. Por lo tanto, Huawei tiene un as de la manga que podría desequilibrar la balanza en favor de los chinos en esta guerra comercial que se libra desde hace ya varios meses.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?