Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 21 de Julio de 2019

Otras localidades

Quedan 460.000 viviendas sin estrenar, sólo 17.000 menos que hace un año

Fomento considera resuelto el stock de la burbuja inmobiliaria, pero otros expertos lo consideran aún enorme

Consecuencias de la burbuja inmobiliaria. /

En España sigue habiendo casi 460.000 viviendas sin estrenar. Eran 459.876 al comenzar el año, según la estadística oficial difundida este jueves por el Ministerio de Fomento, que considera que "la digestión del boom inmobiliario ya se ha producido". Pero expertos consultados por la Cadena SER discrepan. Asignan un valor estimado a ese stock de 46.000 millones de euros, y opinan que aún se necesitarán muchos años para encontrar compradores a este enorme parque de viviendas en zonas de muy escasa demanda.

El Ministerio de Fomento argumenta que el stock procedente de la burbuja inmobiliaria se ha "digerido" porque se ha reducido en un 30% desde su máximo histórico, que se alcanzó en 2009 con 650.000 viviendas sin estrenar.

Pero en 2018 ese stock apenas bajó en 17.000. En un año en que entraron al mercado menos de 60.000 viviendas recién terminadas, frente a las 560.000 de 2008.

La mitad de las viviendas sin estrenar se concentran en la Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía. En Castellón una de cada 17 viviendas no se ha vendido nunca. Está sin estrenar. En Almería está en la misma situación una de cada 22. Hay seis provincias en que el número de viviendas sin estrenar aumentó en 2018: Granada, Sevilla, Soria, Tenerife, Teruel y Valladolid.

Digestión pendiente

José García Montalvo, experto en vivienda de la Universidad Pompeu Fabra, señala que 460.000 viviendas buscando comprador es un número que “sigue siendo enorme y no podemos concluir que se ha producido la digestión de todas aquellas viviendas que quedan sin vender".

Coincide en este análisis Julio Rodríguez, experto en el sector de Economistas Frente a la Crisis, que aventura una estimación de "un precio medio de 100.000 euros por vivienda para 460.000 significa un total de 46.000 millones de euros, que posiblemente estará recogido en los saldos de las entidades bancarias".

García Montalvo recuerda que en 2012 el stock disminuyó en más de 40.000 viviendas. En los cuatro años siguientes esa reducción superó las 20.000 anuales. En los dos últimos años no se alcanza ese número. Una evolución que atribuye al hecho de que está aumentando la construcción de viviendas, y las que entran en el mercado constituyen una competencia creciente, y en ubicaciones mucho mejores que muchas de las que quedaron sin vender tras el estallido de la burbuja.

Contrastes de mercado

Julio Rodríguez destaca el contraste entre la enorme oferta inmobiliaria en zonas sin demanda frente a la creciente dificultad de acceso a la vivienda en las zonas más tensionadas. "Desde que comenzó la recuperación económica —señala— el precio de la vivienda ha subido un 29%, el alquiler un 46% y el salario medio un 13%".

En España está conviviendo —concluye— un enorme parque de viviendas que no interesan prácticamente a nadie con un serio problema de acceso a la vivienda en las zonas de mayor demanda.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?