Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Portugal homenajea al 'Freddie Mercury' luso en el 35 aniversario de su muerte

António Variações revolucionó la música del país vecino con su pop rock ecléctico y desenfrenado

António Variações, en una imagen de promoción. /

La carrera musical de António Variações (1944-1984) fue increíblemente efímera: apenas dos años pasaron entre el estreno de su primer EP en julio de 1981 y su muerte por SIDA casi exactamente dos años después.

Pese a ello, en esos escasos 24 meses el cantante y compositor logró cambiar la música del país vecino y los países lusófonos para siempre, no sólo revolucionando el pop-rock del momento, sino sirviendo como inspiración para generaciones de músicos que vinieron después.

35 años después de su fallecimiento, Portugal está homenajeando al 'Freddie Mercury' luso con eventos en su aldea natal de Fiscal y la cercana ciudad de Braga, y en Lisboa, donde este año las fiestas de la ciudad servirán también para celebrar el genio de su figura.

El barbero de Lisboa

El quinto de 10 hijos, Variações nació en plena dictadura salazarista, cuando Portugal era un país pobre, atrasado y reprimido. Pocos sitios representaban esa miseria como su aldea natal de Fiscal, donde el pequeño Tonito pasaba horas trabajando en la huerta, ayudando a sus padres campesinos. Pese a las condiciones de escasez, consiguió hacerse con un cavaquinho –una especie de ukelele luso– y aprender a tocar el acordeón, y mostró un considerable talento musical desde el principio.

A los 12 años fue enviado a trabajar a Lisboa, donde ejerció de camarero durante el ocaso de la dictadura. Fue en ese contexto que fue reclutado y enviado a luchar en la Guerra Colonial –el Vietnam portugués–, conflicto que sobrevivió de milagro. Poco tiempo después de su vuelta a Portugal llegó la Revolución de los Claveles, y con eso la libertad: de pensamiento, de acción, de movimiento. Aprovechando sus pequeños ahorros, Variações huyó de Portugal y viajó a Londres y Ámsterdam.

Se enamoró del vanguardismo de la ciudad holandesa, de la capacidad que tenían de experimentar con drogas, sexo, y la percepción de la estética. Ahí aprendió a cortar pelo en estilos cada vez más audaces y dejó una larga barba que empezó a teñir de colores llamativos. Cuando eventualmente sintió las inescapables saudades de su país natal, volvió a Lisboa regenerado: ya no era el chaval del norte, sino un hombre del mundo moderno. Se instaló en la capital de la joven democracia lusa, renacido como barbero y hombre abiertamente gay, algo audaz en un país que seguía siendo conservador.

A esta altura, apoyado por sus amigos, Variações comenzó a componer y cantar. Desde el inicio su música era una mezcla de estilos: pop, rock, fado, blues, opera. Aunque consiguió firmar con una editora, ésta no supo qué hacer con él, por lo que pasó años underground, actuando apenas en las pocas discotecas gays de la ciudad, entre ellas la mítica Trumps.

Estrella lusófona

La fortuna de Variações cambia en 1981, cuando la participación casual en un programa de la televisión lusa le convierte en una estrella de un día para otro. Su editora, nuevamente interesada en él, le encarga su EP, que sale un año después. Hoy en día el disco es uno de los más conocidos de Portugal, e incluye grandes éxitos como O corpo é que paga (El cuerpo es el que paga) y Povo que lavas no rio (El pueblo que lava en el río) de su ídola, la fadista Amália Rodrigues.

El éxito del disco le dio el caché suficiente para irse de gira por Portugal, y conocer a la propia Rodrigues, quien se mostró intrigada por el joven barbudo con pantalones bombachos de color menta. Su editora dio luz verde a su segunda colección de temas, Dar e receber (Dar y recibir), presentado a principios de 1984. Este nuevo disco incluyó temas como Deolinda de Jesus, canción dedicada a su madre campesina, y Canção de Engate (Canción de ligoteo), una balada que narra la pasión de un encuentro de dos almas solitarias en una noche misteriosa, y que, en años posteriores, ha pasado a ser un himno de la comunidad LGTBI en Portugal.

Aunque Dar e receber fue todo un éxito en el país vecino, Variações apenas pudo disfrutar de él. Aunque no lo sabía, el cantante era seropositivo, y en la primavera de ese año empezó a mostrar problemas respiratorios. Apenas tres meses después de su última actuación pública, fue ingresado urgentemente en Lisboa, y el 13 de junio de 1984 –día de Santo António– murió de una bronconeumonía aguda causada por el SIDA.

Incluso en su muerte Variações tuvo impacto, pues fue la primera figura pública del país vecino que murió de la epidemia. A esas alturas se habían registrado pocos casos en Portugal, y la naturaleza del SIDA era tan desconocida para las autoridades lusas que, por precaución médica, sellaron el ataúd del cantante con cinta aislante antes de su funeral en la Basílica da Estrela de la capital. Centenares de fans acudieron a la misa celebrada en su honor.

Fama póstuma

En los 35 años que han pasado desde su muerte la fama de Variações no ha dejado de crecer, y hay pocos artistas pop de la música lusófona moderna que no citen al barbero de la Baixa lisboeta como referente: Diabo na Cruz, Linda Martini, Conan Osiris, Salvador Sobral, y la fadista Mariza hablan de él como una inspiración personal.

Cabe destacar que en las últimas décadas uno de los grupos con mayor éxito de Portugal resultó ser Humanos, conjunto musical formado por Camané, David Fonseca, Manuela Azevedo y otros, que se dedicó a hacer reinterpretaciones de clásicos del cantante fallecido, introduciendo sus temas más icónicos a una nueva generación de fans.

Desde 1998 el cantante cuenta con una calle en Lisboa, pero en este 35º aniversario de su muerte recibirá nuevos homenajes públicos. El mes que viene se estrena un nuevo biopic sobre Variações, pero antes hay eventos conmemorativos planeados en su aldea natal de Fiscal y en la cercana ciudad de Braga.

En la capital lusa este año las fiestas de la ciudad van dedicadas a él, y el día 29 se celebrará un macro concierto en los jardines de la Torre de Belém en homenaje a su figura, en el que participarán una docena de artistas lusos y la orquestra metropolitana de la ciudad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?