Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 21 de Julio de 2019

Otras localidades

Mario Vargas Llosa: "Una educación pública de alto nivel es indispensable para lograr justicia social"

El Premio Nobel defiende el espíritu crítico y la literatura en una conversación con Pepa Bueno sobre cultura y educación

El escritor peruano Mario Vargas Llosa / ()

El Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, ha confesado que todavía siente "terror" al comenzar un libro y que no lo supera hasta que tiene el primer borrador: "Tengo miedo de fracasar, de no terminar la novela, no he aprendido mucho en ese campo, una novela nueva es el terror y siempre me entra pánico de no encontrar la mejor manera de contarla. La primera versión es una lucha contra la inseguridad que me paraliza, hasta que tengo el primer borrador y ya empiezo a divertirme: mi lucha es quitarme poco a poco ese terror". El escritor publicará su nueva novela, 'Tiempos recios', el próximo 8 de octubre.

Mario Vargas Llosa ha intervenido este jueves en Madrid en una jornada titulada 'Cruce de caminos', un espacio de encuentro e intercambio de ideas sobre innovación, tecnología, economía y cultura, en una conversación con la periodista y directora de Hoy por Hoy, Pepa Bueno.

Una conversación que ha girado en torno a la educación y a la cultura en tiempos de cambios tecnológicos, de saturación de imágenes y pantallas y en la que el Nobel ha reiterado su defensa del espíritu crítico: "El espíritu crítico es absolutamente indispensable para mantener viva la libertad en una sociedad, una sociedad enteramente impregnada por las imágenes es una sociedad mucho más fácil de manipular por los poderes de este mundo que una sociedad que esta impregnada, a través de la literatura, de espíritu crítico". "Creo que ese espíritu crítico", añadía el escritor, "si las pantallas pasan a ser el alimento cultural primordial de una sociedad, puede ir debilitándose e incluso desapareciendo".

Para Vargas Llosa, la cultura "es conocimiento, es sensibilidad, es imaginación y, probablemente lo más importante, es el espíritu crítico de los ciudadanos, que permite el progreso. Hemos salido de las cavernas y hemos avanzado gracias a la imaginación, gracias a esa capacidad de salir de nosotros e imaginar un mundo mejor del que tenemos y al espíritu crítico y a esa insatisfacción que crea en nosotros y nos hace desear una realidad distinta, mejor que la que tenemos".

También defendía el escritor la importancia de la literatura en la construcción de ese espíritu crítico individual y colectivo: "Creo que sin la literatura seríamos mucho más conformistas, nos veríamos más empujados y acaso obligados a aceptar la realidad tal como es. Pero la buena literatura crea en los lectores una cierta insatisfacción, cuando descubrimos que los mundos que somos capaces de inventar son más ricos y profundos que el mundo pequeñito en el que vivimos. Creo que esa insatisfacción desarrolla ese espíritu crítico que es la locomotora del progreso".

Respecto a la convivencia entre los enormes avances tecnológicos y la educación humanista, señalaba el Nobel que "hay un problema que ningún país ha resuelto y que es el siguiente: hemos progresado de manera extraordinaria en el mundo de las imágenes y las pantallas y, al mismo tiempo, tenemos una educación que ha quedado desfasada con esos avances en el campo audiovisual; la educación se ha quedado atrás y ningún país del mundo ha sido capaz de resolver ese espacio que hoy día separa la cultura de la imagen de nuestra educación".

Sobre la igualdad de oportunidades en las sociedades actuales, Vargas Llosa hacía una defensa clara de la educación pública, sin descartar la privada: "Una educación pública de alto nivel es absolutamente indispensable si uno quiere que exista una justicia social dentro de una sociedad. Es fundamental que la sociedad libre y democrática cree esa igualdad de oportunidades en cada generación y para eso, la herramienta fundamental -no diré que la única, pero sí la principal- es una educación pública de altísimo nivel".

"Hay una rivalidad entre las pantallas y los libros que se disputan a nuestros niños y jóvenes y la educación debería ser capaz de hacer convivir fraternalmente las imágenes y las ideas", sostenía el Nobel sobre lo difícil que es a veces que los más jóvenes se interesen por los libros, "pero en la realidad no es así, las pantallas derrotan a los libros en la curiosidad de los pequeños".

El Nobel compartía con el auditorio su truco para lograrlo en el caso de sus hijos, cuando eran pequeños: "¿Qué hacía yo con mis hijos para que fueran buenos lectores? Les pagaba para que leyeran. Les daba propinas. Con dos de ellos me resultó. Corromperlos era una vía para interesarlos en los libros".

De "acabar con los libros, no solo la buena cultura estará en peligro, sino la libertad", señalaba Vargas Llosa, ya que en su opinión, "todos los regímenes que han querido controlar la vida han establecido censuras y sistemas de control que permitan erradicar todo aquello que puede motivar ese espíritu de insatisfacción, como ocurre con la lectura".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?