Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 23 de Agosto de 2019

Otras localidades

Djokovic derrota a Federer en un partido legendario y suma en Wimbledon su decimosexto Grand Slam

Serbio y suizo nos regalaron una final memorable que finalizó con triunfo del serbio en el tie-break del quinto set

Djokovic celebra un punto en la final ante Federer. / ()

Novak Djokovic derrotó a Roger Federer en la final de Wimbledon 2019, en un partido legendario que se resolvió a favor del serbio por un ajustado 7-6(5), 1-6, 7-6(4), 4-6 y 13-12(3) en 4 horas y 55 minutos.

El capítulo número 47 -el cara a cara lo dominaba Djokovic 25-22- entre serbio y suizo comenzó con una igualdad absoluta: dominaban los servicios y las hostilidades no se abrieron hasta las postrimerías del primer parcial. Roger Federer tuvo una pelota de 'break' pero el serbio supo amarrar su saque y en un tie-break de alternativas, el balcánico fue más resiliente, forzando los errores del helvético y llevándose la primera manga por 7-4 en el desempate.

Aun así, la pérdida del primer acto no afectó a Federer, que aprovechó la desconexión de Djokovic en el segundo set para asestarle hasta tres 'breaks' y firmar un impecable parcial que se apuntó por un contundente 6-1.

El 'expreso suizo' volaba sobre el césped de la pista central pero Djokovic, ya recuperado en el tercer parcial, supo encontrar ese equilibrio entre ataque y defensa, sobreviviendo a un Federer que por momentos parecía estar en estado de gracia al resto y finalmente anotándose el tercer set en el tie-break por 7-4.

Con dos sets a uno en contra y sin haber concedido ni una sola pelota de break con su servicio, nadie hubiese reprochado nada a Federer de haber entregado la cuchara. Sin embargo, Roger no solo no se rindió sino que volvió a provocar un boquete en el servicio de Djokovic, rompiéndole hasta en otras dos ocasiones para colocarse con 5-2 y servicio en la cuarta manga. Aunque inmediatamente perdió uno de esos dos saques de ventaja, Federer consiguió cerrar el parcial por 6-4 y llevar el duelo al quinto y definitivo acto.

El quinto set de una final de Grand Slam, el lugar destinada para que las leyendas demuestren el por qué de sus grandes gestos, enfrentó a dos titanes del tenis. Djokovic llevó la batuta en todo momento, empezó sacando en el parcial y fue siempre por delante en el marcador. El serbio rompió a Federer en el sexto juego, se puso 4-2 pero el suizo recuperó inmediatamente la desventaja.

El encuentro llegaba a la zona caliente y nadie cedía con su saque. 5-5, 6-6 y el fantasma del tie-break tras el 12-12 empezaba a estar latente en la pista central de la catedral del tenis. Djokovic fue el primero en pestañear y lo pagó caro, cediendo su saque en el decimoquinto juego del set. Federer sacó para el partido y con 40-15, disfrutó de dos bolas de campeonato que fueron neutralizadas por el número uno del mundo.

Djokovic sacó la garra del campeón y Federer pensó en aquellas dos semifinales del US Open que se le escaparon ante el balcánico con dos 40-15 muy similares. El suizo dudó y Nole no perdonó, igualando el marcador y posteriormente anotándose su servicio y colocándose 9-8.

Pero a esas alturas de encuentro, el legendario duelo entre Djokovic y Federer estaba destinado a morir en el novedoso desempate o tie-break que tiene lugar tras el 12-12. Allí, Federer cometió un tempranero error en la red y permitió al serbio tomar una ventaja de 4-1.

El helvético hizo su trabajo y redujo distancias hasta el 4-3 pero Djokovic no perdonó, se colocó con tres pelotas de partido y le sirvió con materializar una para coronarse como campeón de Wimbledon por quinta vez en su carrera. Djokovic tiene su Grand Slam número 16. Y quiere más.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?