Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 13 de Diciembre de 2019

Otras localidades

París, la capital más caliente de Europa

La capital francesa supera un récord de julio de 1947

Las temperaturas superan los 40 grados en varias ciudades del país. /

París ha batido a primera hora de la tarde su récord histórico de calor cuando el termómetro ha marcado 41 grados. Y sigue subiendo. Se esperan 42 grados para esta tarde en la capital, mientras que otras zonas del país ya han alcanzado 43. Mientras tanto, las autoridades multiplican las alertas para evitar que esta ola de calor extraordinaria provoque muertes como la de 2003.

Francia se desperezó ya sofocada tras la noche más caliente jamás registrada. En el Parque de Montsuri, la estación que mide los valores de la capital, el termómetro marcaba 25 grados en la madrugada. A pocos metros de allí, entre el asfalto y los edificios, llegaba a 28.

Nunca habían tenido mínimas tan elevadas ciudades como Lille (23,2 grados), Toulouse (24,8), Burdeos (26,8 en el centro), Cognac (25) o en los dos aeropuertos de París, Orly (24,4) y Roissy Charles de Gaulle (24,8). Durante la jornada se esperan hasta 43 grados en algunos puntos del país.

"Nadie está libre de peligro"

Veinte departamentos están en alerta roja y sesenta (más de la mitad) en naranja. Según la ministra de Sanidad, Agnes Buzyn, "nadie está libre de peligro" porque las urgencias están recibiendo miles de personas, también jóvenes y deportistas que colapsan.

Lo inédito en esta nueva ola de calor es que afecta a regiones que no están en absoluto acostumbradas ni preparadas, como la costa atlántica y el norte de Francia. Las autoridades multiplican las advertencias y los ministros se han desplazado a hospitales, residencias de ancianos o guarderías, aquéllas que han permanecido abiertas.

El ferrocarril se unió a la alerta a última hora, pidiendo a los viajeros que aplacen sus viajes. Y pese a las promesas de cambios y rembolsos gratuitos, pocos viajeros han arriesgado a retrasar o perder su oportunidad de vacaciones. El impresionante despliegue institucional pretende evitar lo ocurrido en 2003. Aquel año una ola de calor prolongada causó unas más de 15.000 muertes. Y eso causó un trauma nacional.

El lujo derrocha aire

Si la mayoría de las grandes ciudades aparecen desiertas durante la jornada, París, la más turística sigue ocupada, pero a un ritmo más lento. Algunos comercios que no disponen de aire acondicionado han cerrado. Pero, en los Campos Elíseos, las grandes marcas del lujo derrochan el aire acondicionado, al dejar las puertas de par en par.

Los que no entran en ellas, la mayoría, cuentan las horas hasta la próxima tormenta y el descenso brusco de temperaturas que se esperan, pero no para antes del sábado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?