Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 17 de Octubre de 2019

Otras localidades

La Audiencia imputa a Fridman, dueño de Dia, por utilizar un método criminal para quebrar al grupo Zed

Anticorrupción acusa al magnate ruso de dirigir una serie de operaciones para asfixiar económicamente a la tecnológica Zed WorlWide y llevarla a la insolvencia para comprarla a bajo precio

El juez le cita el próximo 12 de septiembre por presuntos delitos de corrupción en los negocios

El magnate ruso Mikhail Fridman, imputado por el juez Manuel García Castellón por corrupción en los negocios por la quiebra del grupo Zed / ()

El magistrado Manuel García-Castellón ha citado a declarar como investigado al magnate ruso y máximo accionista de la cadena de supermercados Dia, Mijail Fridman, por haber intentado llevar a la quiebra al grupo tecnológico ZED.

El juez responde así a la petición de la Fiscalía Anticorrupción que presentó un escrito pidiendo una batería de diligencias, entre ellas la imputación de Fridman por varios delitos, en el Juzgado de Instrucción número 6 el pasado 1 de agosto. En el auto de citación, el juez recoge como Fridman se aseguró una posición dominante en el Grupo Zed y, con otros socios rusos, planificó una estrategia ilegal que condujo a la falta de liquidez de Zed y a su insolvencia, que desembocó en junio de 2016 en la declaración de concurso de acreedores.

Según el escrito de Anticorrupción, al que ha tenido acceso la Cadena SER, el millonario ruso pasó a formar parte del accionariado del grupo ZED y planificó una estrategia ilegal para apoderarse de la compañía "mediante un procedimiento complejo, con actuaciones de distinta intensidad, que culmina con una situación de bloqueo institucional y económico de la compañía para adquirirla después a un precio irrisorio muy inferior al de mercado".

La mecánica del millonario ruso Mijail Fridman, a la que da crédito la Fiscalía y ahora el juez, pasaba por frenar el pago de dividendos de las filiales rusas del empresario Javier Pérez-Dolset, dueño mayoritario del grupo ZED, lo que generó la falta total de liquidez del grupo español llevándolo a la insolvencia. 

El método “Raider”

Las maniobras de los accionistas rusos fueron descritas por el propio Javier Pérez-Dolset ante la Fiscalía como una serie de “actuaciones, personales, societarias y empresariales que se conocen en el entorno criminal ruso como “raider” (asalto o ataque”) o absorción ilegal de empresas. De hecho, la paralización societaria que capitaneó Fridman, dice el escrito, dio lugar a que en octubre de 2016 lanzaran una oferta de compra por 20 millones de euros, "muy por debajo del precio de mercado". Esa oferta se presentó por las sociedades vinculadas a Engibaryan y por el "Grupo Planeta".

Precisamente, el juez acaba de abrir una pieza separada para investigar los pagos de Planeta a Villarejo, a raíz de unas grabaciones aportadas por Pérez-Dolset, en el rifirrafe que mantienen por, según el dueño de Zed, intentar llevarle a la quiebra de la mano de los socios rusos. 

La Fiscalía se basa además en un informe policial del pasado 16 de julio para describir el modus operandi del millonario ruso y pedir una batería de diligencias.

El magistrado Manuel García Castellón, instructor del caso BBVA y Tándem, le cita a declarar el próximo 12 de septiembre por presuntos delitos de corrupción en los negocios, contra el mercado, maquinación para alterar el precio de las cosas, administración desleal e insolvencia punible.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?