Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Los pilotos de Ryanair se preparan para la huelga en septiembre

El cierre de las bases en Gran Canaria, Tenerife Sur, Lanzarote y Girona, anunciado por la aerolínea a sus trabajadores y que tendrá lugar, según estos indican, el próximo 8 de enero, ha llevado al sindicato SEPLA a convocar huelga de pilotos de Ryanair para cinco días en septiembre: el 19, 20, 22, 27 y 29 del mes. Se suman así a los sindicatos USO y Sitcpla, que ya habían convocado diez jornadas de huelga en el mismo mes para los tripulantes de cabina

()

El sindicato SEPLA de pilotos, ha presentado esta mañana la solicitud de mediación ante el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA), requisito legal indispensable a cumplir antes de llegar a la huelga oficialmente. Según ha informado el sindicato, los paros están previstos para los días 19,20, 22, 27 y 29 de septiembre y, de no resolverse la situación en la reunión de mediación con la compañía, se procederá a la convocatoria oficial de huelga ante los organismos competentes.

Se suman, así, a los tripulantes de cabina, para quienes el ministerio de Fomento ya ha determinado los servicios mínimos: 100% en vuelos no peninsulares, 60% en peninsulares e internacionales de más de cinco horas de transporte y 35% en peninsulares con menos de cinco horas.

El objetivo de estos paros, según explican desde los sindicatos, es que Ryanair mantenga abiertas sus bases en Gran Canaria, Tenerife Sur, Lanzarote y Girona, cuyo cierre está previsto para el próximo 8 de enero.

Se suman a la huelga de tripulantes de cabina

Tras el fracaso de la primera mesa negociadora entre los sindicatos de pilotos de cabina y la patronal en el SIMA, y el encuentro entre ambos para fijar los servicios mínimos, será el Ministerio de Fomento el encargado de estipularlos.

Desde los sindicatos convocantes, USO y Sitcpla, calculan que estos cierres supondrían el despido de medio millar de trabajadores: 350 tripulantes de cabina y 200 pilotos. Sin embargo, denuncian que a la reunión de mediación la empresa se presentó sin la intención de negociar, carente de datos específicos que podrían ayudar a clarificar el impacto de esta decisión. "La única propuesta que se les ocurre -a los mediadores-, en vista de la negativa de la empresa a aportar ni siquiera datos confirmando cierres de bases o confirmando número total de trabajadores afectos, o el destino de esos trabajadores. Ante esa negativa, los mediadores lo único que han podido proponer es 'vuélvanse a reunir nuevamente la próxima semana antes de la huelga y que Ryanair traiga datos'. Esa es la propuesta de los mediadores. Hoy queda constituido el comité de huelga formalmente vía telemática estamos confirmando ahora mismo el anuncio de las diez jornadas de huelga", explicó Jairo Gonzalo, Secretario de Organización de USO Ryanair tras la primera reunión. En la segunda, según esta misma fuente, la compañía ofrecía unos servicios mínimos del 100%, por lo cual tampoco se ha llegado un acuerdo y será el ministerio de Fomento quien tenga que determinar los servicios mínimos.

Diez jornadas durante septiembre que coincidirán, en su mayoría, con los días de mayor flujo de viajeros en los aeropuertos: viernes y domingos. Concretamente, los días elegidos para los paros son: 1, 2, 6, 8, 13, 15, 20, 22, 27 y 29 de septiembre.

Los viajeros afectados por estos paros tienen derecho a recibir una compensación. Para ello, tendrán que reclamar ante la compañía y, de no producirse respuesta, podrán dirigirse a la autoridad competente en la materia para conocer sus derechos como consumidor. Tanto si el vuelo sufre cambios como cancelaciones o retrasos superiores a tres horas, el cliente puede puede reclamar, y tiene derecho a una indemnización por parte de la empresa, dado que la huelga no se considera una situación imprevista ni inevitable. Las indemnizaciones oscilan entre los 250 y los 600 euros, en función de la distancia a cubrir. Esto es, si la demora se produce en un vuelo de menos de 1500 kilómetros de distancia, la indemnización se situaría en torno a los 250 euros, que ascenderían a 400 euros si el vuelo alcanza hasta los 3.000 kilómetros y 600 euros a partir de ese punto. La asistencia, alimentación o alojamiento, en caso necesario, también tendrán que ser costeadas por la empresa.

Respecto a las cancelaciones de vuelo, la empresa -Ryanair, en este caso- está obligada a notificar las cancelaciones con un período de 14 días de antelación. Si este período no se cumple, el viajero también podrá reclamar las mismas compensaciones que en el caso de retraso.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?