Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 11 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Casi dos siglos después de su hundimiento en el Ártico, aparece intacto el HMS Terror

173 años ha pasado sumergido el HMS Terror, un barco perteneciente al explorador británico John Franklin, que quedó atrapado en el hielo y sus ocupantes practicaron el canibalismo antes de morir

ilustracion del HMS Terror / ()

La historia del HMS Terror, ha dado pie a documentales y cortos cinematográficos, y no es para menos, porque haciendo honor a su nombre, este barco perteneciente a la expedición del explorador británico John Franklin, quedó atrapado en el hielo del ártico y sus 129 ocupantes practicaron el canibalismo con sus compañeros fallecidos para sobrevivir, aunque terminaron muriendo todos. Toda una historia de terror, como su nombre.

En el escritorio del Capitán Francis Crozier, el segundo mando a bordo del barco, todavía hay libros, mapas y diarios perfectamente visibles en las imágenes captadas. El Terror zarpó de Inglaterra con el apoyo del barco Erebus en 1845. Estaba capitaneado por Sir John Franklin, de 59 años, un político fallido que tenia una preocupante reputación de bárbaro. Además de militar veterano y explorador, consiguió liderar la expedición a pesar de ser la tercera opción para el puesto. Regresó de un viaje previo a Canadá, con 20 de sus hombres, entre rumores de asesinatos y canibalismo.

El HMS tenía como objetivo tratar de encontrar un paso por el mar del Norte que acortara la ruta hacia el Pacífico. Pero ese paso no existía, con la particularidad que las congeladas aguas polares, no permitían el acceso de los buques. Para dificultar aún más la situación, no habían metido suficientes raciones de comidas para todos.

A pesar de las mas de 30 expediciones que trataron de localizarlo, el HMS Terror se mantuvo hundido y alejado de la vista de los exploradores que se afanaban por encontrarlo. El gobierno de Canadá lo localizó en las aguas del Ártico hace algo más de dos años, y han publicado las primeras imágenes del hallazgo. Imágenes impactantes, porque muestran el buque de Franklin prácticamente intacto. El interior del navío contiene sillas, muebles y platos originales, además de botellas situadas en las estanterías del buque.

Los restos del HMS Erebus y HMS Terror, las dos embarcaciones que componían la expedición del explorador británico, fueron localizadas hace tres y cinco años, tras muchos más de búsquedas infructuosas que dieron pie a fabulas y misterios en torno a la desaparición de los buques.

Pero antes de descubrirse, se habían ofrecido hasta 20.000 libras esterlinas de la época, lo equivalente a unos dos millones de euros actuales, para quien pudiera encontrar la embarcación y la tripulación desaparecidas. En 1854, un explorador John Rae, oyó que un comerciante había vendido una ballena a un grupo de europeos que estaban en un barco, y cuando fue a llevarles el cetáceo se encontró los cuerpos congelados de los marinos. Era la tripulación del Terror.

Ahora con estas imágenes, se muestra que las frías aguas donde están alojados los barcos, han fomentado su conservación y mantenimiento. Incluso los vehículos remotos acuáticos usados por los arqueólogos que dirigían las labores de búsqueda e inspección, han podido recorrer casi el 90% de los barcos. Los investigadores creen que el barco contiene información en forma de diarios y mapas, que podrían arrojar luz sobre lo que realmente sucedió con esta expedición del explorador inglés.

De momento no se moverá el contenido de los barcos hasta que se haya catalogado todos los objetos allí encontrado. El otro buque de la expedición de Franklin, el HMS Erebus, se descubrió en el 2014, y una vez recuperado su contenido, se entregó este al Reino Unido a pesar de que la comunidad inuit indígena (que pueblan el Ártico canadiense) alegaban que eran de su propiedad. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?