Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

Otras localidades

La gran travesía de Pablo Neruda

Se cumplen 80 años de la llegada al puerto de Valparaiso del buque 'Winnipeg', donde navegaban 2.200 refugiados republicanos españoles huyendo de la represión del franquismo

El ganador del Nobel de Literatura en 1971, Pablo Neruda fue el organizador del viaje que recordaría en sus poemas como la 'más noble misión que he ejercido en mi vida'

El buque 'Winnipieg' /

Esta semana se celebra en Chile, el 80 aniversario de la llegada al puerto de Valparaiso del buque "Winnipeg", donde navegaban 2.200 refugiados republicanos españoles huyendo de la represión del franquismo. El escritor, galardonado con el premio Nobel de Literatura en 1971, Pablo Neruda fue el organizador del viaje que recordaría en sus poemas como la 'más noble misión que he ejercido en mi vida'.

Neruda quedó profundamente marcado por el conflicto español, cuyo inicio le encontró en Madrid como cónsul de Chile. En su estatus diplomático estaba obligado a ser neutral pero tras el asesinato de su amigo Federico García Lorca, dejó de serlo y la guerra y sus desgracias entraron a formar parte de una narración más comprometida con el poemario "España en el corazón".

"Yo los puse en mi barco (...). Mi navío esperaba, con su nombre remoto, Winnipeg, pegado al malecón del jardín encendido, a las antiguas uvas acérrimas de Europa", susurraba en su poema "Misión de amor".

Ayudar a la República

Desde los primeros meses de 1939 el poeta decide embarcarse en una empresa que comprendía trasladar a cerca de 2500 refugiados desde Francia hacia Chile para darle una salida a españoles que tras la Guerra Civil se encontraban refugiados en Francia en condiciones de hacinamiento.

El "Winnipeg" era un viejo buque de carga francés botado después de la Primera Guerra Mundial, preparado para transportar mercancías y un máximo de cien personas, pero su estructura fue modificada para acoger mas de 2.000 pasajeros. Los astilleros de El Havre, trabajaron durante meses en las modificaciones necesarias para que el buque zarpara el 4 de agosto rumbo a Chile.

Familias enteras

"Labriegos, carpinteros, pescadores, torneros, maquinistas, alfareros, curtidores: se iba poblando el barco, que partía a mi patria. Yo sentía en los dedos, las semillas de España, que rescaté yo mismo y esparcí, sobre el mar, dirigidas a la paz de las praderas", describía el poeta en "Misión de amor".

Desde el punto de vista ideológico todos eran antifascistas. Pero había comunistas, socialistas, anarquistas, nacionalistas, republicanos... procedían de todos los territorios, vascos, madrileños, catalanes, andaluces, etc, y sobre su formación y oficios.. la inmensa mayoría eran obreros cualificados. También había artistas, maestros, diputados, intelectuales.

Una manta

En el puerto se entregaba a los pasajeros una colchoneta, una manta, dos sábanas, una almohada y una bolsa con productos para la higiene personal. El pasaje recibía además un cariñoso folleto de bienvenida con la historia de Chile llamado «Chile os acoge», en el que Neruda les decía: "Republicanos: Nuestro país os recibe con cordial acogida. Vuestro heroísmo y vuestra tragedia han conmovido a nuestro pueblo. Pero tenéis ante vosotros solo una perspectiva de labor, que puede ser fecunda, para bien de vuestra nueva patria, amparada por su gobierno de base popular".

30 días en el mar

El viaje a Chile duró 30 días, y los últimos días de navegación los hizo cerca de la costa y a oscuras, por temor a sufrir atentados de submarinos alemanes. La tarde-noche del 2 de septiembre de 1939, el Winnipeg atracó en el puerto de Valparaíso. el mismo día que empezaba en Europa la Segunda Guerra Mundial. La primera imagen de los millares de ojos republicanos fueron las casas de colores colgadas de la ladera frente al puerto.

Años después, Neruda se refirió a la hazaña del Winnipeg como su mejor poema: "Que la crítica borre toda mi poesía, si le parece. Pero este poema, que hoy recuerdo, no podrá borrarlo nadie".

España en el corazón (fragmento)

Y una mañana todo estaba ardiendo

y una mañana las hogueras

salían de la tierra

devorando seres (...)

venían por el cielo a matar niños,

y por las calles la sangre de los niños

corría simplemente, como sangre de niños (...)

Venid a ver la sangre por las calles,

Venid a ver

la sangre por las calles,

Venid a ver la sangre

por las calles!

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?